El mugre en el CAM y el Paseo Bolivar

Por Nicolas Ramos Gómez el Sáb, 16/04/2022 - 4:22pm
Edicion
571

*Nicolas Ramos Gómez


Para la conmemoración el pasado 7 de abril del bicentenario de la Batalla de Bomboná, con la cual se selló nuestra Independencia, acudimos al Paseo Bolívar para rendir el homenaje previsto al Padre de la Patria y a los soldados de las Ciudades Confederadas del Valle, pioneros en esa lucha desde la Batalla del Bajo Palacé hasta la de Junín (Perú) con la cual los súbditos del Rey de España abandonaron definitivamente América.

Allí pudimos apreciar el estado verdaderamente vergonzoso de mugre y abandono del Edificio del CAM, del Concejo Municipal, la plazoleta y del paseo Bolívar, este último donde desde 1922 se encuentra la Estatua del Libertador de cinco repúblicas. Igual sus pisos por su mal estado son una trampa para los viandantes y ello me recuerda que cuando los estaban construyendo, en un artículo de prensa denuncié la gran chambonería con que se estaba ejecutando la obra y, para vergüenza de la ciudad, el tiempo me dio la razón.

Es realmente lamentable que las sedes de la Junta Directiva de la ciudad como es el Concejo Municipal y del Gobierno Municipal, muestren tal estado deabandono. Lo triste es que no dan ejemplo y son una muestra del abandono y de la mugre que se encuentra en la ciudad por doquier. 

Lo anterior también nos muestra que muchos de los miles de huecos de las calles de la ciudad que fundaraSebastián de Belalcázar, hace ya casi 500 años, obedecen a la mala calidad del diseño y ejecución de los pavimentos e igual cuando se realizan obras en el alcantarillado. La pésima compactación de los rellenos origina los huecos en poco tiempo. ¿Pero qué es lo triste? No hay control por parte del Municipio. Sin en el ejercicio de la autoridad y su control en todos los órdenes, Santiago de Cali se parecerá cada día más a un hormiguero pateado, como solían decir los mayores para calificar el desorden.

O la ciudad recupera su liderazgo o, de seguir como va, no hay barranco que la ataje, como también decían los mayores. 

Búsqueda personalizada

Caliescribe edición especial