Las elecciones de octubre en Cali y en el departamento

Por Luz Betty Jime… el Sáb, 17/08/2019 - 2:06am
Edicion
434

Luz Betty Jiménez De Borrero / Pablo A. Borrero V.


 

En el ámbito de la democracia representativa a los ciudadanos se les permite elegir a sus mandatarios y representantes a los cuerpos colegiados, en este caso alcaldes, gobernador, concejales, diputados e integrantes de las juntas administradoras locales, a quienes se les delega el ejercicio del poder a través del desempeño de las funciones administrativas dentro de la jurisdicción municipal y departamental.

Para tal efecto los candidatos no solo deben inscribirse en la Registraduría sino dar a conocer sus propuestas contenidas para el caso de los alcaldes y gobernadores, en sus programas de gobierno, ya que el voto de los ciudadanos tiene un carácter programático, lo que significa que el elegido tendrá que cumplir con el contenido del programa, ya que de no hacerlo los ciudadanos podrán revocarle su mandato con sujeción al procedimiento establecido en la ley.

En el caso de Cali y del departamento del Valle los ciudadanos apenas si conocen algunas de las propuestas de los candidatos que se divulgan a través de los medios de comunicación y en los foros que se realizan en universidades y otros lugares, que por lo demás son muy cerrados y exclusivos en donde aquellos no pueden ingresar por diferentes factores sociales.

Esta circunstancia hace que el potencial elector no tenga la oportunidad de intervenir en la discusión del contenido de los programas de los candidatos, lo que conduce a que el debate electoral tenga un carácter simplemente declarativo no deliberativo, con lo cual los ciudadanos se convierten en convidados de piedra, cuando de lo que se trata es de que estos puedan desentrañar de las promesas y de los discursos de los candidatos, lo que realmente representan y defienden que generalmente no es el interés general del que se habla en la Constitución y en la ley.

DDFZNG
De otro lado la participación de algunos candidatos en la campaña electoral tiende a desarrollarse en medio de un clima de violencia política

Por otra parte es necesario advertir que los candidatos tienen el deber de debatir sus propuestas con los ciudadanos en tanto que estos tienen el derecho a controvertir sus propuestas durante su presentación en los foros y a través de los medios de comunicación, para lo cual sus organizadores deben conceder el espacio a los asistentes para hacer efectivo dicho derecho, en tanto que el ejercicio de la democracia participativa no puede convertirse en un monólogo ni en una simple instancia de comunicación de las propuestas de los candidatos.

Otro aspecto que conviene señalar se refiere al hecho de que en las actuales condiciones políticas en que vive el departamento y la ciudad, el debate electoral se viene adelantando en medio de la intervención en política de los funcionarios de la administración municipal y departamental que apoyan a uno u otro candidato(a) poniéndoles  a su servicio el aparato del Estado.

De otro lado la participación de algunos candidatos en la campaña electoral tiende a desarrollarse en medio de un clima de violencia política tras la cual se ocultan determinados grupos económicos y políticos que se valen de toda clase de recursos tanto legales como ilegales, pacíficos o violentos para acceder a las alcaldías en el territorio del Valle del Cauca.

Todos estos hechos deben llevar al electorado a reflexionar sobre la manera de participar en los comicios electorales, no con el criterio de votar por el “menos malo” o por aquel que simplemente habla del progreso de Cali y del departamento en función de la realización y construcción de determinadas obras que generan empleo pero que por su naturaleza tan solo crean un trabajo transitorio y mal remunerado, fundamentalmente para personas con baja escolaridad o, por los que ofrecen prebendas en favor de determinados sectores sociales minoritarios dejando por fuera a la mayoría de la población de la atención y solución de los graves problemas estructurales y funcionales que afrontan la ciudad y los caleños, o los que proponen resolver los problemas de la seguridad en la ciudad colocando cámaras de detección o proponiendo que el ejército patrulle las calles y avenidas como si estuviéramos en estado de conmoción interior o de guerra exterior.

Y de todos aquellos que dicen que con la incorporación de los nuevos buses al sistema de transporte MIO, METROCALI saldrá de la crisis y se mejorará definitivamente el servicio, propuestas estas que si bien es cierto apuntan a “palear” los efectos perniciosos de las políticas públicas y sociales, no serán suficientes sin embargo para erradicar las causas que los generan en el corto y mediano plazo, amén de sí Cali categorizada como Distrito Especial generará  progreso material y espiritual como lo plantean todos los candidatos, lo que tan solo es posible con el análisis, discusión y  participación de los caleños.

Así las cosas invitamos a los caleños y vallecaucanos a participar en el debate electoral del cual no deben sustraerse ni optar por el camino de la abstención que facilita la reproducción en el poder de las mismas personas para continuar haciendo lo mismo que durante las últimas décadas, votando en blanco como la mejor expresión de protesta del pueblo contra el estado de cosas y sus protagonistas, al tiempo que es necesario organizar su movilización en torno a la construcción de un nuevo modelo de ciudad, mas justo, equitativo, igualitario y sostenible ambientalmente, con todos los grupos sociales que sueñan con la paz, nuevas formas democráticas de participación y un nuevo porvenir y verdadero bienestar social.


Veeduría Ciudadana por La Democracia y La Convivencia Social

El Control Ciudadano Sobre la Gestión Pública es Condición Indispensable para el Ejercicio de la Democracia y la Convivencia Social

Búsqueda personalizada

aerdhbadf

publicidad_banner

Cali Verde y Educada