El Concejo de Cali y el balance en sus dos primeros años.

Por Redaccion el Sáb, 16/12/2017 - 8:03am
Edicion
347

Redacción

Para escoger los mejores Concejales de Cali, en el año 2017, Caliescribe adoptó la evaluación del Concejo Municipal de la ciudad, bajo la fórmula de encuesta entre los mismos cabildantes, revisada por el seguimiento señalan que se le hace a la 1ª corporación administrativa de la ciudad. Diez y siete (17) hicieron uso del survey, permitió escoger los mejores Concejales del año 2017.

Roberto Rodríguez, Patricia Molina y María Grace, los Concejales del año.

Roberto Rodríguez obtuvo 4 votos como el mejor y un voto como el segundo mejor cabildante; Patricia Molina obtuvo 3 votos con la mejor concejal y 2 votos como la segunda y María Grace Figueroa obtuvo 2 votos como la mejor y 2 votos como la segunda mejor cabildante.

Así mismo recibieron votos el concejal Juan Carlos Olaya con 2 votos, 2 Concejales votaron por que los mejores Concejales fueron los 21 cabildantes, y los concejales, Carlos Pinilla, Richard Rivera, Juan Manuel Chicango y Tania Fernández, recibieron de a un voto cada uno. Adicionalmente como segundo mejor Concejal recibieron votos Henry Peláez y Audry Toro y como la tercer mejor Concejal recibió la concejal Tania Fernández. 

Se podría decir que es un dialectico,  líder de una colaboración en oposición constructiva.

Indudablemente el Concejal Roberto Rodríguez ha sido el que ha ejercido con mayor fuerza y liderazgo el control político de la ciudad, apoyó a la administración y algunos Proyectos de Acuerdo los ha votado negativamente;  ha tenido ponencia y ha sido la figura más representativa del Concejo frente a la ciudad, a través de los medios de comunicación. Se podría decir que es un dialectico,  líder de una colaboración en oposición constructiva.

Patricia Molina le gusta ejercer la concejalía con total independencia y ha sido la jefe de la oposición de la ciudad de Cali, es la Concejal más coherente en sus principios, en el trabajo administrativo y político, y ha votado la gran mayoría de proyectos de acuerdo, negativamente.

María Grace Figueroa ha hecho algunos debates de importancia, ha presentado propuestas de ciudad de alto interés público, ha demostrado que conoce bien la ciudad, adicionalmente ha tenido la verticalidad y la fortaleza para conceptuar sobre entidades que han tenido muchas dificultades en la ciudad como Metrocali, Emcali y es merecedora a ser una de las 3 cabildantes de mayor trascendencia en el año 2017.

Caliescribe igualmente reconoce ese trabajo de Roberto Rodríguez, Patricia Molina y María Grace Figueroa,  como los mejores Concejales del año 2017.

Balance preocupante del Concejo como corporación

Caliescribe es consciente y le da toda la   importancia  al Concejo Municipal de la Ciudad, dentro de la democracia local y el desarrollo del municipio., en el entendido que el cabildo es el actor clave en la gestión del desarrollo de la municipalidad.

Ha completado el actual Concejo de la ciudad 2 años de gestión y amerita una evaluación macro, que les permita a los ciudadanos ver y observar como es el comportamiento conceptual, técnico y cumplimiento de las normas del actual Concejo de la ciudad. En los dos años del periodo Constitucional, el Concejo de Cali no ha fortalecido la democracia local, ni ha consolidado los espacios de participación social en el ámbito local.

Indudablemente que el Concejo es un órgano   democrático, que representa partidos políticos, intereses de los ciudadanos como sujetos de derechos y deberes, pero es un actor fundamental para el logro del buen gobierno y la gestión del desarrollo del  municipio. Pero no lo hace y equivocadamente deja la responsabilidad en manos del ejecutivo, a cambio de la mermelada burocratica, que para alginos es grande, otros mediana y pequeña.

El Alcalde Maurice Armitage ha prácticamente logrado el apoyo en la mayoría de las iniciativas del municipio, y es calificado como un mal Gobierno, y que su gestión no origina la cabal ejecución del Plan de Desarrollo que necesita la ciudad. Y en consecuencia el actual Concejo es co-responsable de esa calificación que hacen los ciudadanos.

El Concejo debe hacer esfuerzo por acercar  la comunidad, y sus necesidades con  la administración municipal,generar mayores niveles de legitimidad

grgfgsfdbsfdbv
Indudablemente que el Concejo es un órgano   democrático, que representa partidos políticos

El Concejo debe hacer esfuerzo por acercar  la comunidad, y sus necesidades con  la administración municipal,generar mayores niveles de legitimidad en sus decisiones teniendo en cuenta que la gran mayoría de los proyectos de la ciudad, son deficitarios, claramente nviables ( MIO, 21 Megaobras, Jarillon, etc ).

Además debe promover el ejercicio de buenas prácticas administrativas, como vehículo para el eficiente cumplimiento de los fines del Estado y la garantía de los derechos de los ciudadanos, pero permite una nómina paralela que quebrará  el municipio y que supera las 10 mil personas contratadas en la administración Armitage, que en un 50% (más o menos ), está repartido concejal/concejal, con cabildantes con 600 supernumerarios y algunos con 50. Pero también deja alimentar a políticos amigos del alcalde , que no tienen representación directa en el cabildo, con burocracia , como el aspirante a la Camara, Juan Fernando Reyes Kuri.

El Concejo Municipal de Cali, es una de las autoridades públicas más importantes de la ciudad, no es la Junta Directiva del Municipio, es un órgano deliberante de la gestión pública local, representa la comunidad ante el gobierno y ante la sociedad y es la encargada del cumplimiento de funciones y el desarrollo de actividades de interés público en el municipio.

Y es precisamente en el interés general de los principales proyectos de ciudad, donde hay un municipio de Cali fiscalmente inviable, pero el cabildo no lo determina. Y es allí donde le cabe una co-responsabilidad a la representación popular que se ejerce desde el Concejo, no nos podemos olvidar que es responsable político y socialmente del cumplimiento de las obligaciones propias de su investidura, de la guardia del bienestar de la colectividad, ante el pueblo que los eligió y ante la sociedad en general.

El problema de la ciudad es que ha venido a través de los últimos 14 años, tomando unas obligaciones legales, que no ha podido cumplir

El problema de la ciudad es que ha venido a través de los últimos 14 años, tomando unas obligaciones legales, que no ha podido cumplir y que no la cumplirá en la medida que no se reconozca la verdad de su costo y de la manera como se puede lograr el cierre financiero o la salvación fiscal de sus principales proyectos en ejecución como son: MIO, Megaobras y Jarillon de Cali. Esto sin tocar las necesidades primigenios de la ciudad, que tienen que ver con la educación, salud, vivienda, el medio ambiente  y por supuesto la seguridad, etc. 

El Concejo de Cali tiene un funcionario, el Personero Municipal que no cumple cabalmente sus funciones y la Contraloría se ha quedado corta en ejercicio de su competencia fiscal, para detener los abusos que se han hecho en la pésima planeación y ejecución de los principales proyectos de ciudad. En consecuencia el Concejo de Cali al tener estos funcionarios como subalternos, la información  y la función Constitucional del control político y de la vigilancia de la administración pública desde el punto de vista administrativo, en gran parte es ausente de las necesidades que requiere la ciudad.

El Concejo de Cali debería de dar un vuelco, sentarse en privado con el Alcalde a observar la inviabilidad fiscal del municipio y tomar en privado decisiones conjuntas, que puedan luego llevarse a los Acuerdos Municipales y no seguir con la aprobación de proyectos que contienen altas inconveniencias como el presupuesto del Municipio, donde hay una partida para el MIO de $78 mil millones y no se sabe cómo se va a salvar el sistema.

algún día, no muy lejano, el cabildo regresará a ser la institución de los grandes debates de ciudad.

Así mismo no se puede quedar en los discursos del control político, si no los resultados prácticos que tienen que ver con la estabilidad económica y social del municipio de Cali, esa es su gran responsabilidad y algún día, no muy lejano, el cabildo regresará a ser la institución de los grandes debates de ciudad.

Gracias a los concejales, que hacen esfuerzo, por hacer prevalecer el interés general, por encima del político y quizás el personal.

Búsqueda personalizada

aerdhbadf