Rechazar posibilidad de intervención

Por Luz Betty Jime… el Sáb, 06/04/2019 - 9:40am
Edicion
415

Luz Betty Jiménez De Borrero / Pablo A. Borrero V.


 

Llegó el momento en que la administración del alcalde Armitage presente una alternativa de solución para EMCALI y se pronuncie definitivamente sobre la conveniencia de que se retome la operación del servicio del alumbrado por parte de la empresa, ya que el pueblo de Cali no quiere escuchar mas historias sino medidas concretas sobre el futuro de la empresa y la continuidad en la prestación de los servicios públicos, conjuntamente con el del alumbrado a fin de evitar su tercerización con la complacencia de algunos funcionarios de la administración y de ciertos sectores económicos y empresariales, que aspiran a quedarse con el negocio de los servicios públicos.

Mientras tanto es necesario que el alcalde presente antes de la terminación de su mandato, el proyecto de reestructuración de EMCALI con el fin de ponerla a tono con las nuevas condiciones y exigencias del mercado de los servicios públicos y del desarrollo de las modernas tecnologías que le permitirán ser más competitiva, al tiempo que es preciso que se convoque a una CONSULTA POPULAR a los ciudadanos para que intervengan en el debate público sobre este tema el cual no se puede reducir simplemente a las instancias de control político que hace el Concejo Municipal, pues se trata de un asunto de interés general cuyo costo lo pagan los caleños a través de la factura de los servicios públicos. Dicho servicio debe prestarse por EMCALI para beneficio de todos los caleños a partir de las nuevas innovaciones tecnológicas en materia de WiFi, video, cámaras de vigilancia, etc.

Hoy más que nunca los caleños y vallecaucanos deben rechazar la posibilidad de que EMCALI sea intervenida por el gobierno nacional a través de la Superintendencia de Servicios Públicos tal como sucedió en el inmediato pasado, sin que la misma generara ningún beneficio para la empresa ni para los usuarios.

qwtertjy
vallecaucanos deben rechazar la posibilidad de que EMCALI sea intervenida por el gobierno nacional a través de la Superintendencia de Servicios Públicos

No más excusas ni sofismas de distracción a través de los cuales se pretenden ocultar las verdaderas causas e intereses que han llevado al marchitamiento de EMCALI y en particular del componente de telecomunicaciones. No hay que olvidar lo sucedido con CALIASFALTO y con la privatización del servicio de la recolección de las basuras y desde luego con el alumbrado público en poder de MEGAPROYECTOS, cuya concesión se ha venido prorrogando en medio de la lucha competitiva de quienes aspiran a quedarse con este multimillonario negocio.

En este caso no se trata de que EMCALI continúe simplemente siendo una empresa pública tal como así lo afirman algunos concejales, mientras se entrega a particulares el control y manejo de los servicios a través de la contratación oficial, lo cual no deja de ser mas que una caricatura de empresa pública. Y de ahí que insistamos en que los caleños y vallecaucanos se movilicen en defensa del patrimonio público y de sus derechos como usuarios de los servicios públicos, pues la conservación y fortalecimiento de aquel en manos del Estado, constituye la única garantía real de que la administración municipal cumpla con el deber y la obligación Constitucional y legal de atender en debida forma el interés general de conformidad con lo establecido en la Constitución y en la ley, en el marco del Estado Social de Derecho.   

ADENDA 1. La función esencial del DAGMA quedó reducida a la contratación para una serie de actividades que poco tienen que ver con lo esencial en el manejo del medio ambiente y con el corte y reposición de especies arbóreas, etc. La situación de riesgo con algunas especies,  no consiste tal como lo afirma la directora del DAGMA que el Ficus y otras especies tienen muchos años y no debieron sembrarse en determinados lugares de la ciudad. Sin embargo el problema es mucho más complejo en tanto que no existe una verdadera política de protección del medio ambiente, complementada con una operación de corte de árboles que conllevan un riesgo para las personas y bienes públicos como las redes de energía, tal como sucede en la actualidad. A esto se agregan otras circunstancias que guardan alguna relación con la seguridad de los ciudadanos, debido a la frondosidad de los árboles tras de la cual se ocultan los delincuentes para asaltar a las personas. Este servicio le resulta a los caleños muy costoso además de ineficiente pues los cortes y podas de arboles y ramas no se realizan con la frecuencia que las variaciones del clima ameritan en todas aquellas zonas ampliamente arborizadas.

ADENDA 2. La falta de interés de las autoridades municipales, departamentales y del bloque Parlamentario del Valle ha hecho que instituciones tan importantes desde el punto de vista histórico y educativo como el Colegio de Santa Librada no sea objeto de ninguna atención en momentos en que su edificación se encuentra en ruinas y a punto de colapsar generando incluso, una eventual tragedia que afectará a la comunidad estudiantil, profesores y directivos, que han venido exigiendo desde tiempo atrás la intervención del Estado para salvar la institución de su destrucción total. Los pocos recursos invertidos recientemente no constituyen mas que paliativos con los cuales no se podrán resolver los problemas que aquejan la continuidad y permanencia del Colegio en dicho lugar, amenazadas por algunos sectores de urbanizadores y negociantes de propiedad raíz, que aspiran construir complejos habitacionales en dicho lugar con base en la política de Renovación Urbana que agencian sectores económicos y políticos de la ciudad. De llevarse a cabo dicho despropósito no solo se acabará con un hito de la ciudad sino que se vulnerará el patrimonio que hace parte de la memoria histórica Cali.

Llamamos a todas las promociones de ex alumnos del Colegio a exigir del alcalde, la gobernadora y el bloque parlamentario del Valle del Cauca, una acción decidida de salvamento del Colegio como institución educativa y de los riesgos que presenta el mal estado del claustro que hoy amenaza ruina.


Veeduría Ciudadana por La Democracia y La Convivencia Social

El Control Ciudadano Sobre la Gestión Pública es Condición Indispensable para el Ejercicio de la Democracia y la Convivencia Social

Búsqueda personalizada

aerdhbadf