Protestar por el abuso en el norte del Cauca

Por Redaccion el Sáb, 09/05/2020 - 6:09pm
Edicion
471

ndfnsfgn
La situación ha crecido paulatinamente, hasta el punto que las organizaciones indígenas han atacado con gases y explosivos a la fuerza pública.

Redacción

Indudablemente que todos los vallecaucanos nos ha faltado protestar por la violencia que un grupo de indígenas está ejerciendo en algunos municipios del norte del Cauca,  inclusive con ataques violentos contra la fuerza pública, quemando cultivos de caña y generando daños al patrimonio particular.

Ya hace varios años han venido sistemáticamente esos grupos indígenas, afectando el derecho privado, agrediendo a pobladores de la región.

La situación ha crecido paulatinamente, hasta el punto que las organizaciones indígenas han atacado con gases y explosivos a la fuerza pública.

Hay que precisa por parte del estado cuál es  al Consejo Regional Indígena del Cauca CRIC y a la Asociación de Cabildos del Norte del Cauca ACIN cuál es la verdadera autonomía indígena, la delimitación de áreas, y linderos de territorios indígenas, controversia que les ha permitido la ilegal acción con vías de hecho de predios rurales privados.

El estado no puede desamparar a propietarios que han adquirido predios legítimamente, con consignas indígenas, que no solamente lo usan en Colombia, sino también en México, Perú, Bolivia, Chile, etc.,  de liberar la madre tierra “de liberar a la Pachamama” o recuperar los territorios ancestrales…… esa anarquía debe ser respondida por el estado, porque no se puede permitir la actividad  delincuencial, con acciones de grupo tipo asonada.

Han tenido el atropello de secuestrar miembros de la fuerza pública por fuera de sus territorios, al estilo de la guerrilla  llamándole retención.

Indudablemente que son actos de terrorismo, que están concentrados especialmente en municipios como Corinto, Caloto y Santander de Quilichao, invadiendo los territorios con modelo de control territorial.

asdv vd
El vandalismo indígena hay que rechazarlo contundentemente, acabar con el caos de propietarios que tienen actividades agropecuarias

Hay que precisar que al estilo de la guerrilla, lo de fondo está el dinero de la maldita coca, donde la acción policial ha incautado cargamentos a los carteles y por ello los alientan los líderes del narcotráfico, al desarrollar estas actividades de herir, matar, o hacer asonadas contra la fuerza pública.

La Fiscalía General de la Nación, La Procuraduría General de la Nación, la Defensoría del Pueblo, Las Fuerzas Militares y la Policía Nacional deben actuar de conformidad a  la Constitución y la Ley.

Los municipios y sus haciendas que están afectados son Caloto, Guachené, Santander de Quilichao, Miranda y otros municipios, y se ha hecho extensivo al sur del Valle del Cauca, en Jamundí en áreas del Paso de la Bolsa y Guachinte.

El vandalismo indígena hay que rechazarlo contundentemente, acabar con el caos de propietarios que tienen actividades agropecuarias.

El Estado debe fijar los límites de los resguardos indígenas en el Departamento del Cauca, para seguir evitando estos desmanes.

Las fuerzas vivas del Valle del Cauca deben unirse en defensa de su Departamento y del Cauca,, ante el abuso con  los legítimos propietarios de esos predios afectados por la invasión indígena.

aerdhbadf