Cali: caos urbano

Por Benjamin Barne… el Sáb, 13/07/2019 - 11:59pm
Edicion
429

FGFFF
en Cali no es imprevisible dado su muy rápido crecimiento

Por Benjamín Barney Caldas 

Arquitecto de la Universidad de los Andes con maestría en historia de la Universidad del Valle y especializaciones en la San Buenaventura. Ha sido docente en los Andes y en su Taller Internacional de Cartagena; en Cali en Univalle, la San Buenaventura y la Javeriana, en Armenia en La Gran Colombia, en el ISAD en Chihuahua, y continua siéndolo en la Escuela de arquitectura y diseño, Isthmus, en Panamá. Miembro de la Sociedad Colombiana de Arquitectos, la Sociedad de Mejoras Públicas de Cali y la Fundación Salmona. Escribe en El País desde 1998, y en Caliescribe.com desde 2011


Del latín chaos, y este del griego chaos, 'abertura', 'agujero', es ese estado amorfo, indefinido e imprevisible, pero que en este caso es posterior al anterior ordenamiento urbano, generando mucha confusión y desorden y por lo tanto inseguridad y un comportamiento poco cívico. Pero que en Cali no es imprevisible dado su muy rápido crecimiento que ha impedido que sus nuevos habitantes, provenientes, ellos o sus padres o abuelos, del campo y pequeños pueblos, sean verdaderos urbanitas, es decir, que viven acomodados a los usos y costumbres de las ciudades, de los que cada una tiene variaciones propias que las caracterizan mediante un conjunto de normas, implícitas o explicitas, y parte de su cultura urbana.

HJBJNL
No importan las molestias de todo orden que ocasionen a los vecinos: carros mal estacionados en andenes y antejardines

Por ejemplo los usos del suelo, los que antes se complementaban en los barrios, casas y tiendas de esquina y algún taller y si acaso un convento, quedando el equipamiento urbano concentrado en el Centro, catedral, alcaldía, ahora son muchos los usos y se instalan en cualquier parte, o se concentran en sectores siguiendo sin criterio la sectorización del urbanismo moderno. No importan las molestias de todo orden que ocasionen a los vecinos: carros mal estacionados en andenes y antejardines, motos ruidosas, ruido y olores, ajenos, gente extraña, inseguridad, exceso de animación en el día y de soledad por la noche o lo contrario, alterando la grata y tradicional vida urbana en las calles.

Ni que decir del caos que significan alturas tan desiguales en cualquier parte, “moda” más especulativa que puramente comercial de los nuevos edificios, agravado por que estos dejan casi siempre feas culatas por dos de sus lados, al punto de que Cali es la ciudad campeona mundial de las culatas, y creando servidumbres que afectan patios y jardines y la privacidad de los vecinos, congestionan las calles y servicios públicos existentes, tapan los cerros y la cordillera y atajan las brisas que bajan de ella y, lo peor de todo, cambian periódicamente la imagen urbana de los diferentes sectores de la ciudad sumiéndola en una caótica cotidianidad.

EWRES
lo que poco les importa a unos habitantes que aún no son verdaderos ciudadanos

O, como si no bastara con el caos de alturas y culatas se cambian caprichosamente las fachadas, y no solo su color, sin considerar que en tanto parte del espacio urbano son públicas; o se cubren de “pintadas” o de supuesto arte urbano cuando en realidad casi nunca es una cosa o la otra, o de avisos desmesurados, y está la abominable propaganda engañosa en invasivas vallas aéreas, o sobre las culatas lo que las hace peores; y la arborización, por su parte, en lugar de dar unidad a las calles suele ser caótica pues cada cual siembra el árbol que se le da la gana. Y por supuesto casi todo en contra de las normas existentes que ni siquiera se acatan si no que se ignoran.

Pero en Cali muchas normas suelen ser absurdas, confusas, contradictorias, anti técnicas y cambiantes, y no a largo plazo sino a merced del negocio, la corrupción o las modas, o sencillamente no se cumplen pues la falta de control es abrumadora, lo que poco les importa a unos habitantes que aún no son verdaderos ciudadanos, es decir urbanitas. Es urgente un plan urbano a largo plazo y una educación cívica permanente al respecto para que los ciudadanos, ahora si, sean los primeros responsables de que se cumpla, por supuesto con las correcciones que sean necesarias, mas siempre pensando en el orden, coherencia, organización y claridad de la ciudad. ¿Será que si se trata de un agujero urbano y no negro si sale algo de él?

WRGQERH

 

Búsqueda personalizada

aerdhbadf

publicidad_banner

Cali Verde y Educada