Cali: culta, pacífica, en armonía con la naturaleza y con andenes

Por Nicolas Ramos Gómez el Sáb, 07/03/2020 - 11:49am
Edicion
463

bh
Los andenes en Santiago de Cali prácticamente no existen como tales y los que hay, en su mayoría son angostos y están en mal estado o invadidos

Nicolás Ramos G

Ingeniero Civil , ex gerente de Emcali y ex Presidente de la SMP


La calidad de vida en una ciudad para los viandantes, que somos todos quienes residimos o visitamos una ciudad, depende de los andenes y el respeto de los pasos peatonales o cebras y los pasos pompeyanos.

Los andenes en Santiago de Cali prácticamente no existen como tales y los que hay, en su mayoría son angostos y están en mal estado o invadidos. Pero los del centro de la ciudad, esa ciudad que es atractivo para los turistas, son de verdadera vergüenza con huecos o trampas mortales, y toda clase de vendedores ambulantes o estacionamiento de automóviles y motocicletas, más los huecos. A ello se suma que los motociclistas y ciclistas consideran que para ellos también son los andenes y los guardas de tránsito y policías los usan para estacionar sus vehículos.

De acuerdo con las normas urbanas, corresponde a los propietarios arreglar y mantener los andenes y a los Inspectores urbanos hacer cumplir las normas en un límite de tiempo. Pareciera que en la ciudad los inspectores urbanos no existen, o si existen no salen de su oficina, dado el total desorden que existe en el espacio público de la ciudad.

erbrb
Si se piensa que el turismo puede ser una fuente de ingresos para la ciudad, ante todo hay que ordenarla

Si se piensa que el turismo puede ser una fuente de ingresos para la ciudad, ante todo hay que ordenarla y no olvidar lo que se dice en todas partes que “turista satisfecho trae más turistas”. Una ciudad desordenada y sin andenes para transitar o sin el respeto que en todo el mundo se tiene por las “cebras”, no será la que inviten a otros a visitarla.

Buenos andenes y la cortesía en facilitar la información solicitada por los turistas son esenciales para que con Santiago de Cali ocurra lo que dicen los anuncios en las estaciones del metro de Buenos Aires (Argentina), que con la imagen de una cámara fotográfica dice:” El turista viene a tomar fotografías, que se lleven la mejor imagen”.

Que su plaza mayor, en donde fusilaron 11 de nuestros próceres, no sea un desordenado mercado oriental, incluida la informalidad y la prostitución.

Quiera el espíritu de don Sebastián de Belalcázar que la ciudad que fundara y que cumple 500 años en el 2036, sea entonces, con el esfuerzo de todos, culta, pacífica, en armonía con la naturaleza y con andenes que hagan grato caminar por ella

Caliescribe edición especial