Colombia tumbó el puntaje perfecto de Brasil

Por Redaccion el Lun, 11/10/2021 - 8:47am
Edicion
546

Fue un partidazo de fútbol. Colombia le puso freno de mano al puntaje perfecto de Brasil y sacó un empate gallardo sin goles en Barranquilla. Tal vez, a pesar del éxtasis del 3-1 ante Chile, el mejor partido de la selección en este nuevo ciclo. La gente vuelve a entonarse.

El libro de ruta del comienzo fue cantado: dominar al rival con un 4-2-3-1 con Juan Fernando Quintero de enganche y Roger Martínez de mediocampista ofensivo derecho. Pero en frente estaba el mejor equipo de las clasificatorias y terminaron sometiendo al de Reinaldo Rueda en la primera parte. Martínez, quien no tiene el oficio que le exigió el partido para defender, fue una de las grietas. Brasil se adueñó de la pelota todo el tiempo. Y no tenerla, con el calor, cansa. Colombia logró sacar el empate para la segunda parte.

Cuando entraron los dos hombres que mejor presionan de todo el plantel: Rafael Santos Borré y Matheus Uribe llegó la llave de la selección para poder hacer su juego en Barranquilla y competir. A tal escala de poder ganarlo y quitarle un invicto a Brasil por eliminatorias que tiene desde octubre de 2015, cuando perdió ante Chile en Santiago.

Figura compartida. El primero, el futbolista capital de la era Rueda: Wilmar Barrios. Con su posicionamiento, sacrificio y quites defensivos logró sostener a Colombia en las buenas y en las malas. También fue el eje de salida con su buen criterio con los pies, así se haya dicho por mucho tiempo que no, como mentira que se repite muchas veces para ser tratada como una verdad. No solo lo tiene, es atrevido. El mariscal de campo de la selección colombiana.

El segundo, Carlos Cuesta. El central de 22 años respaldó su titularidad dándole al equipo muchas cosas que no tenía antes. Su lectura de juego superdotada para entender cuándo abandonar su posición para hacer los anticipos y no dejar descubierta su porción de campo. Y las bondades con los pies para el inicio de juego preciso y fluido desde el fondo. No va a soltar las llaves del equipo, es un central de década. Ya más atrás, en medio de sus carencias, Yerry Mina y Dávinson Sánchez van perdiendo su hueco en el equipo. Porque también viene otro portento como Yerson Mosquera, defensor del Wolverhampton de Inglaterra. Y mención especial a David Ospina y sus tres grandes intervenciones, no pasó nadie.

Caliescribe edición especial