Un mundo sin residuos

Por Benjamin Barne… el Sáb, 11/01/2020 - 11:56pm
Edicion
455

ijjo
Residuos no aprovechables, como papel higiénico, papeles untados de comida como servilletas de papel, cartones y bolsas o papeles metalizados, van en un recipiente negro

Por Benjamín Barney Caldas 

Arquitecto de la Universidad de los Andes con maestría en historia de la Universidad del Valle y especializaciones en la San Buenaventura. Ha sido docente en los Andes y en su Taller Internacional de Cartagena; en Cali en Univalle, la San Buenaventura y la Javeriana, en Armenia en La Gran Colombia, en el ISAD en Chihuahua, y continua siéndolo en la Escuela de arquitectura y diseño, Isthmus, en Panamá. Miembro de la Sociedad Colombiana de Arquitectos, la Sociedad de Mejoras Públicas de Cali y la Fundación Salmona. Escribe en El País desde 1998, y en Caliescribe.com desde 2011


Residuos no aprovechables, como papel higiénico, papeles untados de comida como servilletas de papel, cartones y bolsas o papeles metalizados, van en un recipiente negro; residuos aprovechables como plásticos, vidrios, metales y papeles y cartones limpios en un recipiente blanco; residuos orgánicos aprovechables como restos de comida y desechos vegetales en un recipiente verde, es la resolución Nº 2184 de 2019 del Ministerio de Ambiente con el objetivo de facilitar y fomentar la separación de la basura cotidiana de las viviendas en el país. Aunque mejor sería hacer composta para huertos caseros en jardines, terrazas, azoteas o incluso balcones con los residuos orgánicos.

hiojo
Pero desde luego se necesitan campañas educativas y la posibilidad de un estímulo económico ya que con esas basuras separadas será más fácil y económico reciclarlas

Internacionalmente se usan seis colores: verde para vidrio y botellas; azul para cartón y papeles; rojo para basura peligrosa; amarillo para latas y plásticos; naranja para residuos orgánicos; y gris reciclaje para los demás desechos. Eliminando este último podrían quedar los esenciales; el rojo (peligro) para los peligrosos; el amarillo (atención) para vidrios y metales; el blanco para los papeles limpios; el gris para los sucios; y el verde para lo orgánico (en lugar del naranja) y asociarlo así a la naturaleza; y si se quiere el negro para los demás (¿como cuales?). Pero lo importante es separar mejor los residuos a lo que ayuda asociarlos mejor a lo que significan los distintos colores.

El Espectador (30/12/2019) y El Tiempo (30/12/2019) no informan del criterio del Ministerio para escoger los colores pero que al principio sean solo tres es una buena medida para comenzar a cambiar la costumbre de botar todo al mismo tarro, y más adelante se podrán agregar los dos o tres colores más. Pero desde luego se necesitan campañas educativas y la posibilidad de un estímulo económico ya que con esas basuras separadas será más fácil y económico reciclarlas; pero igual se necesitarían multas para los que insistan en mezclarlas y verlas como desperdicios y no como componentes de nuevos productos. También se necesitarían bolsas de basura de esos distintos colores y que sean reutilizables.

Reciclar ahora los desperdicios, varios de ellos contaminantes, junto con la utilización del agua de las lluvias, la re utilización de las servidas, limpiándolas, y el paso a la energía solar, eólica y de pequeñas hidroeléctricas, es importante de frente al cambio climático y es posible ya mismo. De hecho el papel y los cartones limpios ya se recogen para fabricar más papel, y de todas maneras ya se sabe que más vale tarde que nunca pues al menos queda limpia la conciencia. Hay que comenzar por separar papeles, cartones, vidrios y metales de los residuos orgánicos y de los peligrosos, y pensar qué se puede hacer para limpiar económicamente los que sólo están sucios.

sdvbdfb
El caso que muchas cosas que se podrían reutilizar, cambiar de uso o reciclar van a parar a la basura

El caso que muchas cosas que se podrían reutilizar, cambiar de uso o reciclar van a parar a la basura, incidiendo en la tala de bosques y selvas, y contaminación de las aguas, generando enormes basureros que afean el paisaje pero igualmente las calles.  Como ya se dijo en esta columna (Basuras y petróleo,  03/07/2003) “ya es factible producir económicamente petróleo a partir de cualquier clase de basuras a excepción de los residuos radioactivos” pero el inconveniente es que no se volvió a saber nada al respecto ni que otra cosa se podría producir pues ya se sabe que el petróleo es lo peor. La meta ahora es un mundo sin residuos ya sean negros, blancos o verdes.

Búsqueda personalizada

aerdhbadf

publicidad_banner

Cali Verde y Educada