Cali requiere de obras prioritarias

Por Luz Betty Jime… el Sáb, 19/02/2022 - 12:31pm
Edicion
563

Luz Betty Jiménez De Borrero / Pablo A. Borrero V.


No obstante que la pandemia del COVID-19 puso al descubierto los graves problemas que afrontan la ciudad y sus habitantes en materia urbanística, inseguridad, deterioro de la malla vial y de los andenes, además del abandono total  del centro de Cali, la administración municipal continúa derrochando el presupuesto municipal en obras de ornato y embellecimiento y con eufemismos como el de “urbanismo táctico” o “modernización” de la ciudad, se diluyen las soluciones de los problemas reales y se adoptan decisiones contrarias a los fines del Estado Social y Democrático de Derecho.

Cali requiere de obras prioritarias
.

Una muestra de los planes que se conocen hasta ahora en materia urbanística es la construcción de bulevares en los barrios San Fernando, San Antonio y en el Oriente de Cali, las rejas versallescas que encierran los separadores viales o los pequeños espacios verdes como las márgenes del Río Cali sobre la avenida 4 oeste, a un elevado costo económico y financiero con los cuales no se suplen las necesidades que hoy tiene la comunidad caleña.

Lo que no explican es que con tales obras encontraron la manera de hacerle esguinces a la ley del Plan de Ordenamiento Territorial y al POT de la ciudad realizando obras que van a generar un “desarrollismo en construcciones” que solo benefician a los urbanizadores, constructores, terratenientes y al sector financiero e impactando negativamente el medio ambiente, la movilidad y las condiciones socio-económicas de los residentes en dichos lugares.

Por otra parte, a los caleños y a los vallecaucanos les han vendido la idea magnificada del “Tren de Cercanías” que según se dice, posicionaría a Cali como ciudad región mejorando su competitividad y economía como lo manifestó el director de Planeación luego de la autorización del Concejo Municipal al alcalde para participar en la conformación de una empresa asociativa territorial que actuará como autoridad regional del transporte público encargada de la planificación y control de la movilidad en Cali y en los municipios vecinos de Jamundí y Yumbo respectivamente.

Tren de cercanias Cali

Dicho proyecto que se financiará con recursos de la Nación y de los entes territoriales centralizará el proceso de la movilidad y del transporte incluyendo al MIO que opera en la ciudad de Cali y sin que hasta el momento se definan sus funciones, competencias y relaciones con las secretarías de tránsito y transporte de cada uno de los municipios que integrarán la citada empresa regional.

Este esquema asociativo conlleva necesariamente la necesidad de articular previamente todos los planes de Desarrollo y de Ordenamiento Territorial -POT- de los municipios vecinos y el del departamento del Valle del Cauca con los de la Nación, en tanto que la construcción del Tren de Cercanías no solo debe tener en cuenta lo relacionado con la movilidad y el transporte público, sino el impacto que se causaría con los posteriores desarrollos urbanísticos y la construcción de toda clase de edificaciones a lo largo del corredor férreo con las consecuencias que ello traerá desde el punto de vista urbanístico, ambiental y paisajístico. Sin embargo, con el Tren de Cercanías, no se podrá superar el caos del transporte en la ciudad ni la crisis económica, financiera y operativa del MIO.

La ciudad y sus habitantes demandan de sus autoridades realizar obras prioritarias relacionadas con el desarrollo económico y social y no simplemente obras que se realizan para destacar la imagen del gobernante de turno y maquillar los problemas acuciantes de la ciudad que se pretenden resolver bajo la consigna del denominado “urbanismo táctico” dilatando en la práctica la ejecución de aquellas obras que realmente requieren la ciudad y sus habitantes acordes con las necesidades reales y concretas del progreso material y espiritual de la sociedad. 

ADENDA: Las medidas anunciadas por el alcalde para enfrentar la inseguridad relativas al ofrecimiento de recompensas millonarias, la entrega de bicicletas a los agentes de policía encargados de la vigilancia en los barrios, el control del espacio público y de los sitios y monumentos emblemáticos de la ciudad, no contribuyen a atacar las verdaderas causas generadoras de la inseguridad, en tanto promueve la negociación económica con los denominados “sapos” que no ayudan al esclarecimiento de los delitos, desnaturalizando así  los fines que se propone con tales políticas.


Veeduría Ciudadana por La Democracia y La Convivencia Social

El Control Ciudadano Sobre la Gestión Pública es Condición Indispensable para el Ejercicio de la Democracia y la Convivencia Social

Búsqueda personalizada

Caliescribe edición especial