Problemas sin solución real en Cali

Por Luz Betty Jime… el Sáb, 11/06/2022 - 9:27am
Edicion
579

Luz Betty Jiménez De Borrero / Pablo A. Borrero V.


Los caleños vienen padeciendo una serie de problemas sin ninguna solución real que se acentúan con el paso del tiempo y sin que se advierta por parte de las autoridades una solución de corto y mediano plazo, en tanto que las medidas que se toman no tienen por objeto erradicar las causas que los generan ni renovar los obstáculos que impiden mejorar las condiciones que influyen negativamente en el acontecer de la vida de los caleños y de su ciudad.

Un ejemplo de lo que sucede al respecto tiene que ver con el problema de la movilidad y del transporte que, en palabras del secretario de movilidad, obedece a que la ciudad carece de la infraestructura suficiente para atender la demanda creciente de vehículos privados en circulación que aumenta vertiginosamente, generándose con ello enormes congestiones en toda la municipalidad. Por supuesto que la adopción de las medidas de pico y placa y la decisión de aumentar el número de horas o de cobijar más vehículos con la restricción, poco o nada servirán para resolver dicha contradicción.

Mientras tanto las autoridades consideran que con la puesta en circulación de las bicicletas públicas que por lo demás han contribuido a incrementar los accidentes de tránsito ,se podrán aliviar las congestiones y desincentivar el uso de carros lo cual no deja de ser más que una ilusión en medio de una realidad que arrojan nuevas cifras de automóviles y motos en circulación sin que existan controles adecuados en este sentido. La política encaminada a imponer el día sin carro con miras a evitar la contaminación atmosférica con los gases que expelen los automotores tampoco contribuye a resolver el problema de la movilidad y del transporte. En tanto que el MIO no responde a las necesidades del transporte de los usuarios que buscan otras alternativas de movilidad con la adquisición de un carro o de una moto para desplazarse, incrementándose con ello su cantidad y la congestión en toda la ciudad.

Problemas sin solución real en Cali

Entre tanto surgen otros problemas, esta vez relacionados con la prestación de los servicios públicos domiciliarios que los caleños deben pagar a partir del cobro de tarifas muy elevadas que han crecido en cuanto a la energía en 25.45% el Kw en comparación con el aumento del 14.94% en el país. Circunstancia esta que viene determinada en gran parte con el hecho de que EMCALI dejó de ser generadora de energía para convertirse en una simple comercializadora que debe adquirir directamente o en bolsa los paquetes de energía que suministra a la ciudad.

Para completar el panorama, la red semafórica no cumple con su cometido pues se trata de un sistema obsoleto que depende del servicio de energía de la ciudad sujeto a toda clase de variaciones e interrupciones que hacen que su operación contribuya a la congestión vehicular de la ciudad.

Con todo lo anterior, la ciudad colapsa cuando llueve copiosamente y queda al descubierto la insuficiencia del sistema pluvial que recoge las aguas lluvias a través de los canales y sumideros casi siempre colmatados con las basuras que arrojan los ciudadanos, a la espera de que EMCALI realice el mantenimiento.

Lo anterior no obsta para que el Concejo Distrital apruebe un nuevo ajuste tributario por concepto del ICA que le dejará al fisco 40 mil millones de pesos, que según se dice tan solo afectará al sector financiero que debe pagar una tarifa del 23 por mil, cuyo valor se trasladará a los usuarios a través de las transacciones bancarias que se realizan con dicho sector. Por otra parte, vale la pena anotar que la ley que autoriza el cobro del mencionado gravamen constituye una prerrogativa de las ciudades capitales que hayan reglamentado el funcionamiento de las denominadas zonas metropolitanas con los municipios aledaños.

De acuerdo con el conocimiento y la experiencia acumulados queda claro que lo que debe hacerse en relación con la solución de los problemas de la ciudad es cambiar las condiciones en que se producen los mismos y no de pensar y ensayar toda clase de políticas  inspiradas simplemente en mejorar las cosas sin atacar sus verdaderas causas que tienden a convertirse en insolubles contrarias al bienestar general de la comunidad caleña.


Veeduría Ciudadana por La Democracia y La Convivencia Social

El Control Ciudadano Sobre la Gestión Pública es Condición Indispensable para el Ejercicio de la Democracia y la Convivencia Social

Búsqueda personalizada

Caliescribe edición especial