¿Plan vial y usos del suelo, alturas y densidades?

Por Benjamin Barne… el Sáb, 07/03/2020 - 11:59pm
Edicion
463

fbfdb
Es preciso continuar insistiendo en que en asuntos de movilidad Cali va para Bogotá pero sin Metro

Por Benjamín Barney Caldas 

Arquitecto de la Universidad de los Andes con maestría en historia de la Universidad del Valle y especializaciones en la San Buenaventura. Ha sido docente en los Andes y en su Taller Internacional de Cartagena; en Cali en Univalle, la San Buenaventura y la Javeriana, en Armenia en La Gran Colombia, en el ISAD en Chihuahua, y continua siéndolo en la Escuela de arquitectura y diseño, Isthmus, en Panamá. Miembro de la Sociedad Colombiana de Arquitectos, la Sociedad de Mejoras Públicas de Cali y la Fundación Salmona. Escribe en El País desde 1998, y en Caliescribe.com desde 2011


Es preciso continuar insistiendo en que en asuntos de movilidad Cali va para Bogotá pero sin Metro. La situación aquí con sus vergonzosos andenes es cada vez peor; no hay continuidad en las vías ni en sus carriles; los cruces viales son caóticos y los puentes peatonales son un insulto al peatón; la señalización y demarcación deja mucho que desear; el comportamiento de la gente en las vías es  acosador; no hay un plan vial, y lo del tren de cercanías nada que arranca.

egr
Los cruces, muchos de ellos oblicuos, lo que los vuelve peligroso

Los andenes, pese a que cada vez hay más peatones, no solamente siguen estrechos, llenos de tropezaderos y discontinuos, sino que cada vez hay más carros estacionados en ello y vendedores callejeros informales, en el centro están invadidos por ellos, y los que se “arreglan” quedan peores o pronto son alterados por  sus “dueños”. Hasta que no sean de responsabilidad exclusiva del Municipio, como lo son las calzadas, difícilmente se va poder dotar a la ciudad de andenes decentes

Las vías no sólo no tienen continuidad en su recorrido a lo largo y ancho de la ciudad, norte-sur ni este-oeste, sino que sus carriles tampoco la tienen pues cambian de eje de cuadra en cuadra y no empatan, y además son arbitrariamente de diferentes anchos, además están invadidos por ciclovías improvisadas y muchos no están bien demarcados. En pocas palabras poco sirven para mejorar la movilidad, lo que es justamente su único propósito: organizar el tránsito.

Los cruces, muchos de ellos oblicuos, lo que los vuelve peligrosos, cuando tienen semáforos estos no están coordinados; hay todavía muchos cruces a la izquierda, pese a que los que ya se han eliminado demostraron que son mejores los retornos posteriores al cruce mismo. Y ahora son muchos los carros que se estacionan en las esquinas, incluso justo encima de los pasos pompeyanos, impidiendo ver los carros que se aproximan y así poder girar con más facilidad y rapidez.

ads
El plan vial nunca será acertado mientras no sean paralelo al de usos del suelo, alturas y densidades

La señalización y la demarcación en las vías son muchas veces incompletas, contradictorias e incluso antitécnicas; en una palabra, son caóticas, lo que casi siempre lleva a que muchos no las acaten, si es que las pueden visualizar en el suelo pues están confundidas por demarcaciones que ya no están vigentes pero que no se han eliminado completamente, o señales que están vandalizadas o tapadas por postes o árboles, o, increíble pero cierto, por otras señales de transito o avisos particulares.

La gente en Cali no sabe conducir buses, ni taxis, carros, motos ni bicicletas lo que la lleva a acosar a los demás para no dejarse acosar por ellos, no hacen entrecruces sino que se lanzan en diagonal, no respetan las distancias y pitan insistentemente todo el tiempo, aunque  afortunadamente cada vez hay más respeto por los peatones, los que se ven obligados a utilizar las calzadas ante lo incómodo y hasta peligroso que es en muchas partes tratar de caminar sólo por los “andenes”.

El plan vial nunca será acertado mientras no sean paralelo al de usos del suelo, alturas y densidades, aunque desde luego se pueden avanzar muchas mejoras en la vialidad actual, referidas a los temas anteriores. Y en una ciudad lineal como Cali no debería costar trabajo entender las bondades de un nuevo eje urbano y regional ya propuesto por un grupo de profesionales adscrito a la SMP de Cali, por cuyo centro discurriría el tren de cercanías, una autopista urbana y el par vial de la 25/26.

Caliescribe edición especial