Arquitectura y ciudad

Por Benjamin Barne… el Sáb, 08/01/2022 - 1:28pm
Edicion
557

Por Benjamín Barney Caldas 

Arquitecto de la Universidad de los Andes con maestría en historia de la Universidad del Valle y especializaciones en la San Buenaventura. Ha sido docente en los Andes y en su Taller Internacional de Cartagena; en Cali en Univalle, la San Buenaventura y la Javeriana, en Armenia en La Gran Colombia, en el ISAD en Chihuahua, y continua siéndolo en la Escuela de arquitectura y diseño, Isthmus, en Panamá. Miembro de la Sociedad Colombiana de Arquitectos, la Sociedad de Mejoras Públicas de Cali y la Fundación Salmona. Escribe en El País desde 1998, y en Caliescribe.com desde 2011


Hay que continuar insistiendo en este tema, del que tanto se ha escrito en esta columna, ya que aunque los edificios conforman todos los espacios urbanos públicos, y en este sentido son públicos, no se le da a este aspecto la importancia que amerita en relación con la ciudad, en tanto espacio construido, y no apenes respecto a su uso sino a su forma, no se la ve también como un artefacto sino apenas lo que sucede en el. El hecho es que la imagen urbano arquitectónica de las distintas partes de la ciudad es de gran importancia para sus habitantes aunque muchos no sean conscientes de ello, de que es parte de su cultura, con su lengua, comidas, vestidos, usos y tradiciones.

Los edificios conforman los espacios urbanos públicos especialmente con el uso del suelo en sus primeros pisos, aún más cuando este es público, desde una tienda a un gran centro comercial, o un escenario deportivo o cultural, una escuela o una universidad, un centro de salud o un hospital, y en cada caso esa relación es diferente. Y lo mismo respecto a las entradas a garajes y edificios privados, la mayoría destinados a vivienda pero, aunque en menor cantidad, también a oficinas y otros usos. Usos que influyen mucho en la seguridad y movilidad de los peatones por sus respectivos andenes, por lo que no se deberían permitir construcciones de amplios frentes cerrados y sin varios accesos.

Los edificios proyectan molestas sombras y reflejos sobre el espacio urbano público, ocultan paisajes, brisas y vistas, o afean su entorno, y entre más grandes o altos peor. El irrespeto por lo ya construido en ciudades muy nuevas es general, incluyendo los bienes considerados de interés cultural [BIC], ni tampoco por sus monumentos, en los que se ignora su carácter de hitos urbanos históricos que identifican lugares de la ciudad y con frecuencia a la ciudad toda. Se deja de lado aquello de que los edificios conforman los espacios urbanos públicos y que en este sentido son públicos o, si se prefiere, que igualmente lo son para el público que circula diariamente, o en ocasiones, por sus calles.

Arquitectura y ciudad

Los edificios conforman los espacios urbanos públicos y en este sentido son públicas, independientemente de que sea conscientes o no pero que de una forma u otra los afectan, lo que poco entienden sus propietarios privados ni, lo que es inadmisible, sus ocupantes en los edificios públicos. Como dice el DLE, la fachada es el paramento exterior de un edificio, especialmente el principal, y el que sea exterior es, precisamente, lo que le da su carácter público, con la excepción de las casas aislada en los suburbios detrás de un amplio y arborizado antejardín, pero cuando se las encierra detrás de un muro o un tupido seto, este pasa a ser parte de la ciudad.

En conclusión, las normas urbano arquitectónicas a las que las ciudades obligan a sus edificios, deberían darle más importancia a este tema, el que poco interesa a sus alcaldes y concejales, y mucho menos a los ciudadanos que los eligen ni en general a los medios con algunas excepciones como lo es Caliescribe.com. Iniciativa que debería comenzar por los programas de arquitectura profesional de las universidades, y aunque algunas lo están haciendo poco a poco, en las ciudades que están creciendo rápidamente, como es el caso de Cali, la miopía de los promotores de vivienda para ver mejor la arquitectura (y los negocios) se puede evidenciar por toda la ciudad cada vez más.

Caliescribe edición especial