Lento despertar caleño al 2022

Por Andres Mejia el Sáb, 08/01/2022 - 8:44am
Edicion
557
*Andrés Mejía M.
 

Este lento despertar en Cali no es nuevo ni es consecuencia del Covid es parte de la cultura caleña desde hace décadas. Las actividades entran en un periodo de hibernación que va despertando en la segunda semana de enero.

Es el impacto de la Feria de Cali que inicia el 24 de diciembre y finaliza a fin de año. Las empresas y bancos tienen jornadas de medio tiempo poco productivas. Es por ello que muchas empresas toman vacaciones colectivas durante ese periodo. Incluso los actos culturales desaparecen, solo existe Salsa.

Los que llegan y los que se van

Las vías de acceso, terminales de transporte aéreo y terrestre se colapsan más que en cualquier época del año. Obtener pasajes para llegar o salir es una odisea, los precavidos hacen sus reservas con antelación.

Es el síndrome Feria de Cali, unos huyen hacia otros destinos y otros llegan a la Parranda de la Feria de Cali. Muchos profesionales salen de la ciudad, de ahí el antiguo dicho caleño, “durante la Feria no te enfermes porque no consigues un médico”, esto aplica para otros profesionales, abogados, ingenieros, etc.

La última semana de diciembre es Feria y la primera semana de enero es de recuperación de las fiestas y de los ausentes que salen huyendo de ella. Es parte de la cultura caleña, anteriormente la Feria se extendía hasta el 6 de enero, hoy día finaliza el 30 de diciembre, sin embargo persiste esa hibernación en la primera semana de enero.

Este fenómeno Feria de Cali nunca va a desaparecer, incluso sí la Feria de Cali dejará de existir, esta hibernación de las actividades económicas es parte de nuestra cultura.

Caliescribe edición especial