Destruir S. A.

Por Benjamin Barne… el Sáb, 17/08/2019 - 11:59pm
Edicion
434

dfhjgfn
Algo que como la lengua era parte de la cultura pero que ahora se ignora incluso por  muchos arquitectos

Por Benjamín Barney Caldas 

Arquitecto de la Universidad de los Andes con maestría en historia de la Universidad del Valle y especializaciones en la San Buenaventura. Ha sido docente en los Andes y en su Taller Internacional de Cartagena; en Cali en Univalle, la San Buenaventura y la Javeriana, en Armenia en La Gran Colombia, en el ISAD en Chihuahua, y continua siéndolo en la Escuela de arquitectura y diseño, Isthmus, en Panamá. Miembro de la Sociedad Colombiana de Arquitectos, la Sociedad de Mejoras Públicas de Cali y la Fundación Salmona. Escribe en El País desde 1998, y en Caliescribe.com desde 2011


Lo de sociedad anónima es un decir pues bien se sabe quienes son los que están destruyendo la ciudad, movidos por el negocio fácil y pasajero y no por el buen negocio que es el que beneficia a todos y dura. Aquello que es objeto de una ocupación lucrativa, pero de interés, que se logra con lo que se comercia o pretende; y desde luego mucho más tratándose de un bien público: la ciudad, es decir, tratándose de sus espacios urbanos y del exterior de los edificios que los conforman. Algo que como la lengua era parte de la cultura pero que ahora se ignora incluso por  muchos arquitectos y ciertas empresas destructoras, que no constructoras, que ni siquiera les dan el crédito a los que emplean.

vnvm
Destruyen el paisaje natural al urbanizar mal, talando árboles, tapando las vistas a los cerros y la cordillera

Destruyen el paisaje urbano, como fue ahora el turno de un edificio en la Avenida Sexta Norte ¿Laboratorios Baxter? Y si no se hace algo a los Laboratorios Squibb, de 1956, de Arango & Murtra, le espera lo mismo pese a ser una obra de indiscutible importancia en la arquitectura moderna en Colombia. O los que insisten en desaparecer casas en el Centro Histórico para hacer parqueaderos, o en pintar de colores las fachadas en San Antonio pese a estar prohibido, o en pintarrajear muros en cualquier parte y llamarlos arte urbano sin entender qué es arte ni que es lo urbano, o qué se autodenomínan artistas, siguiendo a Marcel Duchamp sin saber algo del mismo, creyendo que lo son solo por hacerlo.

Destruyen el paisaje natural al urbanizar mal, talando árboles, tapando las vistas a los cerros y la cordillera, creando además problemas de infraestructura. Ignoran que la buena arquitectura al enmarcar el paisaje lo focaliza y embellece, y por lo tanto hace más deseable el edificio. No se han enterado del valor agregado a sus negocios por el muy especial relieve que acompaña a las ciudades andinas, que como Cali están recostadas a los pies de un alta cordillera cruzadas por ríos y quebradas, y con un amplio valle alfrente; y que además las que están en el trópico disfrutan de una variada y fértil y muy bella vegetación y un clima que otros envidiarían, en el que basta con dejar correr la brisa y no taparla.

ardhfnsfg
Afortunadamente la masiva votación contra la corrupción, pese  a que fue ignorada por los corruptos del Congreso,

Destruyen la integridad de la ciudad y no solamente la urbana sino al mismo tiempo la de sus habitantes, lo que es lo peor pues acelera la destrucción de la ciudad. No entienden lo de fusionar dos conceptos opuestos, volumen y espacio, divergentes entre sí, en un solo nuevo objeto que los sintetice, como lo es la ciudad, constituyendo un todo al completar las partes que faltaban, y no lo contrario, poniendo lo que no hace falta copiado burdamente de otras partes. Y que alimenta la publicidad engañosa generalizada hoy en día en la industria inmobiliaria, en la que se invita a vivir en una naturaleza de mentiras en lugar de invitar a hacerlo en una ciudad de verdad.

Afortunadamente la masiva votación contra la corrupción, pese  a que fue ignorada por los corruptos del Congreso, muestra que las cosas están comenzando a cambiar, que crece la audiencia como hubiera dicho Jorge Zalamea, lo que es de vital importancia ya que “nuestros llantos no llenarán los ríos” como lo señalo Nieves hace un tiempo.

Ahora solo falta que se entienda qué es la corrupción la que está destruyendo la ciudad junto con la ignorancia que es otra forma de desintegración. O sea que es preciso educar a sus habitantes para que se vuelvan sus ciudadanos y la defiendan, y no solo ocuparse de lo que les pasa a ellos en ella  a todos los días, si no igualmente a la ciudad misma en tanto construcción.

Búsqueda personalizada

aerdhbadf

publicidad_banner

Cali Verde y Educada