La Ingeniería Bioclimática y los Edificios en las Ciudades

Por Carlos Alberto… el Sáb, 15/06/2019 - 11:20am
Edicion
425

Carlos Alberto Muñoz Cortés

Ingeniero industrial, consultor, ex profesor Universidad San Buenventura


Los edificios cargan gran responsabilidad en el consumo de energía mundial. Se puede sostener que en promedio demandan el 50% del total y son responsables del 30% de las emisiones de gases efecto invernadero (calentamiento global).

Las universidades que capacitan y forman profesionales como diseñadores y constructores -arquitectos, ingenieros civiles o ingenieros mecánicos-, apenas empiezan a incluir cátedras que sensibilicen frente al cambio climáticohablan de electivas, ¡cuando ya no hay opción! Y por supuesto, hay un vacío entre quien diseña y construye, frente al clima, frente una incorrecta orientación, frente a las grandes fachadas con vidrio, frente al mal uso de la geometría espacial o frente a la negación al paso del viento, entre otros factores, y finalmente frente a quien usará (padecerá) los edificios, ¿usuario o víctima?

Se encuentran otros tipos de carencias teóricas (pertinencia tropical) en los manuales de ciencias bioclimáticas o en los nuevos especialistas bioclimáticos recién llegados y especializados en el primer mundo o en el cono suramericano en arquitectura bioclimática y ciencias afines, pocos hacen referencias precisas sobre una Bioclimática Tropical; y peor cuando se copian sin mayor reflexión las recomendaciones con respecto a la orientación de las ventanas o los paneles solares mirando al sur o al norte, o cuando acogen sin reflexión el concepto de edificio inteligente (léase edificio dependiente del primer mundo), entre otros; con la complicidad de los teóricos puros al no aplicar los debidos filtros tropicales de latitud y pertinencia, ¡cabe recordar que nosotros trabajamos y vivimos sobre el ecuador terrestre, apenas 3° al norte!

Un corto listado de los problemas ambientales, sin sus externalidades, habla de contaminación química y escasez de agua, ¿se está recogiendo agua ahora que sobra?, ¿se tiene en cuenta la contaminación del aire interno?, ¿se habla de los desechos sólidos y peligrosos mal dispuestos, tanto en obra como en uso del edificio?, ¿se ha mejorado el manejo de escombros en la fase de construcción?, ¿se contabiliza la demanda energética para el usuario?, ¿se está invitando a usar energía solar o eólica?, ¿se cumplen los mínimos estándares de eficiencia energética en los nuevos edificios?, ¿se considera la degradación del suelo urbano?, ¿hay inventarios acerca de la deforestación por construcción alrededor de los ríos?, ¿se recupera de alguna manera la pérdida de la biodiversidad urbana?, ¿se calcula la huella de carbono de cada edificio?, ¿se habla de las islas de calor en las ciudades y de otros cambios atmosféricos culpa de la urbanidad inconsciente?

No son los materiales de construcción y no son los edificios en sí (al fin y al cabo son seres inertes) los que alteran el medio ambiente urbano: lo hace el ser humano (constructor y usuario) con su falta de conciencia en sus manejos y procesos.

Conclusión: se puede seguir diseñando bajo la creencia de un sistemaptolemaico y medieval (la Tierra como centro del universo)... o se puede ser un poco más copernicano y considerar el diseño de edificios desde la óptica de una lente de mayor apertura… ustedes, señores usuarios, propietarios y constructores deciden.

Búsqueda personalizada

aerdhbadf

publicidad_banner

Cali Verde y Educada