Los apátridas

Por Nicolas Ramos Gómez el Sáb, 08/05/2021 - 2:59pm
Edicion
524

Nicolás Ramos G

Ingeniero Civil , ex gerente de Emcali y ex Presidente de la SMP


wegbrdf
Los vándalos, financiados por el dinero maldito del mayor mal de Colombia, destruyen nuestro escaso patrimonio público

Lo que hemos vivido en Colombia en estos días es un movimiento social, político y otro organizado por bandidos de todos los pelambres, financiados por la peor pandemia que hace lustros azota a Colombia; el narcotráfico. El primero es permisivo o está de acuerdo con los incendios, saqueos, etc y derrumba frente a las mayorías silenciosas de la comunidad, el accionar político de una protesta pacífica.

Los vándalos, financiados por el dinero maldito del mayor mal de Colombia, destruyen nuestro escaso patrimonio público y bienes privados, mientras toneladas de coca salen de nuestra costa sobre el Mar Pacifico aprovechando que la fuerza pública está en los temas de orden público. Esta pandemia, a la que nos referimos, ha corrompido la sociedad y en especial a parte del campesinado que era ejemplo de un correcto vivir a pesar de las dificultades del campo, cuando el único medio de comunicación en la mayoría del país son los caminos de herradura, como se les llamaba a esos barrizales en los inviernos y polvorientos en los veranos.

ASVFE
Pero lo triste es que mientras los vándalos dañan por doquier, muchos idiotas útiles

Pero lo triste es que mientras los vándalos dañan por doquier, muchos idiotas útiles, o ¿cómo los llamaríamos correctamente?, salen a decir por todos los medios que los sacrificados soldados y policías, que defienden el orden, son los malos que agreden a los supuestos, inofensivos y vandálicos defensores del orden y la paz. Ello es una ironía, pues más de 170 policías están heridos a causa de esos supuestos patriotas que destruyen sin razón y menos con alguna justificación a un país supuestamente rico en recursos, pero víctima de la falta de educación.

¿Los señores de FECODE algún día dirán a los colombianos que a ellos les preocupa la calidad de la educación y que son conscientes que todo servicio de calidad siempre es revisado y evaluado? Solo saben pedir, pero no ofrecer algo a cambio, igual que los elegantes líderes sindicales que piensan que destruyendo mejoran las oportunidades de trabajo.

SADSBF
¿Qué autoridad moral tiene la mal llamada narco - minga indígena para salir a destruir, cuando lo que hay en su supuesto territorio autónomo son sembrados de coca?

O los colombianos nos unimos para lograr que impere en todo el territorio de la Nación el lema de nuestro escudo: Libertad y Orden, o seguiremos cuesta abajo, cada día más pobres en el reino de la coca y destruyendo nuestros bosques, cuando el mundo entero clama por su cuidado y recuperación.

¿Qué autoridad moral tiene la mal llamada narco - minga indígena para salir a destruir, cuando lo que hay en su supuesto territorio autónomo son sembrados de coca? ¿Será que a nosotros nos dejan ingresar a sus territorios como Pedro por su casa y decidir quien pasa y quién no y destruir sus íconos? ¿Por qué nosotros si lo permitimos?

Los colombianos no podemos ser ni apátridas y menos idiotas al servicio del narcotráfico, que solo es la ruina moral de Colombia o como dirían los abuelos: cuando no es el zorro, es el animal. 

Caliescribe edición especial