Ciudad Inteligente, pero no Ciudadanía Boba

Por Guillermo E. U… el Sáb, 11/12/2021 - 12:41pm
Edicion
555

Por Guillermo E. Ulloa Tenorio

Economista de la Universidad Jesuita College of the Holy Cross en Estados Unidos, diplomado en alta dirección empresarial INALDE y Universidad de la Sabana. Gerente General INVICALI, INDUSTRIA DE LICORES DEL VALLE, Secretario General de la Alcaldía. Ha ocupado posiciones de alta gerencia en el sector privado financiero y comercial.


Recientemente, la administración distrital presentó a consideración del Concejo de la ciudad, una iniciativa que pretende poner al alcance de la población, a través de Inteligencia Artificial, un sinnúmero de aplicaciones móviles, las cuales facilitan el desempeño individual del ciudadano en quehaceres diarios y rutinarios.

Lamentablemente en el pasado, las administraciones que precedieron la actual, poco o nada, se preocuparon por el desarrollo de estas herramientas tecnológicas que han mejorado cientos de ciudades globalmente. En Colombia, el MinTic, incorporó desde 2019 como prioritarias, acciones conducentes a la adopción de Ciudades y Territorios Inteligentes, enmarcados, como guía Santanderista, en la ley 1955 de 2019.

Cali inteligente

Hace cinco años, desde esta misma tribuna, escribí sobre el tema, el cual incluí dentro de mi propuesta de gobierno en mi pretensión como precandidato a la alcaldía de la ciudad.

Ciudad Inteligente

https://caliescribe.com/es/columnistas/2016/01/23/9442-ciudad-inteligen…

No se requería una directriz nacional para ello, tan solo se necesitaba voluntad política para articular las herramientas tecnológicas disponibles, hoy mucho mas avanzadas, agiles, amigables y veloces que hace cinco años. Bogotá, Medellín, entre otras, acompañan mas de cincuenta entidades territoriales que en alguna etapa de implementación avanzan en el desarrollo de la iniciativa.

Existen infinidad de organismos no gubernamentales de apoyo y asesoría. La academia ha mostrado interés, publicando sus ensayos globalmente. La banca multilateral tiene partidas dirigidas al desarrollo y la banca comercial, de igual manera, participa activamente en la estructuración de proyectos de ciudades inteligentes.

No obstante, las bondades y necesidad de implementar este desarrollo tecnológico, la ciudadanía recibió como baldado de agua fría, la pretensión de la actual administración, en implementar con oscuros intereses el programa. Afortunadamente el mismo Concejo, liderados por los pocos concejales que desde un principio mostraron clara oposición, a otra de las acostumbradas hondonadas que llevarán la situación fiscal distrital al vacío de su inviabilidad financiera archivaron la iniciativa.

Ciudad Inteligente, pero no Ciudadanía Boba

Lamentablemente tarde, pero mejor que nunca, el sindicato de las Empresas Municipales de Cali, también manifestó su inconformidad por los visos de privatización de algunos componentes de la empresa, dejando sin oficio a miles de sus actuales operarios, a medida que la mayoritaria empresa detrás de la iniciativa sustituía sus funciones.

Al alcalde se le acaba su incomprensible perorata, que piensa le habla a una ciudadanía boba, que ha sufrido la peor crisis de gobernabilidad en su historia reciente. 

Es importante que el sector dirigente cívico, los gremios y el sinnúmero de entidades paralelas de veeduría, unan esfuerzos en desenmascara los funestos y siniestros proyectos, envueltos en mar de corrupción, que los entes de control apenas comienzan a investigar.


Caliescribe edición especial