Manipulación de las comunicaciones y del derecho a la información

Por Luz Betty Jime… el Sáb, 09/10/2021 - 6:05pm
Edicion
546

Luz Betty Jiménez De Borrero / Pablo A. Borrero V.


 

qwe
Ahora bien, con el desarrollo de las fuerzas productivas y de las nuevas formas de relacionarse los individuos

La necesidad de los seres humanos de comunicarse entre sí no es un asunto nuevo, en tanto que desde sus orígenes ha sido y será necesario hacerlo como quiera que este aspecto constituye un elemento esencial de la vida social.

Ahora bien, con el desarrollo de las fuerzas productivas y de las nuevas formas de relacionarse los individuos, estos han podido inventar nuevos y mejores instrumentos tecnológicos de comunicación con los cuales han impulsado el crecimiento y desarrollo económico, político y social conjuntamente con el progreso general de la sociedad.

Lo anterior se hizo realidad a partir de la invención del teléfono, el celular, la radio, la televisión, el fax, el computador y los diferentes sistemas y plataformas como Facebook, Instagram, WhatsApp, etc., para producir, almacenar, transportar datos e información a todo el mundo que se encuentra conectado a través de las redes, que por lo demás funcionan sin mayores controles por parte de los Estados con los cuales suscriben acuerdos, en medio de la lucha competitiva que se libra en el marco de las comunicaciones que operan en el mercado.

De esta manera tanto las comunicaciones como la información se convierten en mercancías en poder de determinados grupos económicos monopólicos y transnacionales que se apoderan de los mercados para obtener grandes ganancias a costa de la explotación de dichos servicios tecnológicos, que hoy son considerados como la principal fuente de negocios por encima de los ingresos que se obtienen de la producción industrial.

El hecho de que las comunicaciones y la producción de información constituyan un “servicio público”, no obsta para que en algunos países del mundo capitalista globalizado su prestación no sea objeto de reglamentación alguna, lo que se presta para la comisión de toda clase de abusos, en tanto que su capacidad de influir en la mente de los usuarios por medio de la tecnología, es utilizada para la manipulación ideológica y política con lo cual se distorsionan la realidad y el derecho a recibir información veraz y objetiva sobre los hechos y acontecimientos del acontecer histórico y social.

Lo anterior, es el resultado de las experiencias vividas en los últimos tiempos con la proliferación de las falsas noticias “fake news”, los robos de información, la suplantación de identidad, los ataques cibernéticos, etc., lo cual ha quedado al descubierto con las denuncias de los usuarios de las redes, al tiempo que en el Senado de los EE.UU., una exempleada de Facebook expresó que los productos de este gigante de las comunicaciones perjudica a los niños y a los adolescentes además de ocultar información a los usuarios, al gobierno americano y a los gobiernos de otros países, a todo lo cual se suma el apagón que dejó incomunicado al mundo como consecuencia de un error técnico causado por la propia empresa, que deja en el imaginario la sospecha de que se trata de un ciberataque generado por la competencia que se libra en el mundo de las comunicaciones.

we
No sobra agregar que el progreso tecnológico de las comunicaciones y de la información debe ser usado para mejorar las condiciones de la vida y de la lucha social

No sobra agregar que el progreso tecnológico de las comunicaciones y de la información debe ser usado para mejorar las condiciones de la vida y de la lucha social de las personas y de los pueblos para lograr el bienestar social en igualdad de condiciones para todos y no para satisfacer los intereses particulares o de clase de los integrantes del gran capital monopolista privado, en tanto que el desarrollo histórico de la sociedad no puede depender simplemente del avance de la tecnología con la cual se pretende distraer la atención de los ciudadanos respecto de sus verdaderos problemas económicos, políticos, sociales, culturales, ambientales, agravados con la exacerbación de las contradicciones y los conflictos sociales que se suceden en el seno de la sociedad capitalista.

ADENDA: El por qué los expresidentes, políticos y altos funcionarios del Estado, prefieren invertir sus recursos en los paraísos fiscales en donde pagan menos impuestos por los réditos que  obtienen de sus negocios, es un asunto que no puede resolverse desde el punto de vista de la legitimidad y la legalidad como lo señala el presidente Duque, sino a partir de la condición moral y ética de la sociedad capitalista en donde el poder del dinero se convierte en un factor determinante con el que se justifica cualquier cosa incluyendo el delito y el empleo de la violencia y además, se le da primacía al interés individual por encima del social, el cual se considera como algo de menor importancia y de carácter relativo, que no permite dilucidar lo realmente moral y ético de lo amoral y antiético y no obstante el comportamiento entre las distintas personas y grupos sociales, cuya conducta gira en torno a sus intereses económicos relacionados con el incremento del capital y de sus ganancias, con lo cual se mide el éxito de las personas sobre la base de acumular riquezas erigidas como el valor supremo de la vida con que se trafica, se financian las guerras y se convierte al ser humano en un lobo para sí mismo.


Veeduría Ciudadana por La Democracia y La Convivencia Social

El Control Ciudadano Sobre la Gestión Pública es Condición Indispensable para el Ejercicio de la Democracia y la Convivencia Social

Caliescribe edición especial