Mayorías silenciosas de Colombia hablaran en elecciones

Por Redaccion el Sáb, 15/05/2021 - 7:14am
Edición
525
Sección

Redacción

Se sabe que los sindicatos que han conformado el COMITÉ NACIONAL DE PARO coordina menos del 5% de la fuerza laboral del país ( Según el DANE marzo 2021 son 20.1 millones de ocupados en Colombia ) ; son menos de 1.0 millón de trabajadores sindicalizados  y que la educación hace más de la ¼ parte, seguida de los sindicatos de la administración publica y de la manufactura con menos del 12%. Y ellos con el poder sindical, iniciaron el paro en el país, que va para la tercera semana. ( Su fortaleza está representada por el sector de educadores, trabajadores y servidores públicos de la salud, la seguridad social ... trabajadores de la Contraloría, trabajadores temporales, de Bienestar familiar, trabajadores de la industria del café, del sector minero, hidrocarburos y otros del energético-industria del carbón, trabajadores y educadores universitarios, trabajadores independientes y de la economía informal, al servicio del Estado, funcionarios y empleados de la rama judicial y trabajadores de la industria agropecuaria. En estos sectores casi todas las organizaciones superan los 4.000 afiliados. )

Y hay unas mayorías nacionales silenciosas, que no votan , no pertenecen al país pensante nacional, ni a las maquinarias políticas que conforman ese país político, pero sí consumen y alterar los precios de la canasta familiar por el consumo y ahí es que se sienten afectados. La escasez de los alimentos y de la gasolina ya los puso a pensar y en las afectaciones de los bloqueos para llegar a la clínica, a un hospital, en privado dicen que están secuestrados, tienen miedo e impotencia pero al mismo tiempo encuentran que el Estado no responde.

dyfgj

En el caso de Cali no acompañan ni al Presidente de la Republica, sus ministros , ni  al Alcalde, ni a  la Gobernadora, menos a  los indígenas dejaron de ser admirados, rechazan los ejércitos paramilitares que tienen armas y que hacen justicia a su manera.

En estas próximas elecciones los ciudadanos van a hablar y allí van a golpear a los radicalismos de derecha o izquierda, son apolíticos e independientes, donde se podrían tambien sumar los jóvenes . Hacen parte de ese grupo del 49%, 50% de ciudadanos que no tienen partido, pero si está buscando candidato para el 2022, rechazan la politica tradicional, los congresistas de todas las tendencias ideológicas, detestan al castro-chavismo y el modelo venezolano.

Están buscando líder que se comunique con ellos , para escoger un independiente a las doctrinas ideologicas   y ahí está el ganador del 22.

Observan con pasividad la guerra mediática entre la izquierda y la derecha, les parece las redes sociales muy tristes por los niveles de insulto, abominan la protesta en las calles, pues no es parte de su estilo y quieren mantener el statu quo, con su vida normal pensando en su trabajo, núcleo personal y familiar.

Siempre en el colegio o  la universidad fueron compañeros "indiferentes”, que no se dejaron arrastrar por la izquierda radical, ni la izquierda democrática y preferían la tranquilidad de sus hogares con el estudio,  las novelas o con el deporte.

Muchos no estuvieron en ninguna pedrea, ni toma de vías, pero si comparten en privado la necesidad del cambio, las transformaciones y hablan pausadamente de las equivocaciones del gobierno, de la derecha y de la izquierda, solamente relatan sus casos personales y obviamente se le voltearon rápidamente a los promotores del paro que son todas las diferentes líneas de izquierda, aglutinadas en el proceso de paz con las Farc y ellos se sienten muy pero muy golpeados.

Y tratando de interpretar esas mayorías silenciosas los rectores de las 7  Universidad más importantes Valle, Javeriana, Antioquia,  los Andes, Tecnológica de Pereira, Externado y Nacional, en carta le pidieron  al Presidente Duque fortalecer el diálogo amplio inclusive y honesto, buscar la salida a la crisis y consensuar un gran pacto social. Las universidades con el cese de actividades en la flexibilidad han permitido que los estudiantes se movilicen y la mayoría de estudiantes no participa de las marchas o las manifestaciones y pertenecen al grupo de los compañeros indiferentes.

7689i0o'p

Y esa mayorías silenciosas se preguntan porque la protesta social de unos pocos es su maldición, no entienden que ese derecho a la protesta y a la movilización social es constitucional, hizo parte de la negociación con las Farc y ellos garantizaron el derecho a la protesta y a la movilización social y en el acuerdo era la garantía para la movilización y la protesta pacífica. Y el acuerdo final que esta elevado a la carta politica extingue la responsabilidad penal, exoneración para los que hagan esas protestas pacíficas en lo que tengan que ver con perturbación  del servicio del transporte público, la asonada, la  obstrucción de vías públicas o la violencia contra servidor público. Fue el pacto que fue incluido en la Ley estatutaria de la JEP del año 2019 y la Corte Constitucional declaró eso ajustado a la Constitución, no dijo nada sobre los derechos fundamentales a la vida, a la libre circulación, al trabajo, a la salud, a la educación, del resto de ciudadanos que no participan en la protesta pacífica.

La protesta social pacífica es un derecho constitucional en Colombia, que no puede ser criminalizada  ni aún bajo estado de excepción, pero no todo tipo de protestas goza de  protección constitucional, pues la Corte Constitucional ha enfatizado que el uso de la violencia con fines políticos es inadmisible  en el marco de un estado democrático de derecho, la penalización de actos de protesta violenta, debe estar estrictamente definida por la ley,  operar de conformidad con criterios de proporcionalidad y bajo de premisa de que lo que puede ser objeto de reproche penal es el uso de la violencia, no el acto de protestar.

En el contexto colombiano la existencia de grupos guerrilleros ( milicias urbanas ) , el narcotráfico en las movilizaciones sociales favorece la criminalización de la protesta. La protesta social violenta orientada a exigir un acto u omisión a las autoridades ha sido catalogada desde tiempo atrás como delito de asonada, está penalizado. Asimismo el delito de terrorismo está totalmente definido en el código penal colombiano y otros tipos de delito que puede comportar un riesgo y que pueden ser cometidos en el curso de manifestaciones y que permiten criminalizar la protesta.

El país arranca su reflexión profunda , habrá medición de fuerzas en las elecciones legislativas del domingo 13 de marzo del 2022, arrancando los partidos de derecha y centro derecha con el 70% de las curules de Senado o Cámara en promedio ( CD, CR, U , L, C, Mira, Colombia justa y Libres ) y la izquierda con el centro izquierda tienen el 30% de miembros en el Congreso de Colombia ( Partido verde, Polo, Decentes, Colombia Humana, MAIS y Decentes ). El 19 de mayo del 2022  se tendrá la 1a vuelta presidencia y el domingo 19 de junio del 2022 los colombianos elegirán el nuevo Presidente de la República. 

Seguramente las mayorías silenciosas de Colombia, cambiaran los cuadros políticos colombianos, tanto de izquierda o derecha, pero los partidos que logren comunicar ideas renovadoras, no saldrán tan afectados, del ciclón electoral de los jovenes y de las mayorias silenciosas. 

Caliescribe edición especial