Campaña electoral, propuesta “del perdón social”, interés electoral

Por Luz Betty Jime… el Sáb, 16/04/2022 - 9:50pm
Edicion
571

Luz Betty Jiménez De Borrero / Pablo A. Borrero V.


Esta corriente ética-filosófica y religiosa tuvo amplia recepción en el siglo XlX y en la actualidad continúa estando presente e influyendo en la mentalidad de amplios sectores sociales y políticos, particularmente en los EE.UU., Europa y América Latina, en donde tiene gran acogida. Su objetivo principal es el de convertirse en una guía con programa definido y afín con las políticas reformistas que implementan los Estados en la solución de los problemas socio-económicos y éticos que afronta la sociedad.

El Cristianismo liberal se diferencia de otras corrientes religiosas y moralistas por un enfoque optimista del desarrollo de la sociedad y del hombre en general, siendo la fe el eje central de su misión salvadora del hombre y de la sociedad interesada en vencer los obstáculos que se presentan en medio del acontecer cotidiano de la vida, el progreso social y científico-técnico.

Sus seguidores son partidarios de modernizar el Cristianismo en correspondencia con el nivel de la ciencia contemporánea, buscando con ello el mejoramiento de la sociedad en dependencia de sus principios morales dirigidos no solo a los poseídos (opresores) como de los desposeídos (oprimidos).

Pacto Histórico

En materia ética sus adeptos aspiran a acercar los mandamientos bíblicos a los conceptos contemporáneos de la moral laica, puestos al servicio de la sociedad como la mejor forma de servir a Dios. Interpretan el reino de Dios como el ideal social que la humanidad debe alcanzar en el curso de la historia y la imagen de Cristo como el ideal moral para todos los seres humanos.

En conjunto, la concepción del Cristianismo liberal se asienta en las ilusiones de hacer realidad su ideología en las condiciones de la actual sociedad capitalista en crisis, lo que ha suscitado críticas por parte de algunos sectores de la derecha y de las corrientes religiosas neoprotestantes, no obstante muchos cristianos se pronuncian en contra del capitalismo y en defensa de la paz, la democracia y los derechos y libertades de los ciudadanos.

En el marco de la campaña electoral y conforme a la ideología del Cristianismo liberal, la propuesta “del perdón social” dirigida a un sector de condenados por diversos delitos ligados con la  corrupción y la parapolítica, constituye a todas luces una forma sutil y refinada de ocultar un interés electoral disfrazado de interés social con el cual se beneficiaría el candidato que aspira a acceder al poder del Estado en una sociedad en donde los principios y valores éticos y morales se han deteriorado en manos de las clases dirigentes y de sus representantes, que han convertido la política en un medio que no permite separar lo realmente moral de lo inmoral, haciendo que el comportamiento de las personas gire alrededor de sus intereses individuales y egoístas derivados de su poder económico engendrado en el seno de la sociedad capitalista como el valor supremo con el cual se negocia con la justicia mientras avanza el proceso de descomposición social, premiándose el incumplimiento de los deberes morales y de las responsabilidades individuales y sociales.


Veeduría Ciudadana por La Democracia y La Convivencia Social

El Control Ciudadano Sobre la Gestión Pública es Condición Indispensable para el Ejercicio de la Democracia y la Convivencia Social

Caliescribe edición especial