A Colombia le costó la creación y circulación de balón

Por Redaccion el Mié, 07/07/2021 - 9:09am
Edicion
532

uyguhi
A pesar de jugar un buen partido, a lo largo de los 90 minutos se presentaron acciones que generaron cierto inconformismo por la actuación del árbitro central Jesús Valenzuela

La Selección Colombia luchó hasta donde pudo, pero terminó cayendo en la tanda de los penaltis frente a la Argentina. Con ello, el sueño de disputar una final internacional quedó nuevamente en un mero sueño.

A pesar de jugar un buen partido, a lo largo de los 90 minutos se presentaron acciones que generaron cierto inconformismo por la actuación del árbitro central Jesús Valenzuela.

En los últimos partidos entre Colombia y Argentina, los albicelestes le marcaron gol a la tricolor antes de los primeros 10 minutos de juego. Los dirigidos por Scaloni saben que la camiseta pesa y con esa misma han salido a meterle presión al rival. Nervios o ansiedad, pero al combinado nacional le cuesta, y le volvió a costar, pararse bien en la cancha al principio de los compromisos contra la selección de Lionel Messi.

Fue el gol de Lautaro Martínez, y fueron las palabras de Emiliano Martínez, guardameta de Argentina, los que demostraron que más allá de la táctica y las ganas, lo que debe mejorar Colombia es su mentalidad. Desde lo psicológico empezaron y terminaron ganando los argentinos, que saben que por historia y por nombres pueden meter miedo, y que si bien en la cancha juegan de igual a igual, hay antecedentes y anécdotas que hacen eco en la mente de los rivales.

wetr
A Colombia le costó la creación y circulación de balón. Insistió casi todo el partido por el gol tempranero de Argentina

A Colombia le costó la creación y circulación de balón. Insistió casi todo el partido por el gol tempranero de Argentina, pero en más de una ocasión se vio sin ideas para vulnerar la defensa de Argentina.

Luis Díaz, quien fue el autor del gol del empate, fue quien más se destacó. No solo fue el gol, fue la entrega, la lucha y osadía de ganar duelos individuales y de aprovechar sus virtudes y gambetas para eludir a los rivales. También, con osadía, se destacó Wilmar Barrios, que fue casi un ser mitológico que jugó con más de dos pulmones, que corrió y evitó un segundo gol que parecía inevitable después de un error en salida de Colombia.

Del otro lado no podía ser alguien más que Lionel Messi, que ha participado en los once goles que ha anotado Argentina en la Copa América. El peligro estaba en sus pies y en su visión de juego. El gol fue de Lautaro Martínez, y las tres atajadas en la tanda de penaltis de Emiliano Martínez, pero la confianza y la convicción de lograr el título nace y se engrandece en los pies del 10.

Emiliano Martínez fue el centro de atención, el arquero argentino, con palabras fuertes, intimidó a los colombianos en los cobros desde el punto blanco para sacarlos del momento de alta tensión y beneficiarse con la desconcentración. Lo logró.

Tras el acierto de Juan Guillermo Cuadrado y el falló de Davinson Sánchez, Yerry Mina tomó el balón para hacerse cargo del tercer disparo; sin embargo, el defensor entró en el juego del portero del Aston Villa y luego de un cruce de palabras y miradas, terminó errando el disparo que, por cierto, fue mal ejecutado. 

Así, tras el error del central, Argentina celebró con euforia y uno de ellos fue Lionel Messi. El astro rosarino se desahogó y en videos captados por la televisión de Argentina, se vio como celebró el error de Mina, gritando "bailá ahora, bailá ahora". 

Colombia jugará por el tercer puesto contra Perú el próximo viernes, mientras que Argentina jugará la final contra Brasil el sábado, en un partido que promete genialidades y personalidades potenciadas por las ganas de levantar un título ante un eterno rival como lo son los verdeamarillos y los albicelestes.

Caliescribe edición especial