Plan de las 21 Megaobras y Universidad Distrital

Por Luz Betty Jime… el Sáb, 19/03/2022 - 8:08am
Edicion
567

Luz Betty Jiménez De Borrero / Pablo A. Borrero V.


Casi once años después de que la administración del alcalde Ospina sacara al cobro por valorización el plan de las 21 mega obras del cual hace parte la ampliación de la vía al mar, ahora resulta con que dicha obra no se construirá en tanto ha surgido una nueva iniciativa que según se afirma permitirá comunicar a Dapa con el kilómetro 18 de la carretera al mar pasando por el corregimiento de La Paz y de esta manera facilitar la comunicación de la capital del Valle con el sur occidente del departamento y la ciudad de Buenaventura.

Con la construcción de dicha obra no solo se beneficiarán los propietarios de tierras y de fincas de recreo, sino que se abrirá el proceso de urbanización del campo en dichos sectores con las consecuencias negativas en materia ambiental similares a las que se producen con la construcción de la “vuelta de occidente”.

El cambio que se proyecta en este caso no es casual ya que el proyecto inicial de la ampliación de la carretera al mar a partir de la portada hasta el kilómetro 18 es totalmente inviable dado el costo inconmensurable de la obra, además de que implica desalojar a centenares de familias que ocupan con sus viviendas ambas márgenes de la carretera con lo cual se estaría generando un nuevo conflicto social que de alguna manera estaría lindando con el ejercicio abusivo de las funciones de las autoridades municipales.

No sobra recordar, que a los contribuyentes que pagaron la totalidad de las obras del mencionado plan no se les devolvió el dinero por las no construidas incluyendo la que hoy es objeto de este debate y sin que existiera ninguna explicación al respecto más allá de la premura del alcalde de construir dicha obra en lo que podría calificarse como una de tantas alcaldadas que de tiempo atrás se suceden en Cali.

Ahora mismo, en medio de la campaña electoral el alcalde de Cali ha salido a prometerles a los caleños que igualmente se construirá la Universidad Distrital en el oriente de la ciudad, además del tren de cercanías para aliviar los problemas de la movilidad en la ciudad, todo lo cual se financiará con aportes del departamento y la nación que serán mayoritarios en comparación con los del municipio de Cali.

Nuevo Latir
Nuevo Latir

Si bien es cierto tales obras son importantes y necesarias para el desarrollo y mejoramiento de las condiciones tanto de la movilidad del transporte y la conectividad de la ciudad con otros municipios como el acceso al conocimiento y a las nuevas tecnologías de los sectores poblacionales del oriente de la ciudad con la construcción de la nueva universidad distrital, no es menos cierto que la materialización de dicha posibilidad requiere que hoy se tenga claro como se financiarán dichas obras, puesto que el alcalde Ospina tan solo ha mencionado que las mismas se construirán con aportes de los entes territorial y nacional que hasta la fecha no se han concretado ni definido, en lo que podría calificarse como un recurso electoral de carácter publicitario cuya finalidad consiste en exaltar la imagen del gobernante de turno, frente al candidato de sus apetencias que hoy aparece punteando en las encuestas de opinión.

Mientras tanto crecen y se agigantan los problemas de toda índole en la ciudad que hoy presenta un estado de deterioro y abandono totales por parte de sus administradores encargados del manejo de los asuntos atinentes a las políticas públicas, frente a las cuales los caleños y vallecaucanos deben hacerse sentir exigiendo a las autoridades la obligación de garantizar su derecho a participar en las decisiones que los afectan en sus intereses individuales y sociales, por fuera de las afugias políticas electorales del alcalde Ospina en busca de conseguir el beneplácito para la ejecución de dichas obras por parte del eventual candidato presidencial que presidirá el gobierno de Colombia a partir del 7 de agosto del presente año.

Estas obras anunciadas con “bombos y platillos” por el alcalde, guardan relación con su voluntarismo político que conduce a un manejo espontáneo y desordenado de los asuntos públicos, no solo durante su primera gestión administrativa sino que en el momento actual y con el concejo municipal, han contribuido a que la ciudad se hunda en medio de la improvisación, la falta de planeación y de la corrupción con la agravación de sus problemas en contra de la mayoría de sus habitantes.


Veeduría Ciudadana por La Democracia y La Convivencia Social

El Control Ciudadano Sobre la Gestión Pública es Condición Indispensable para el Ejercicio de la Democracia y la Convivencia Social

Caliescribe edición especial