El reformismo constitucional 1ª parte

Por Luz Betty Jime… el Sáb, 13/02/2021 - 9:17pm
Edición
512
Sección

Luz Betty Jiménez De Borrero / Pablo A. Borrero V.


 

qweg
La Asamblea Constituyente estuvo integrada por diversos sectores políticos y sociales que terminaron repartiéndose  su control y manejo

1.-  LA ASAMBLEA NACIONAL CONSTITUYENTE:

El pasado 5 de febrero se cumplieron 30 años de la instalación de la Asamblea Nacional Constituyente encargada de tramitar y aprobar un nuevo proyecto de Constitución encaminado a adecuar el viejo régimen jurídico estatal a las nuevas condiciones del desarrollo económico, político, social, cultural y ambiental de la sociedad colombiana atravesada por una profunda crisis institucional, acrecentada por la violencia del narcotráfico que irrumpía ferozmente en todos los espacios de la vida nacional e imponía sus reglas de “convivencia social”, las cuales fueron compartidas por algunos sectores pertenecientes a las clases económica y políticamente dominantes de la sociedad.

La Asamblea Constituyente estuvo integrada por diversos sectores políticos y sociales que terminaron repartiéndose  su control y manejo. También participaron representantes de los estudiantes, indígenas, iglesias y de algunas organizaciones sociales y políticas de oposición al gobierno y del régimen político existente.

La convocatoria de la Asamblea estuvo precedida de ciertos acuerdos suscritos por el Presidente del partido liberal y presidente electo de Colombia, Cesar Gaviria T; por Alvaro Villegas Moreno en representación del partido Social Conservador; por Rodrigo Marín Bernal del partido de Salvación Nacional y por Antonio Navarro Wolff de la Alianza Democrática-M-19.

Por medio del decreto de estado de sitio No: 927 de Mayo de 1990 se autorizó a la organización electoral para contabilizar los votos de la denominada “séptima papeleta” de Convocatoria a una Asamblea Constituyente impulsada por los estudiantes durante las elecciones de congreso, asambleas, concejos, alcaldes y gobernadores del 11 de Marzo de 1990, decisión ésta que se cumplió con las elecciones presidenciales del 29 de mayo del mismo año. En la parte pertinente del decreto se decía: “¿PARA FORTALECER LA DEMOCRACIA PARTICIPATIVA, VOTA POR LA CONVOCATORIA DE UNA ASAMBLEA CONSTITUCIONAL CON REPRESENTACIÓN DE LAS FUERZAS SOCIALES, POLÍTICAS Y REGIONALES DE LA NACIÓN, INTEGRADA DEMOCRÁTICA Y POPULARMENTE PARA REFORMAR LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE COLOMBIA? SÍ-NO”.

WAEGSD
Posteriormente y con base en el decreto de estado de sitio No: 1926 de agosto 24 de 1990 se convocó a los ciudadanos a votar por la conformación de la Asamblea Nacional Constituyente

Posteriormente y con base en el decreto de estado de sitio No: 1926 de agosto 24 de 1990 se convocó a los ciudadanos a votar por la conformación de la Asamblea Nacional Constituyente cuyos integrantes debían actuar como representantes de la Nación y de acuerdo con los postulados de la justicia, del bien común y con el propósito de fortalecer la “democracia participativa”, lo cual no ha dejado de ser más que una fórmula abstracta en manos de una sociedad dividida en clases y grupos sociales antagónicos en permanente lucha competitiva por acceder o mantenerse en el poder del Estado. El decreto en su parte esencial decía: “ARTICULO 1° Mientras subsista turbado el orden público y en Estado de Sitio todo el territorio nacional, la Organización Electoral procederá a adoptar todas las medidas conducentes a contabilizar los votos que se emitan el 9 de diciembre de 1990, para que los ciudadanos tengan la posibilidad de convocar e integrar una Asamblea Constitucional. 

ARTICULO 2° La papeleta que contabilizará la Organización Electoral deberá contener un voto afirmativo o un voto negativo. 

“El texto que deberá contener el voto afirmativo es el siguiente:   

““Sí convoco una Asamblea Constitucional que sesionará entre el 5 de febrero y el 4 de julio de 1991, la cual estará regulada por lo establecido en el Acuerdo Político sobre la Asamblea Constitucional incorporado al Decreto 1926 de agosto 24 de 1990. Su competencia estará limitada a lo previsto en dicho acuerdo. Voto por la siguiente lista de candidatos para integrar la Asamblea Constitucional...”. 

 El texto que deberá contener el voto negativo es el siguiente: 

 “No convoco para el 5 de febrero de 1991 una Asamblea Constitucional regulada por lo establecido en el Acuerdo Político sobre la Asamblea Constitucional incorporado al Decreto 1926 de agosto 24 de 1990”. 

La conformación de la Asamblea Constituyente, además de los representantes de las fuerzas políticas tradicionales y de la AD-M-19, estuvo integrada por representantes de diversos sectores y grupos sociales que sumados arrojaron un total de 70 miembros. Su instalación se llevó a cabo el 5 de febrero y proclamó la Constitución el 4 de Julio, cuando su texto de 380 artículos y 60 transitorios no estaban listos y se le introdujo posteriormente a su promulgación varios cambios y modificaciones en las codificaciones registradas en las gacetas constitucionales 116 y 127 de 1991.

WQE
Conviene anotar que el presidente López Michelsen en un intento frustrado trató de reformar la Constitución de 1886

Conviene anotar que el presidente López Michelsen en un intento frustrado trató de reformar la Constitución de 1886 con su proyecto de la “pequeña Constituyente” en materia judicial y de organización del Estado Colombiano. Así mismo durante el mandato del presidente Barco se presentó un proyecto de reforma constitucional que debía aprobarse mediante plebiscito Constitucional, el cual debería ser votado conjuntamente con las elecciones presidenciales del 11 de Mayo de 1990; proyecto éste que sirvió de fundamento al presentado por iniciativa del presidente Gaviria con el aval de las fuerzas políticas de aquel entonces y al cual se le introdujeron una serie de modificaciones dirigidas a “modernizar las instituciones” conservando las bases fundamentales del régimen capitalista, concebido en el marco jurídico del Estado Social y democrático de Derecho, con el cual se sustituía el viejo y desueto Estado de Derecho que ya no correspondía al momento histórico que vivía el país.

La Corte Suprema de Justicia en Noviembre de 1990 refrendó la legalidad del decreto de Estado de Sitio por medio del cual se convocó a la elección de la Asamblea Nacional Constituyente no obstante su carácter inconstitucional, pues en la Constitución de 1886 no estaba contemplada la posibilidad de reforma de la Constitución por medio de una Asamblea Constituyente. Circunstancia ésta que demuestra una vez más, como las clases dirigentes están dispuestas a echar por la borda su propia legalidad en defensa de sus intereses de clase y en aras de mantener su hegemonía al frente del poder del Estado por encima y muchas veces en contra del conjunto de la sociedad.

No hay que olvidar que las altas Cortes, es decir, la Corte Suprema de Justicia y el Consejo de Estado podían presentar sus iniciativas de reforma a la justicia a la Asamblea Constituyente y participar con derecho a voz en la misma. Esta circunstancia abonó el camino para que se mantuvieran hasta el día de hoy el sistema antidemocrático de la cooptación para la escogencia de los magistrados de la Corte Suprema de Justicia.

Por otra parte, la participación de los ciudadanos en la Convocatoria y elección de los miembros de la Constituyente fue relativamente baja, con un poco más de tres millones setecientos mil de votos en comparación con la del Congreso con aproximadamente ocho millones de votos que por lo demás fue revocado posteriormente por la Asamblea Constituyente después de llegar a un acuerdo con las fuerzas políticas del momento y del gobierno del presidente Gaviria.

WARSETRY
Dos hechos significativos marcan la convocatoria de la Asamblea Constituyente por parte de su principal impulsor el presidente Cesar Gaviria Trujill

Dos hechos significativos marcan la convocatoria de la Asamblea Constituyente por parte de su principal impulsor el presidente Cesar Gaviria Trujillo a saber: el primero consiste en la posición adoptada por el otrora presidente Gaviria quien en medio del debate jurídico y político sobre la extradición sostuvo la tesis peregrina de que una cosa eran los narcotraficantes y otra, los narcoterroristas; circunstancia que abonó el camino para que en la Asamblea Constituyente se aprobara la NO EXTRADICION DE COLOMBIANOS sindicados de ser narcotraficantes.

El otro hecho tiene que ver con el asalto de las fuerzas armadas a Casa Verde el 9 de diciembre de 1990 día en que se estaba eligiendo la Asamblea Constituyente, que era el refugio central de la insurgencia de las FARC-EP a quienes se les calificaba de narcoterroristas, dando lugar a frustrar cualquier acuerdo de paz con dicho movimiento guerrillero, lo que en la práctica condujo a la intensificación de la guerra insurgente, que pasados 30 años de ser convocada la Asamblea Constituyente y la posterior aprobación de la Constitución de 1991, no ha sido posible afianzar la paz ni la convivencia social ni lograr el bienestar general de los ciudadanos y no obstante las encuestas y las cifras del DANE que presenta estos hechos como algo natural del desarrollo de la sociedad conjuntamente con el crecimiento de la pobreza, el desempleo y la desigualdad social, cuyas causas estructurales y funcionales no se podrán erradicar con nuevas reformas constitucionales que no podrán superar por sí mismas, los conflictos sociales derivados de la explotación económica del trabajo, la discriminación social y de género y la exclusión política de las fuerzas del progreso en la conformación de una nueva sociedad y un nuevo Estado que exprese por igual los intereses de los colombianos, cuyas mayorías deberán ser capaces de elegir a sus representantes en los órganos del poder para ponerlos al servicio de las mayorías y no de las minoritarias clases y grupos sociales dominantes que hoy dirigen, administran y controlan los asuntos esenciales de la sociedad y del Estado.


Veeduría Ciudadana por La Democracia y La Convivencia Social

El Control Ciudadano Sobre la Gestión Pública es Condición Indispensable para el Ejercicio de la Democracia y la Convivencia Social

Caliescribe edición especial