El reformismo fiscal no resuelve los problemas sociales

Por Luz Betty Jime… el Sáb, 15/02/2020 - 1:15pm
Edicion
460

Luz Betty Jiménez De Borrero / Pablo A. Borrero V.


 

La propuesta de gravar con impuestos progresivos al gran capital financiero hace parte del reformismo fiscal con el cual se pretende resolver los graves problemas sociales que afronta el Estado y la sociedad en materia de inversión y gasto social.

Lo cierto es que está demostrado que en América Latina y en particular en Colombia dicha estrategia apenas si ha contribuido a mejorar relativamente la distribución del ingreso y de la riqueza social que se ha concentrado en pocas manos, en tanto que los gobiernos de los países carecen de los recursos suficientes para atender el gasto social y la inversión en el crecimiento y desarrollo económico encaminado a la producción, distribución y consumo de los productos, bienes y servicios en favor de la comunidad.

Lo que se dice es que tanto el recaudo como el gasto social son muy bajos en comparación con aquellos países desarrollados que hacen parte de la Ocde. Y de ahí que los gobiernos hayan optado por la línea de menor resistencia al gravar el consumo de los ciudadanos a través del impuesto del valor agregado IVA con el cual han conseguido aumentar el recaudo, no obstante que dicho impuesto tiene un carácter regresivo ya que su tasa gravable se aplica por igual a ricos y pobres.

Esta situación tiende a ser mas oprobiosa en la medida en que el capital financiero no paga la totalidad de los impuestos de acuerdo con los principios de progresividad, equidad y justicia tributaria, al tiempo que disfruta de privilegios legales (exenciones, deducciones, franquicias, subsidios, etc.) que el gobierno les concede, a lo cual se suma el hecho de que buena parte del gasto social tiende a beneficiar a diversos sectores pudientes, altos funcionarios de la administración pública, de justicia y de la legislatura, tal como sucede en nuestro país, mientras el grueso de los impuestos recaen sobre las personas de los estratos medios y populares.

Para algunos sectores de opinión la alternativa de solución está en realizar un gran acuerdo multipartidista que le permita a los gobiernos de los países como el nuestro acordar los términos de una reforma tributaria progresiva dirigida a incrementar los ingresos fiscales, sin que se aumenten otros impuestos como el IVA, se reduzcan los subsidios a los mas ricos que tendrán que pagar mas impuestos, consiguiéndose de esta manera incrementar los recursos del Estado con destino al gasto social y a la inversión para mejorar la prestación de los servicios públicos e impulsar la economía.

Lo anterior por supuesto, sería posible siempre y cuando los grandes empresarios, industriales, comerciantes, agricultores, estuvieran dispuestos a pagar incluso altos impuestos a partir de la construcción de una reforma fiscal consensuada, circunstancia esta que se presenta en algunos países desarrollados, pero que en Colombia no podría realizarse en las actuales condiciones en donde tan solo las reformas benefician a las clases y grupos sociales mas pudientes de una sociedad polarizada desde el punto de vista político que mantiene un permanente enfrentamiento entre las propias fuerzas del establecimiento, mientras que los sectores de oposición no logran ponerse acuerdo para fortalecer la unidad de acción y la organización para desarrollar la lucha social y política por la implementación de una verdadera reforma que permita avanzar por los caminos de la equidad y de la justicia tributaria, sin el riesgo de que las cargas impositivas que tendrán que pagar los detentadores del poder económico y político se trasladen a los consumidores a través de los precios de los productos, bienes y servicios que se ofrecen en el mercado y con lo cual aquellos resultan beneficiándose con la obtención de pingues ganancias, como sucede en la actualidad frente a un Estado que no adopta una política de congelación o limitación de los precios de venta, circunstancia esta sobre la cual debe girar la discusión y el debate, respaldado con la acción decidida de las fuerzas políticas y sociales partidarias de incorporar en los cambios aquellas reformas que recogen las reivindicaciones económicas, políticas y sociales del pueblo colombiano.


Veeduría Ciudadana por La Democracia y La Convivencia Social

El Control Ciudadano Sobre la Gestión Pública es Condición Indispensable para el Ejercicio de la Democracia y la Convivencia Social

Búsqueda personalizada

aerdhbadf

publicidad_banner

Cali Verde y Educada