Martha Bayona conquistó el subtítulo mundial del keirin

Por Redaccion el Lun, 17/04/2017 - 10:00am
Edicion
312

La historia fue la misma que en Cali y Los Ángeles: Martha Bayona disputando mano a mano el primer lugar del podio con la alemana Kristina Vogel, una de las mejores velocistas de la historia, y quién de nuevo al finalizar la carrera, volvió a tributar con su saludo la maravillosa presentación de la colombiana, que rompió en llanto sobre la pista asiática. Y no era para menos, pues conquistó la medalla que tanto soñó y que venía trabajando arduamente bajo la batuta del técnico del seleccionado nacional Manzana Postobón, Jhon Jaime González.

Los indicios de la olimpiada se ratificaron en las Copas Mundo y se consolidaron en el campeonato del mundo de Hong Kong, donde la multitud de la gradería se movió al compás de la finalista más joven, astuta y valiente que afrontó la instancia decisiva.

“Desde la semifinal de la olimpiada y los segundos lugares de Cali y Los Ángeles, lo hemos hecho muy bien… estoy muy feliz, lloré y creo que llegaré al hotel a llorar porque aún no me la creo”, dijo la colombiana de 21 años nacida en Bucaramanga, pero que desde el año pasado fue adoptada por Medellín para convertirse en la mejor velocista del país.

“Al levantar los brazos le di las gracias a Dios, fue lo primero que quise hacer. Me cogí la cabeza porque parecía un sueño, no lo creía, lloré… fue sorprendente, no lo creía”, contó emocionada la joven colombiana, artífice de la primera medalla mundialista en la velocidad femenina.

“Tenía muy claro cómo iba a celebrar, incluso en Cali y Los Ángeles lo disfruté de la misma manera. Creo que al estar en el podio en cualquier campeonato lo haré de la misma manera. Sentí la alegría de las personas hacia mí, porque di lo mejor de mí”, afirmó la santandereana.

Fue un mundial redondo para Bayona, protagonista en la velocidad por equipos junto a Juliana Gaviria; finalista en los 500 metros y 12 del mundo en la velocidad individual. “Estoy muy agradecida con el profesor Jhon Jaime, con Fabián (Puerta) y Juliana, que me impulsaron a irme a vivir con ellos. Desde ahí empezó a verse una verdadera Martha Bayona. Estoy muy agradecida y muy feliz. Estoy lejos de mi familia, pero tan pronto llegué intentaré estar con ellos muy pronto para gozar de este gran triunfo”.

Búsqueda personalizada

aerdhbadf

publicidad_banner

Cali Verde y Educada