Deslegitimación institucional del estado colombiano

Por Luz Betty Jime… el Sáb, 07/09/2019 - 9:37am
Edicion
437

Luz Betty Jiménez De Borrero / Pablo A. Borrero V.


sdvsdvsdv
no se pueda negar la imagen negativa que proyectan aquellas instituciones de la denominada “democracia liberal”

La percepción de la mayoría de los colombianos sobre la forma como se han deslegitimado las instituciones del Estado, no puede concebirse como si se tratara de un simple fenómeno circunstancial que podría superarse con la introducción de algunas reformas que por supuesto no tendrían por objeto renovar las bases del sistema económico, político y social, que ya no responde a las necesidades e intereses comunes de los ciudadanos.

Y de ahí que no se pueda negar la imagen negativa que proyectan aquellas instituciones de la denominada “democracia liberal” amparada por el Estado Social de Derecho que no solo han sido penetradas por la corrupción sino que además tampoco responden a las exigencias del mundo globalizado y del conjunto de los ciudadanos que se quejan entre otros aspectos, por el trato desigual y discriminatorio que el Estado les da en función de su situación económica y social, en cuanto a la satisfacción de sus derechos y libertades o por la forma como en el Congreso se aprueban las leyes que poco o nada contribuyen a resolver los graves problemas por los que atraviesa el país, por ejemplo, en materia de empleo y seguridad, o de una justicia inoperante que no soluciona los conflictos sociales que se generan en el seno de la comunidad.

Los anteriores aspectos conducen a percibir un Congreso convertido más bien en el refugio de una serie de políticos profesionales al servicio de determinados intereses de clase, grupo social y personales, que aprueban actos normativos carentes de representatividad democrática. Al igual que algunos Magistrados de las Altas Cortes y funcionarios de la Fiscalía General de la Nación que participan con sus decisiones en los grandes negocios que se ventilan en el país, en tanto que las Fuerzas Armadas cada mes mas se desprestigian ante la opinión  pública por la conducta de algunos de sus miembros involucrados con diversos casos de corrupción y vulneración de los Derechos Humanos de los ciudadanos.

De este panorama no se salvan algunos medios de comunicación que toman partido en favor de uno u otro gobierno que les garantiza un porcentaje de la pauta oficial con la cual financian su labor informativa bajo la apariencia de ser veraz, objetiva e independiente, tras de la cual se ocultan los verdaderos intereses económicos y políticos de sus propietarios y directivos.

Ahora bien, en cuanto a la imagen que proyectan los líderes políticos tampoco salen bien librados en las encuestas de opinión respecto de su actividad asociada con las empresas electorales al servicio de la clientela política y de los inconfesables intereses que representan y defienden por encima del interés general.

svdsdvsf
ha quedado demostrado que la institucionalidad ha sido incapaz de garantizar el ejercicio de los derechos

Ante el próximo debate electoral que tendrá lugar en el mes de octubre ha quedado demostrado que la institucionalidad ha sido incapaz de garantizar el ejercicio de los derechos políticos de los ciudadanos y de los candidatos que aspiran a ocupar alcaldías o cargos de representación popular en los municipios y departamentos del país, ante la atroz y creciente violencia desatada por diversos grupos armados que en asocio de algunos dirigentes políticos, empresarios y propietarios de tierras, narcotraficantes e individuos dedicados a la minería ilegal compiten en la lucha política por apropiarse del poder institucional para afianzar su dominio político y territorial en varias regiones del país.

En tales circunstancias las instituciones del Estado han perdido su capacidad para operar de acuerdo con la ley en medio de un proceso constante y evidente de deslegitimación, que ha llevado incluso a algunos sectores económicos y políticos a considerar que lo que muestran las encuestas mas recientes confirman la idea de que las instituciones se encuentran en un grave peligro, frente a lo cual es necesario pensar en serio sobre esta situación, que de profundizarse se convertiría en una amenaza para el ejercicio de la gobernabilidad.

Aunque la democracia con sus instituciones ha adquirido a través de los tiempos un nuevo valor social y constituye un medio muy importante para el ejercicio de los derechos y de la lucha política en particular, lo cierto es que en las condiciones de la sociedad capitalista ésta ha adquirido un carácter inestable y variable que hace que las clases dirigentes tiendan a no utilizar sus formas y métodos democráticos, en tanto que las fuerzas políticas progresistas y democráticas deben valerse de los mismos para avanzar por el camino que conduzca a paz, la participación democrática de los ciudadanos, el progreso social y el bienestar general para todos los colombianos.


Veeduría Ciudadana por La Democracia y La Convivencia Social

El Control Ciudadano Sobre la Gestión Pública es Condición Indispensable para el Ejercicio de la Democracia y la Convivencia Social

Búsqueda personalizada

aerdhbadf

publicidad_banner

Cali Verde y Educada