Legislativo ausente de la realidad nacional

Por Guillermo E. U… el Sáb, 19/06/2021 - 11:50pm
Edicion
530

Por Guillermo E. Ulloa Tenorio

Economista de la Universidad Jesuita College of the Holy Cross en Estados Unidos, diplomado en alta dirección empresarial INALDE y Universidad de la Sabana. Gerente General INVICALI, INDUSTRIA DE LICORES DEL VALLE, Secretario General de la Alcaldía. Ha ocupado posiciones de alta gerencia en el sector privado financiero y comercial.


Cuando florecieron las obras literarias de Gabriel García Márquez, su estilo literario de mostrar lo irreal o extraño como algo cotidiano y común, encajó en el movimiento estilístico de realismo mágico introducido por el guatemalteco Miguel Ángel Asturias.

Viviendo en Méjico acuñó la célebre frase; “La primera condición del realismo mágico, como su nombre lo indica, es que sea un hecho rigurosamente cierto que, sin embargo, parece fantástico.”

Legislativo ausente de la realidad nacional

Esta introducción nos lleva al acontecer de los días finales del actual periodo legislativo.

Mientras el país se encuentra devastado y literalmente en llamas después de soportar el fatídico prolongado e irresponsable paro nacional nuestros legisladores, en vez de debatir proyectos de trascendencia nacional frente al caos nacional, se dedicaron a evacuar proyectos de ley superfluos.

Sin demeritar su importancia, proyectos como; debatir y aprobar el orden de los apellidos, otorgar por ley licencia laboral remunerada para las parejas que se casen, aumentar de una a ocho semanas la licencia de paternidad, regir las actividades en la exploración y utilización del espacio ultraterrestre, la luna y otros cuerpos celestes, el derecho a la gestión menstrual, entre otros, desviaron la atención de aquellos con profundidad legislativa.

Seguirán debatiéndose, ojala exitosamente; la aplicación de la cadena perpetua para violadores y asesinos de niños, la exigencia de un sello frontal en los empaques de productos considerados tiene exceso de azúcar, sodio grasas saturadas o edulcorantes (comida chatarra), la modificación frente a la sanción y destitución de funcionarios elegidos popularmente, la ley de vacunas, la reglamentación del trabajo en casa, la prohibición del uso del castigo físico a menores de edad y una política integral migratoria.

Quedan aun por aprobarse; llevar la justicia a la ruralidad, una extensión de la JEP agraria y la tímida reforma a la justicia, la cual aparenta un incremento presupuestal y sin modificar la estructura organizacional del poder judicial.

Se retiró la reforma fiscal, aunque a partir de la próxima legislatura se presentará una remozada reforma, pues a todas luces el estado carece de recursos necesarios para mantener los proyectos sociales, que por décadas han subsidiado la población marginada y de menores recursos, y el oneroso costo del tamaño del aparato burocrático estatal.

Se archivaron proyectos de reforma de la Policía y de la salud, presionados por las bancadas opositoras y presión injustificada del autonombrado Comité del Paro, sin que estos tuvieran los debates para conocer los alcances programáticos de mejorar la eficiencia del estado.

La polémica reducción de la jornada laboral, aun debatiéndose, le faltó mayor socialización, con detractores descalificando la evolución de tendencias globales, que han demostrado optimización de eficiencia empresarial.

Legislativo ausente de la realidad nacional
Legislativo ausente de la realidad nacional

¿Cuál será el futuro del país en el año electoral que se avecina? ¿En qué quedará la reducción del congreso y el recorte requerido de la abultada burocracia estatal?  ¿Dónde quedó el control anti corrupción? ¿Seguirá el estado navegando en océanos de mermelada? ¿Se reformará la constitución? ¿Dónde se presentaron iniciativas parlamentarias de reactivación económica y generación de oportunidades para la juventud colombiana?

Quizás estas ultimas preguntas son parte del realismo mágico de un legislativo ausente de la realidad que vivimos.

Caliescribe edición especial