Conmemoración del día de los Derechos Humanos

Por Luz Betty Jime… el Sáb, 10/12/2016 - 11:47am
Edicion
294

Por Luz Betty Jiménez De Borrero / Pablo A. Borrero V.  

El 10 de diciembre se celebra el día de los “Derechos Humanos”  acorde con lo aprobado en 1948 fecha a partir de la cual se promulgaron una serie de documentos y resoluciones en donde se definió la condición jurídica del individuo y la obligación de los Estados de garantizar de manera eficiente sus derechos, reconocimiento éste que no impidió que en la actualidad cientos de miles de personas continuaran privadas de sus derechos y libertades mas elementales, con todo y la famosa declaración universal de Derechos del Hombre y del Ciudadano proclamados históricamente con la declaración de independencia de los Estados Unidos en 1776 y en donde se dice que los seres humanos “nacen iguales” y poseen derechos individuales a la vida, la libertad, la felicidad, obligándose los gobernantes a garantizar su ejercicio pleno. Es de anotar sin embargo que con dicha declaración no se modificó la condición de esclavo de los negros, que continuaron siendo explotados y sojuzgados por las clases dominantes, de blancos y del Estado.

La declaración de los derechos del hombre y del ciudadano que dieron lugar posteriormente al reconocimiento general de los derechos humanos, tuvo su expresión clásica en Francia en 1789 circunstancia esta considerada como el acto jurídico mas importante y trascendental en esta materia, a través de la cual se difunden las ideas según las cuales los seres humanos poseen por razón de su nacimiento derechos inalienables y sagrados referidos a los principios de la igualdad de derechos y a la seguridad de todos los hombres, que el Estado está obligado a garantizar, siendo el más importante de los derechos el de la propiedad, tenida como “inviolable y sagrada”.

Ahora bien, en la medida en que los principios enunciados anteriormente se reducen en la práctica a salvaguardar los intereses y necesidades de los sectores privilegiados de la sociedad, queda al descubierto las verdaderas intenciones de las clases dominantes que coadyuvaron al surgimiento y desarrollo de las relaciones sociales del capitalismo.

Dicha concepción de la libertad y la igualdad de derechos concebida de manera abstracta e ilimitada no se puede extraer simplemente del dominio de la razón que crea la ideología liberal del retorno a la naturaleza y del triunfo de verdades abstractas sobre los derechos humanos y producto de la existencia de una justicia eterna. En este sentido, el contenido real y material de dicha concepción, hay que buscarla no a partir de la conciencia de los hombres, sino de las condiciones de su existencia social, de las cuales surgieron las formas que les sirven de guía a los seres humanos en el camino del cambio y de la lucha social.

De esta manera los principios de la igualdad de derechos y de la seguridad que constituyen la columna vertebral de los derechos civiles se convierte en una realidad aparente de la realidad social en donde los individuos se dice nacen libres e iguales en derechos en medio de una sociedad opulenta integrada por hombres libres e iguales pero ricos frente a otros hombres en su gran mayoría considerados formalmente libres e iguales pero empobrecidos, sujetos a un total desequilibrio entre sus derechos y deberes, en tanto que de los derechos se apropian los individuos pertenecientes a las clases dirigentes, dejando en cabeza de los trabajadores, sectores medios y populares de la población, el cumplimiento estricto de la mayor parte de los deberes, circunstancia esta que se manifiesta de una parte en la falta de oportunidades para ejercer plenamente los derechos consignados en la Constitución, leyes y tratados internacionales y de la otra en las limitaciones impuestas por los Estados, atinentes por ejemplo a los derechos y libertades a la huelga, asociación y negociación colectiva.

En el caso del ejercicio de los derechos políticos aparentemente en igualdad de condiciones de escoger libremente los gobernantes y participar en los asuntos del Estado, tales derechos se encuentran mediatizados por prácticas clientelistas ligadas al soborno y a la corrupción además de la infracción de las leyes electorales, cuando no es que los electores son tratados como masa electoral disponible por los partidos que los manipulan con el ofrecimiento de toda clase de promesas y dádivas electorales.

En las condiciones del capitalismo globalizado, los grandes monopolios tienden a limitar la acción de sus competidores y con ello la libre iniciativa y el derecho a la libre competencia, mientras tanto se oponen a todo intento de las fuerzas democráticas y progresistas de obligarlos a cumplir con la ley y exigir que el Estado los sanciones por los abusos en virtud de su posición dominante en el mercado y su injerencia determinante en los asuntos internos y la política general del Estado.

En relación con las libertades de pensamiento y de recibir información veraz, imparcial y objetiva, tales derechos y libertades son concebidos de manera absoluta y abstracta,  y al margen de las condiciones reales lo que conduce en muchos casos a colocarse por encima del interés general y las mas elementales condiciones de convivencia social, frente a los cuales el Estado o se abstiene de intervenir o lo hace de tal forma que no se afecten los intereses de los grandes monopolios de la prensa (radio y TV).

El tema de los derechos y libertades de los ciudadanos es quizás uno de los aspectos más sobresalientes e importantes del momento actual. En el caso de Colombia se ha introducido todo un catálogo de derechos y libertades sin que con ello se haya logrado garantizar real y materialmente su ejercicio en favor de la inmensa mayoría del pueblo colombiano. A todo lo anterior se suma el hecho de que poco o nada se ha garantizado el derecho a la vida que compromete a cientos de miles de colombianos sometidos a la vorágine de la violencia durante varias décadas de su historia contemporánea. En la actualidad se espera que con los procesos de sometimiento a la justicia de los grupos paramilitares, de la negociación de los acuerdos de paz con la insurgencia y la aplicación de la justicia transicional a todos los actores del conflicto armado, respondan y reparen a las victimas, en tanto que se aspira a que con el cumplimiento de los acuerdos se pueda aclimatar la paz con justicia social, mientras que los sectores democráticos y progresistas de la sociedad deben continuar su lucha por lograr que se cumpla con lo acordado y se pongan en práctica las reformas políticas, económicas, sociales, encaminadas a lograr un verdadero clima de paz, progreso y bienestar y obteniéndose finalmente el goce de los derechos y libertades ciudadanas. En este caso se trata de la aplicación de los Derechos Humanos al individuo real, concreto, que vive en determinadas condiciones y se adapta y transforma su entorno económico, político, social, cultural, conforme a su actividad creadora.

Veeduría Ciudadana por La Democracia y la Convivencia Social

El Control Ciudadano Sobre la Gestión Pública es Condición Indispensable para elEjercicio de la Democracia y la Convivencia Social

 

Fotos Alcaldía de Cali: Martes 6 de diciembre en el Museo La Tertulia, celebración del Día Internacional de los Derechos Humanos, denominada ‘Pasa La Paz’.

Caliescribe edición especial