La crisis de los buses eléctricos en el MIO

Por Ramiro Varela … el Sáb, 18/05/2019 - 10:55am
Edicion
421


Por Ramiro Varela Marmolejo 
Ingeniero Civil de Univalle, MBA U. V., Director de Caliescribe, constructor, Ex -Congresista y Ex Concejal de Cali.

 

 


Guerra, entre industriales y comerciantes de buses tradicionales y de  tecnología

A finales del 2018 y en estos primeros meses de este año, la alcaldía y Metrocali, inundaron los medios de comunicación con la información que Cali iba a ser la primera ciudad en integrar los buses eléctricos, que en el 2019 llegarían a Cali y Medellín y que al menos Cali tendría 92 buses eléctricos en 2020,  rodando con el  MIO en las calles de la ciudad. Lo cierto es que esta decisión tumbó a Nicolás Orejuela y aún no sale adelante la licitación, por los diferentes intereses económicos en que se encuentra la compra.

sadbsfb
la alcaldía de Cali y Metrocali anunciaron que Cali sería la primera ciudad que tendría una flota de buses eléctricos para el transporte público, dijeron que en 180 días se iban a disfrutar de los primeros 26 buses eléctricos

Las promesas Armitage

Precisamente el 19 de noviembre de 2018, la alcaldía de Cali y Metrocali anunciaron que Cali sería la primera ciudad que tendría una flota de buses eléctricos para el transporte público, dijeron que en 180 días se iban a disfrutar de los primeros 26 buses eléctricos que serían modelo de movilidad sostenible, eso fue delante de la Ministra del Transporte Ángela María Orozco, Nicolás Orejuela y  el gerente de Blanco y Negro Eduardo Bellini; el alcalde de Cali. Armitage dijo: “En Cali volvimos el MIO sustentable. No le dimos una aspirina al sistema, sino que encontramos una solución radical. Ahora el sistema es viable, pues estamos entendiendo la movilidad como un derecho fundamental de los ciudadanos, igual que la educación y la salud, por lo que podemos subsidiarla…Estamos contentos porque arrancamos con nuestros primeros buses eléctricos. Cali necesita completar una flota de 1400 buses lo más rápido posible y estos nuevos buses van encaminados a ese objetivo. Yo le pido nuevamente al pueblo caleño que le toca aguantarse las deficiencias de nuestro sistema, que nos tengan otro poco de paciencia. Venimos hace tres años ya trabajando por sacarlo adelante y estamos viendo la luz al final del túnel, los buses están empezando a llegar, por lo que tengo fe de que al final de esta Alcaldía tendremos los 1400 buses andando y el MIO mejorará”.

Esto dijo Armitage y lo que nosotros podríamos decir hoy, es que el MIO sigue siendo inviable, no hay estructuración definitiva, soportada económica y financieramente, que se adopte por Acuerdo Municipal, con diseño y presupuestos definitivos. Seguimos como las 3 últimas administraciones, de tumbo en tumbo. No hay final del túnel, no hay la sostenibilidad del sistema y adicionalmente no va a encontrar los 1400 buses andando al final de su mandato. 

llkkl
Con precisión, Fanalca  bien agenciados por buses tradicionales y buses eléctricos (chinos) y la Mercedes  con los buses tradicionales

Hay dos pujas, Blanco y Negro y la Mercedes Benz

La publicación de los prepliegos de la licitación de los nuevos buses estructurado por empresas bogotanas, Edgar Enrique Sandoval y Escallón Morales  produjo un choque de la industria trasportadora local y grupos de industriales vallecaucanos, el motivo del choque es que los pliegos otorgaban un puntaje especial para la firma que vinculara buses eléctricos y fueran operadores locales. Este hecho favorecía a la empresa Fanalca socia de Blanco y Negro Masivo y dejaba por fuera al grupo Mercedes Benz que comercializa Luis Fernando Lenis, amigo muy cercano de Maurice Armitage. Por otro lado, produjo un gran enfrentamiento entre los grupos operadores del Masivo y las pequeñas empresas de transporte

Con precisión, Fanalca  bien agenciados por buses tradicionales y buses eléctricos (chinos) y la Mercedes  con los buses tradicionales. Para mucha gente los pre pliegos anteriores estuvieron amarrados para una sola firma y eso fue lo que afectó a la Junta directiva de Metrocali, su presidente Nicolás Orejuela y el alcalde Maurice Armitage, que tuvo que desenredarse con “licitación descartada “, gracias a la participación decidida de la Procuraduría de la Nación.

Ahora la guerra siempre subterránea, ha pasado a diferentes medios nacionales y regionales, en donde expertos pontifican en favor de los unos o de los otros, todos por intereses económicos, y el problema se da por que en los pliegos de licitación realizados por Nicolas Orejuela estaban claramente orientados para que Blanco y Negro Masivo se quedaran con una buena parte de los buses eléctricos y dejaban por fuera a las empresas tradicionales de transporte.      

Ahora se precisa que los vehículos eléctricos son costosos y la compra sería con el subsidio a la energía eléctrica, a su vez los vendedores de los buses tradicionales dicen que han desarrollado sistemas de motorización con eficiencia frente a las energías alternativas y por lo tanto lo tradicional seguiría siendo más económico en el corto plazo.

Y no se hacen estudios serios, ni en Bogotá, Medellín o Cali, por lo que nadie determina en el país que es lo conveniente en el largo plazo, aunque se sabe tiene que ser por supuesto los buses amigables con el medio ambiente, solo que debe demostrase económica y financieramente.

Las tecnologías limpias están impuestas en el mundo y a los países en vías de desarrollo o subdesarrollados nos quieren seguir vendiendo los sistemas, que ya no funcionan en las ciudades desarrolladas.

adbsfb
Se sabe que la disputa esta entre Fanalca (Lozada) y la Mercedes (Lenis) y en eso la ciudad ha perdido porque no se obtendrán ni buses tradicionales ni  eléctricos

Se sabe que la disputa esta entre Fanalca (Lozada) y la Mercedes (Lenis) y en eso la ciudad ha perdido porque no se obtendrán ni buses tradicionales ni  eléctricos , en el 2019, como lo había anunciado el alcalde Armitage. Y la flota es necesaria, para mejorar servicio y derrotar informalidad, motos y piratería.

Lo cierto es que la guerra entre la tecnología eléctrica y la gris, están en todo su esplendor como apareció en Bogotá, se esperaba que en este mes de mayo estuvieran circulando 800 nuevos buses y eso no se logró, que en octubre 1000 buses circulando y diciembre 1145 pero tampoco se va a lograr. Definitivamente al sistema de transporte masivo de Cali, no lo está acompañando ni la planeación, ni la ejecución y mucho menos la suerte.

El panorama del MIO no es nada alentador, los buses del MIO ya cumplieron diez años de uso algunos se ven en las calles varados, la operación de las rutas no se hacen con un verdadero Plan de Servicios de Operación, con intervalos entre buses adecuados, la nueva flota de buses no estarán listos para este año ya que los tiempos de Ley  para el proceso licitatorio y de fabricación de las carrocerías de los buses no pueden estar para este año. Y  la renegociación de los contratos con los operadores del Masivo no tienen fuente de financiación ya que Metro Cali no tramitó la vigencias futuras para garantizar los acuerdos violando el estatuto de contratación estatal lo que hace inviable,  que las empresas del masivo organicen los viejos buses, la piratería y el informalismo.

Más buses y eléctricos ? 

Caliescribe edición especial