La política de endeudamiento del alcalde de Cali

Por Luz Betty Jime… el Sáb, 14/05/2022 - 10:30am
Edicion
575

Luz Betty Jiménez De Borrero / Pablo A. Borrero V.


Con el visto bueno del director de Planeación y de algunos concejales se ha dado luz verde al trámite del proyecto de acuerdo mediante el cual se pretende actualizar el estatuto tributario de la ciudad con el fin de aumentar el recaudo de los impuestos, tasas y contribuciones, plusvalía y contratación de obra pública, etc. Esto para financiar la inversión y el sostenimiento del aparato distrital que según se dice en el Concejo Distrital tiene un déficit de 1.7 billones de pesos.

Para justificar el proyecto de acuerdo se afirma que “todos los ciudadanos debemos de poner” para sacar adelante los planes y programas de inversión y del gasto social no obstante que para el año 2022 cuando se aprobó un presupuesto por valor de 4.4 billones de pesos, éste ya no alcanza para atender las necesidades del Distrito ya que falta por lo menos un billón de pesos para continuar con el desarrollo de las políticas consignadas en el Plan de Desarrollo.

Actualizar el estatuto tributario con el fin  de aumentar el recaudo de los impuestos,  tasas y contribuciones, plusvalía y  contratación de obra pública

Más allá de tales consideraciones, el Distrito de Cali quedará endeudado en sumo grado dando origen a la existencia de una elevada deuda pública que finalmente tendrá que cubrirse con los impuestos que pagarán los contribuyentes durante mucho tiempo, a todo lo cual se suma la iniciativa del alcalde Ospina de solicitar autorización al Concejo para emitir bonos de deuda pública que convertirá al Distrito en un rehén de los bancos y de las entidades financieras nacionales e internacionales.

Con un presupuesto formalmente equilibrado pero deficitario, en la práctica al gobierno distrital no le queda otro camino que disminuir la inversión y el gasto social con el riesgo de contraer más deuda pública con una inflación desbordada que puede llevar a la administración a una cesación de pagos, generándose con ello un mayor incremento de la deuda pública con los bancos y un acrecentado déficit fiscal con las consecuencias de sufrir una parálisis del gasto publico en todas y cada una de las dependencias administrativas, que llevará al gobierno a incrementar los impuestos y recortar los planes y programas sociales.

La política de endeudamiento del alcalde de Cali
.

Que sucederá con el manejo de la deuda que contraerá el alcalde a quien tan solo le resta un poco más de año y medio para concluir su mandato, en tanto que las obras que se proyectan ejecutar se desconoce si podrán terminarse en dicho lapso de tiempo, teniendo en cuenta la experiencia vivida con la construcción de las 21 megaobras que no se han podido terminar en su totalidad.

Aunque el debate de este proyecto debería llevar a los concejales a una profunda reflexión sobre las consecuencias que pueden derivarse de aprobarse dicho proyecto, no es improbable que éste sea aprobado sin mayores modificaciones, en tanto que el criterio predominante en el seno de la corporación es el de delegar en el alcalde Ospina la responsabilidad de contratar un nuevo crédito que aumentará el déficit fiscal en la medida en que los ingresos provenientes de los impuestos de los contribuyentes no sean suficientes para cubrir la deuda pública que en estos tiempos de una probable recesión a nivel global se reflejarán en un alza de los intereses y del capital de préstamo que ofrecen los bancos.

En todo caso, hace un poco más de 30 años que los caleños vienen contribuyendo con el fisco municipal sin que su esfuerzo tributario se refleje en obras y servicios adecuados a sus intereses y necesidades encaminados a resolver el caos y la anarquía que reinan en el desarrollo urbanístico, en la mala calidad del transporte público, en la inseguridad, el abandono de la parte rural de la ciudad y de la protección de las fuentes hídricas y de los bosques entre otros aspectos que hoy han desmejorado la calidad de vida y el bienestar general de los caleños.


Veeduría Ciudadana por La Democracia y La Convivencia Social

El Control Ciudadano Sobre la Gestión Pública es Condición Indispensable para el Ejercicio de la Democracia y la Convivencia Social

Caliescribe edición especial