Dotar a la ciudad de un nuevo eje urbano y regional

Por Benjamin Barne… el Sáb, 08/12/2018 - 11:58pm
Edicion
398

 


Por Benjamín Barney Caldas 

Arquitecto de la Universidad de los Andes con maestría en historia de la Universidad del Valle. Ha sido docente en Univalle y la San Buenaventura y la Javeriana de Cali, y continua siéndolo en el Taller Internacional de Cartagena, de los Andes, y en la Escuela de arquitectura y diseño, Isthmus, en Panamá. Miembro de la Sociedad Colombiana de Arquitectos, la Sociedad de Mejoras Públicas de Cali y la Fundación Salmona. Escribe en Caliescribe.com desde 2011.


eradrbd
Debería ser suficientemente claro que los problemas actuales de Cali obedecen en buena parte a la falta de continuidad en su trazado

Debería ser suficientemente claro que los problemas actuales de Cali obedecen en buena parte a la falta de continuidad en su trazado (espacios urbanos públicos), alturas, patios (espacios urbanos privados), imagen y sus usos. El resultado es que aquí todo ha cambiado pero nada se ha terminado del todo, y basta con que algo lo sea para proceder pronto a “cambiarle la cara”, y por supuesto sin importar si era bella o no, o parte de la ignorancia colectiva de la ciudad.

En su traza, pues pese a que Cali se inició linealmente sobre la rivera derecha del río Cali, pronto se comenzó a alargar sobre el camino a Popayán, conformando la “T” de que habla Edgar Vázquez

En su traza, pues pese a que Cali se inició linealmente sobre la rivera derecha del río Cali, pronto se comenzó a alargar sobre el camino a Popayán, conformando la “T” de que habla Edgar Vázquez, y con el puente Ortiz se pasó al otro lado del río, conformando una “+” , siempre hubo continuidad. Esta se rompió con la (mal) llamada Autopista Sur oriental con la que se pretendió hacer a Cali una ciudad semiradial, y a partir de allí  la total falta de continuidad vial.

En sus alturas, ya que las nuevas técnica estructurales del hormigón armado de un día a otro permitieron “rascacielos” de todos los tamaños limitados sólo por el presupuesto disponible de una codicia por las nubes, ignorante de sus consecuencias ambientales, económicas, sociales y culturales, al romper por todas partes la continuidad en el perfil de la ciudad. Este paso de campanarios y cúpulas a estar bajo alturas innecesarias que dañan entornos y vistas y no dejan pasar las brisas.

En sus espacios urbanos privados (patios y solares),  pues se abandonaron a favor de antejardines, que se suelen usar para otros usos dada su ambigüedad de propiedad privada de uso público, y jardines sólo en las casas exentas, las que cada vez son menos, o se anulan con edificios al lado posibles con los cambios, muchas veces radicales, cada tanto de las normas urbano arquitectónicas de la ciudad.

dfb adfb d
En los usos de la ciudad la discontinuidad es permanente independientemente de que en el fondo sea innecesaria

Acabar la memoria colectiva de los habitantes de una ciudad, sin duda repercute en sus condiciones de seguridad, funcionalidad y confort de todos

En su imagen, se trata de los cambios más visibles y de mayores consecuencia culturales. Acabar la memoria colectiva de los habitantes de una ciudad, sin duda repercute en sus condiciones de seguridad, funcionalidad y confort de todos. Es lo que muchos no ven, o no aprecian, o que piensan que entre gustos no hay disgustos, pasando por alto que el gusto es precisamente un asunto cultural y de los más importantes ya que es lo que facilita la convivencia de los diferentes ciudadanos.

En los usos de la ciudad la discontinuidad es permanente independientemente de que en el fondo sea innecesaria. Solo son ganas de estar a la moda, creer que hay desarrollo, progreso y modernización, pasando por alto que las necesidades básicas del ser humano, en tanto hábitat, siguen siendo las mismas. Los medios han cambiado más los fines no, insisten en ser los mismos: habitar, trabajar, comerciar, estudiar y recrearse.

Dotar a la ciudad de un  nuevo eje urbano y regional, sin duda ayudaría mucho a darle nuevamente a la ciudad la continuidad que tuvo a lo largo de varios siglos pero que perdió en pocas décadas. Es la propuesta de un grupo de profesionales, conocedores del tema y apoyados por la SMP, para la reutilización del abandonado corredor público conformado por el par vial de la 25 y 26 a cuyo centro va la vieja carrilera, como ya se señaló en esta columna hace años (La Secretaria de Planeación, 13/11/2011). 

aerdhbadf