Encuentro de la jurisdicción constitucional en Cúcuta

Por Luz Betty Jime… el Sáb, 09/10/2021 - 6:27pm
Edicion
546

Luz Betty Jiménez De Borrero / Pablo A. Borrero V.


Con ocasión de la celebración de los doscientos años de la Constitución de 1821 con la cual se constituyó la República de Colombia, se realizó en la ciudad de Cúcuta el XVl encuentro de la Jurisdicción Constitucional en donde se trataron varios temas a partir de seis ejes temáticos sobre los Derechos Humanos de los Niños, Niñas, adolescentes; Mujeres; Indígenas, Afrodescendientes; Campesinos; y personas en situación de Migración, sometidas a toda clase de discriminaciones, malos tratos y vulneración de sus derechos Humanos, además del derecho a la Paz.. Al respecto conviene señalar que en el preámbulo de la Constitución de 1991 y en su artículo 13 se hace referencia al principio de la igualdad social en cuanto a que todas las personas son iguales ante la ley y gozan de los mismos derechos y oportunidades no pudiendo ser discriminados por razón del sexo, raza, origen familiar, edad, idioma e ideología política o religiosa. Mientras tanto el Estado se compromete a garantizar las condiciones necesarias para que la igualdad sea compatible con una sociedad justa, equitativa y democrática.

Para tales estamentos y en general para el conjunto de los individuos pertenecientes a las clases populares y medias de la población que en lo fundamental viven de su trabajo, no está asegurada la igualdad económica y social, mientras la riqueza que se produce en el país se encuentra en manos de un sector privilegiado de la sociedad.

wert
Para tales estamentos y en general para el conjunto de los individuos pertenecientes a las clases populares

Y de ahí que dicho principio constitucional no sea más que una ficción pues una cosa es la igualdad formal y otra muy distinta la igualdad real que conlleva en la práctica en este caso a la existencia de un derecho desigual en donde se impone el más fuerte, es decir, el derecho de quien posee el poder económico y político de la sociedad.

Esta situación se hace más crítica con aquellos sectores minoritarios de la población que sufren directa e indirectamente todo el peso de la desigualdad y la discriminación social en un país como Colombia en donde además existe un desequilibrio entre los derechos y los deberes, estos últimos en cabeza de los trabajadores del campo y de la ciudad y de aquellas clases y grupos sociales de menores recursos sobre los cuales se descarga todo el peso de los deberes y obligaciones constitucionales y legales.

Conjuntamente con esta situación de desigualdad y discriminación social se presentan hechos análogos motivados por razones de carácter racial, sexual y de género que en determinadas circunstancias dan lugar al surgimiento de graves enfrentamientos y conflictos sociales que se agudizan en función del estado de pobreza y abandono de un Estado que no garantiza la igualdad de derechos y deberes de todos los ciudadanos.

No sobra agregar que el tema de los Derechos Humanos ha adquirido una connotación política, en tanto es utilizado en la contienda electoral como objeto de diversas propuestas especialmente en favor de determinados sectores sociales que se convierten en la base electoral de los candidatos que aspiran ocupar posiciones en el Estado, las cuales no dejan de ser más que promesas al viento que muy poco o nada tienen que ver con la realidad, que en esta materia demanda de un análisis integral y concreto respecto de todas y cada una de las circunstancias e individuos que integran la comunidad sean estos nacionales o extranjeros o pertenecientes a diferentes clases y grupos sociales diferenciados por sus condiciones naturales y sociales.

Siendo la Paz un derecho y un deber esencial para la convivencia social, el cumplimiento de los acuerdos suscritos con las antiguas FARC EP, hacen parte del compromiso ineludible y perenne de todos los sectores democráticos y progresistas del país respecto de aquellos que han convertido dicho proceso en un medio para agitar el odio y la violencia que de alguna manera alimentan la polarización y la confrontación política más allá de los límites de la lucha legal y pacífica por el poder.


Veeduría Ciudadana por La Democracia y La Convivencia Social

El Control Ciudadano Sobre la Gestión Pública es Condición Indispensable para el Ejercicio de la Democracia y la Convivencia Social

Caliescribe edición especial