Garantizar participación democrática

Por Luz Betty Jime… el Sáb, 10/08/2019 - 2:00am
Edicion
433

Luz Betty Jiménez De Borrero / Pablo A. Borrero V.


adfbdfb
En tanto la ciudad de Cali ha quedado sumida en el estancamiento y en una crisis de gobernabilidad

Qué esperan los caleños del alcalde que será elegido para gobernar la ciudad?     Esta es una pregunta que a su vez inquieta a los ciudadanos que  escucharon a los candidatos que aspiran a ocupar el primer cargo de la ciudad sin encontrar las respuestas adecuadas ni las soluciones a los problemas que aquejan a la ciudad y a los caleños, los cuales no han podido ser resueltos por los alcaldes de las últimas dos décadas, quienes no han hecho lo necesario y urgente para remediarlos, mientras que en otras ciudades algunos de los problemas se han podido resolver luego de que los alcaldes se comprometieran con los ciudadanos en soluciones viables y razonables.

En tanto la ciudad de Cali ha quedado sumida en el estancamiento y en una crisis de gobernabilidad por cuenta de una serie de alcaldes incapaces e inferiores a sus compromisos y promesas de campaña, cuando no es que violando la propia legalidad imponen la ejecución de determinadas obras y aprueban la construcción de complejos habitacionales y de renovación urbana, que tan solo benefician a un sector minoritario de la población y a un grupo de contratistas que se lucran con el sobrecosto de las obras o con la simple apropiación de los recursos públicos bajo la mirada impasible de los gobernantes de turno.

Y aquí surge una nueva inquietud de los caleños que se preguntan por qué los candidatos no se pronuncian de manera directa sobre todos estos hechos y despropósitos constitutivos de graves delitos y conspiraciones contra los ciudadanos, que en última instancia resultan ser los “paganinis” de estas acciones de detrimento patrimonial.

adsbdsf
Por otra parte, las propuestas de los candidatos que compiten por la alcaldía y participaron en el desarrollo del primer debate público convocado por varias entidades del sector privado

Por otra parte, las propuestas de los candidatos que compiten por la alcaldía y participaron en el desarrollo del primer debate público convocado por varias entidades del sector privado sobre los temas de salud y seguridad, respecto de los cuales apenas si logran advertir algunos de los problemas existentes sin entrar en el examen de las causas que los generan, al tiempo que las polìticas que se proponen implementar para combatir sus efectos, no van mas allá de las mismas medidas que se han ensayado en el inmediato pasado y que nuevamente se repiten por parte de los candidatos al referirse por ejemplo al tema de la salud. En este sentido el candidato Alejandro Eder habla de la necesidad de concebir un plan maestro de salud, en tanto que el candidato Michel Maya habla de Cali saludable y el candidato exalcalde Jorge Ivan Ospina de conseguir la desmedicalización del concepto de salud.

Igualmente en relación con el tema de la seguridad el candidato Alejandro Eder habla de la necesidad de contar con un alcalde al mando de la fuerza pública, al tiempo que el candidato Michel Maya afirma que es necesario tener un alcalde “tropero” y finalmente el candidato ex alcalde Jorge Iván Ospina manifiesta que es necesario lograr que el Estado tenga el poder del conjunto de las instituciones.

Como se puede observar, en cada una de las propuestas no se vislumbra nada novedoso ni significativo que nos permita concluir que con su implementación se puedan erradicar las causas que generan la mala calidad del servicio de la salud o la inseguridad reinante en la ciudad, logrando en parte mitigar sus efectos perniciosos, sin caer en el vacío de las simples especulaciones tal como ha sucedido tantas veces en la ciudad.

sdbfd
Lo que los caleños exigen es que el candidato que resulte elegido por el pueblo caleño para desempeñarse como alcalde de la ciudad cumpla

Lo que los caleños exigen es que el candidato que resulte elegido por el pueblo caleño para desempeñarse como alcalde de la ciudad cumpla con la obligación Constitucional de garantizar la participación democrática de los ciudadanos en todos aquellos asuntos que los afectan directa o indirectamente en sus intereses económicos, políticos, sociales, administrativos, culturales, ambientales, con el fin de devolverle la legitimidad a las instituciones y la confianza a los ciudadanos en sus mandatarios y representantes que convirtieron la democracia participativa en una simple instancia de comunicación de las decisiones que se toman en el seno de la administración municipal al margen de la voluntad mayoritaria del pueblo al que dicen representar y defender, pero que en la práctica utilizan como masa electoral disponible y manipulable en medio del ofrecimiento de toda clase de promesas o imponiéndole políticas públicas que llevan al incremento de los impuestos municipales, tasas y contribuciones, mas allá de sus límites y posibilidades económicas, tal como sucedió con las 21 megaobras, o con los planes de renovación urbana del centro de la ciudad que generaron un desplazamiento masivo de la población que vivía y tenía sus negocios en el sector, o con la autorización a los constructores y urbanizadores de grandes complejos urbanísticos en el sur de la ciudad que terminaron afectando el medio ambiente, contaminando las aguas del río Pance, dejando de construir una red adecuada de servicios e infraestructura vial para garantizar la movilidad del transporte público de sus habitantes, en tanto nos anuncian anticipadamente que con Cali Distrito Especial la ciudad entrará en una etapa de progreso y de prosperidad general, lo cual no ocurrirá mientras subsistan las causas generadoras de los problemas que aquejan a la ciudad y a los caleños.

Ha llegado el momento del análisis y de la reflexión para tomar las decisiones que involucren a todos los grupos y clases sociales en la discusión de estos temas cruciales, en la seguridad de que los caleños están en capacidad de demostrar que son superiores a los actuales dirigentes y candidatos que hoy están mas preocupados porque se reubique el comando de la Base Aérea, que por presentar propuestas razonables y constructivas en torno a mejorar la condición económica, material, político-social y cultural-espiritual de los caleños quienes tendrán que hacer valer su poder soberano asumiendo una posición consecuente con sus intereses individuales y sociales.


Veeduría Ciudadana por La Democracia y La Convivencia Social

El Control Ciudadano Sobre la Gestión Pública es Condición Indispensable para el Ejercicio de la Democracia y la Convivencia Social

Búsqueda personalizada

aerdhbadf