Incredibilidad de los colombianos

Por Redaccion el Sáb, 09/10/2021 - 8:05pm
Edicion
546

qwe
Las instituciones no dan garantía de amor y de crecimiento, con más de las dos terceras partes de los colombianos en desconfianza

Redacción

Después  de 12 años de gran división en Colombia indudablemente que se requiere un nuevo timonel al frente de este gran trasatlántico, no solamente que una a los colombianos sino que nos ponga a soñar, reorientar al país como sociedad y ponernos a soñar en los próximos 4 años, que se pueda superar la crisis actual del paro social y de la pandemia.

Las instituciones no dan garantía de amor y de crecimiento, con más de las dos terceras partes de los colombianos en desconfianza con los demás, no reconocen ningún líder, rechazan la política.

Hay la creencia equivocada en el paro social que la concentración de Colombia y la desigualdad es porque los grupos de poder hacen un manejo del país, y unos técnicos de planeación nacional  y del banco de la República desarrollan modelos desconectados con la realidad social. Esto es equivocado.

Aparentemente el poder político está en el Congreso, pero está en la casa de Nariño y éste a su vez interpreta el poder económico. Y eso no es malo, se trata de que haya mayor progreso social asegurado por una capacidad económica fundamentada en la libre iniciativa para ello debe existir un cambio total del orden económico, con un Estado que vigile una economía controlada. El gran subsidio a la gran empresa colombiana ya es exagerado, lo importante es que se garantice la eficiencia y la competencia, que origina libertad. Por supuesto que es garantizar la propiedad privada de los medios de producción, pero se requiere una política económica de largo plazo. Y para ello debe existir una gran reforma constitucional, por ello la constitución debe rectificarse para que el Estado garantice la función social, su política, controlando los monopolios, los mercados laborales, el medioambiente como principios regulatorios.

po
división profunda de la sociedad, no permite un verdadero crecimiento,

La seguridad social y la equidad social no van en contra de la libertad, por el contrario, lo que se debe impedir son las concentraciones económicas de poder en forma de monopolios, carteles y otros dominios del mercado, así como un poder monopólico del Estado.

Y para que esto se debe dar, los 4 años del presidente Duque y los 8 años del presidente Santos, en una división profunda de la sociedad, no permite un verdadero crecimiento, necesitamos un acuerdo sobre lo fundamental y para ello lo prioritario es el progreso social y la seguridad. Se requiere un hombre que una al país y nos ponga a soñar en esos aspectos.

Caliescribe edición especial