El paro indefinido no tiene futuro

Por Luz Betty Jime… el Sáb, 12/06/2021 - 8:10am
Edicion
529

* PABLO A. BORRERO V. / LUZ BETTY J. DE BORRERO

La táctica y la estrategia adoptadas por los dirigentes del paro nacional indefinido no tienen futuro, en tanto que los bloqueos practicados por los jóvenes de la “primera línea” respaldados por el Comité Nacional del paro han generado un gran impacto económico y social deteriorando su legitimidad ante la opinión pública y no obstante que las demandas y reivindicaciones sociales continúan siendo viables y pertinentes en general.

Y de ahí que se esté hablando de introducirle un nuevo ritmo a las protestas y movilizaciones que se han realizado y seguirán realizándose en varias ciudades del país con el fin de darle un “nuevo aire al paro nacional”.

Por otra parte, la exigencia al gobierno de garantías para desarrollar las manifestaciones y movilizaciones sin que para ello intervengan la fuerza policial y el ESMAD como condición para sentarse a negociar el pliego de peticiones de emergencia social, constituye una forma de dilatar la posibilidad de lograr acuerdos que puedan beneficiar a las clases y sectores más vulnerables de la sociedad. Ningún gobierno del mundo está dispuesto a renunciar al ejercicio del control del orden público alterado en este caso, con los bloqueos y la irrupción violenta de los vándalos y delincuentes que se presentan en medio de la protesta social.

Tampoco es razonable exigirle al presidente Duque que reconozca la responsabilidad del Estado relacionada con las acciones violentas de la fuerza pública y del ESMAD en la comisión de varios hechos que trajeron como consecuencia la muerte y desaparición de jóvenes y personas integrantes de la protesta social. Mientras tanto se deben denunciar dichos actos ante las instituciones nacionales e instancias internacionales con el fin de que se investiguen y sancionen a los responsables de los mismos.

El paro indefinido no tiene futuro

Así mismo, resulta contrario a la realidad política continuar haciendo uso del paro indefinido disfrazado de otras formas de presión política y social durante todo el tiempo que falta para la realización de nuevas elecciones, en la idea de que por este camino será posible derrotar al partido centro democrático y al gobierno Uribista del presidente Duque.

La raíz de tales propósitos y prácticas se encuentra en el divorcio entre lo que es posible y lo que es real, lo cual no depende de los deseos ni de la voluntad política de sus protagonistas y aunque si bien es cierto la vida social y política depende de la actividad de los seres humanos, la transformación de la posibilidad en realidad demanda de determinadas condiciones materiales y espirituales concretas y objetivas que surgen y se desarrollan conforme a uno u otro proceso ligado al cambio por ejemplo de la correlación de fuerzas políticas y sociales y de una concepción ideológica y política sobre los verdaderos objetivos de la lucha social, además de la organización de las fuerzas democráticas y progresistas comprometidas con los procesos de cambio y transformación de la sociedad.

No es suficiente lanzar consignas revolucionarias sin ni siquiera existir un estado insurreccional que permita avanzar hacia el cambio social con miras a lograr una amplia democracia con paz y justicia social

El paro indefinido no tiene futuro

La salida a la crisis política y social por la que atraviesa el país develada ampliamente con ocasión de la protesta social y del paro nacional debe adelantarse en las actuales condiciones de manera pacífica por parte de los sectores democráticos y progresistas en contra de los patrocinadores de la violencia, el odio y la venganza que conducen a la confrontación y a una mayor polarización de las fuerzas políticas y sociales que hacen que se repita la tragedia que han vivido los colombianos durante las últimas décadas con todos sus horrores y errores históricos, sin lograr finalmente construir una sociedad más justa e igualitaria con la cual deben comprometerse los trabajadores, los maestros, los jóvenes estudiantes y demás sectores sociales provenientes de las clases medias y populares del país.

VEEDURIA CIUDADANA POR LA DEMOCRACIA Y LA CONVIVENCIA SOCIAL 

El Control Ciudadano Sobre la Gestión Pública es Condición Indispensable para el Ejercicio de la Democracia y la Convivencia Social

 

Caliescribe edición especial