Los acuerdos de La Habana

Por Paloma Valenci… el Sáb, 07/09/2019 - 10:00am
Edicion
437

paloma_vale

Por Paloma Valencia
Abogada - Senadora de la República. 

 


HMJKML
Pero la izquierda que insistía en la liberación de Santrich, que alegaba que no había motivos de desconfianza

El despliegue de los líderes de izquierda por adjudicarle a Uribe y al uribismo las culpas de todo, no tiene límites y linda con el cinismo. Un hecho, como el que de Márquez, Santrich, el Paisa y otros criminales anuncien que siguen delinquiendo debería haber sido un momento de reflexión de la nación. En muchos sentidos corrobora que quienes no confiamos en ese acuerdo, teníamos razón. Dijimos desde el inicio que haber dejado el narcotráfico avanzar en el territorio era un enorme error, que los criminales acostumbrados a las gigantescas fortunas no abandonarían aquel negocio. Dijimos que no se podía confiar en la palabra de esos delincuentes. Exigimos que se extraditara a Santrich, insistimos que de liberarlo se fugaría. Todo lo dicho fue cierto.

Pero la izquierda que insistía en la liberación de Santrich, que alegaba que no había motivos de desconfianza,  que insistía que después del acuerdo de la Habana Colombia estaría en paz; decide que la culpa es del uribismo.

Para cualquier observador externo, sería absurdo pretender culpar a quienes hemos manifestado reparos al acuerdo de la Habana. Una cosa es haber predicho que todo esto sucedería, y otra muy distinta decir que queríamos que sucediera.Como ciudadana y política estaría feliz de que el acuerdo de La Habana le hubiera traído la paz a Colombia. Tenía muchos argumentos para  apostar que no era así, y por eso así lo advertí. Lo que vemos es el desarrollo de la crónica previamente anunciada.

uljik,
Los asesinos empuñan las armas, toman la decisión de asesinar, de secuestrar, de destruir; pero la culpa es de Uribe y los uribistas

Unos criminales como Santrich y Márquez con pruebas de sus vínculos con el narcotráfico prefieren huir, que tener que responder por haber delinquido. Dicen que Uribe no fue firme con los paramilitares, pero que diferencia. Cuando hubo noticia de su reincidencia en el crimen, el presidente los extraditó. No alego que ponía en peligro la Paz, ni que había que defender esa desmovilización que sigue siendo la más grande la historia pues desmovilizaron 52 mil hombres en armas de los cuales 36 mil eran paramilitares. Esto produjo una reducción del 45% en las cifras de homicidio en el país. Y no hubo premios, ni curules, ni impunidad.

Los asesinos empuñan las armas, toman la decisión de asesinar, de secuestrar, de destruir; pero la culpa es de Uribe y los uribistas. Todo pueden decir de nosotros, menos que seamos promotores de la violencia. Jamás hemos justificado el crimen; todo lo contrario, hemos pedido que sea tratado con contundencia. Nunca hemos avalado la idea de justificar a quienes asesinan a los colombianos; tratamos de narcoterroritas a los paramilitares, como a las Farc, al ELN y al resto de estructuras criminales. Rechazamos todas las violencias.

Lo grave, es que en la mente de algunos colombianos suspira la idea de qué hay causas que ameritan o justifican el asesinato de colombianos. En este caso, esos líderes pretenden explicar que los uribistas son la causa de la violencia, lo que implícitamente supone que está bien que se alcen en armas. Para avanzar en cesar todas las formas de violencia lo primero es extirpar la idea de qué hay delitos políticos, qué hay causas que justifican la violencia. Nada la justifica. Nada.

Búsqueda personalizada

aerdhbadf

publicidad_banner

Cali Verde y Educada