La inflación socava la base económica del capitalismo

Por Luz Betty Jime… el Sáb, 09/04/2022 - 7:43am
Edicion
570

Luz Betty Jiménez De Borrero / Pablo A. Borrero V.


La inflación que trae consigo una elevación creciente y desigual de los precios de los productos, bienes y servicios, estimula en ciertos casos el crecimiento de la producción y, en otros, su descenso debido a su diferente rentabilidad, generándose con ello un ambiente especulativo. Circunstancia que resulta desventajosa para los prestamistas que reciben dinero devaluado cuando es reembolsado el préstamo en dinero, lo que provoca la necesidad de desprenderse del mismo, al tiempo que aquellos que poseen mercancías las retienen esperando que los precios continúen subiendo sin mayor control, con lo cual se acentúa la no correspondencia entre la cantidad de dinero en circulación y la que se necesita para atender la circulación de mercancías en el mercado.

Las clases dirigentes descargan sobre los hombros de los trabajadores ligados con la producción y demás actividades profesionales y técnicas, de la clase media y popular como de los pequeños y medianos empresarios, todo el peso de la inflación, llevándolos a la ruina y a la pérdida de su capital y de su trabajo.

Esta situación se refleja de manera patética con el traslado de los gastos del aparato del Estado a los contribuyentes y al aumento desbordado de los precios de los bienes de consumo y de las materias primas para la producción de mercancías, en tanto que los precios de los artículos que producen los pequeños empresarios solo crecen más lentamente que los elaborados en las grandes empresas capitalistas cuyos propietarios se valen de toda clase de artimañas para evadir en lo posible las pérdidas que acarrea la inflación, para lo cual elevan los precios de sus mercancías ya sea exportándolas con el fin de obtener dinero en moneda dura, o recibiendo a cambio como pago una parte en dólares, oro o piedras preciosas, etc.

El gran capital financiero nacional e internacional que ronda por el mundo capitalista globalizado se aprovecha de la ruina de los pequeños y medianos empresarios e incluso de aquellos que no hacen parte de los super monopolios, que no pueden soportar las conmociones provenientes de la inflación para comprarles a bajos precios sus empresas, generándose con ello todo un proceso de concentración y centralización del capital que a su vez influye en todos los ámbitos de la vida económica, política y social.

La inflación socava la base económica del capitalismo

En general la inflación se ha convertido en un fenómeno cada vez más crítico y devastador para la economía particularmente en los países menos desarrollados, en tanto que las pretensiones de estabilizar la economía resultan más difíciles de enfrentar, al tiempo que exige cuantiosos gastos que comprometen los presupuestos estatales, generando a la vez un aumento del déficit fiscal y de la deuda pública interna y externa, que pueden desembocar en una gran crisis recesiva y económica, en lo que se conoce como estanflación que conduce a un  estancamiento de la producción acompañada de altísimos precios, desempleo y carestía generalizada.

En Colombia la inflación llegó a una tasa acumulada de 8.53%, siendo la más alta desde julio de 2016. El dato mensual es casi el doble del que se tuvo en el mismo mes del 2021. Esta situación se vislumbra cada vez más difícil de afrontar no obstante las medidas adoptadas por el banco de la república de elevar la tasa de interés con el fin de evitar que aumente el dinero en circulación y la devaluación de la moneda frente al dólar. Dicha política no impedirá que aumente la inflación externa que deviene del mundo capitalista globalizado, lo que de alguna manera hace que las medidas adoptadas por el banco Central no tengan mayor efecto, para lo cual debe señalarse que con las altas tasas de interés se castiga a las personas que contrajeron créditos por ejemplo, para vivienda o para la adquisición de insumos para la agricultura, como sucedió en los EE:UU. con la llamada crisis subprime que arruinó a miles de familias que finalmente perdieron sus viviendas y sus pequeñas parcelas. Por otra parte, no es improbable que varios países del mundo capitalista globalizado entren en recesión agravada con la guerra que se libra en Ucrania y que en tales circunstancias se presente la inflación-estanflación contribuyendo a desestabilizar aún más la economía global y socavándose de esta forma la base económica del régimen capitalista actual.

ADENDA No: 1.: Durante la campaña electoral la difusión de las ideas y propuestas de los candidatos a la presidencia y vicepresidencia de la república, se ha convertido en un sofisma de distracción con el cual se pretende conquistar al electorado, susceptible de ser engañado al no poder desentrañar de las palabras, promesas y discursos grandilocuentes su verdadero contenido esencial, en tanto que los medios de comunicación se constituyen en altavoces de los candidatos que aspiran a lograr la representación y defensa de determinados intereses económicos y políticos desde el poder ejecutivo del Estado.
ADENDA No: 2: El lenguaje lumpesco utilizado por el primer mandatario de la Nación al referirse al jefe de la banda criminal del “clan del Golfo” alias “Otoniel” como una “sabandija, rata de alcantarilla”, no corresponde a la dignidad del cargo de Presidente de la República, en la medida en que la Constitución y la ley tan solo permiten que las personas que deben responder ante la justicia por sus crímenes sean tratados como delincuentes, por fuera de toda consideración personal que genere sentimientos de odio y venganza que tratándose del presidente de la República se traduce en un acto de violencia que no debe repetirse en ningún caso por mandatario o funcionario alguno.


Veeduría Ciudadana por La Democracia y La Convivencia Social

El Control Ciudadano Sobre la Gestión Pública es Condición Indispensable para el Ejercicio de la Democracia y la Convivencia Social

Caliescribe edición especial