Riesgos, recelos y beneficios de la vacuna del Covid

Por Carlos Cuervo el Sáb, 05/12/2020 - 4:39pm
Edicion
502

Carlos Armando Cuervo Jiménez

Emprendedor y empresario con formación en Ingeniería Industrial


Ciertamente ante las noticias alentadoras que hemos empezado a recibir en torno a las candidatas a vacunas para controlar la epidemia del covid 19, se despierta en el mundo científico, el político y entre los ciudadanos del común, la necesidad de analizar con cierto recelo los riesgos y los beneficios de los programas de vacunación intensiva para menguar los efectos médicos y económicos de la pandemia.

Con 65 millones de infectados y un millón y medio de fallecidos, el covid a llegando a su onceavo mes de dispersión en el planeta.

Aun así se plantean dilemas en cuanto a la rapidez técnica y biológica con la cual ha evolucionado el progreso de al menos diez candidatas a vacunas, por una razón simple, el desarrollo juicioso de cualquier medicamento y su etapa probatoria en humanos tarda en ocasiones hasta diez años.

Desde prestigiosos medios se han planteado preguntas cuya respuesta es incierta.

Nature, The Lancet y Science, reconocidas publicaciones del mundo científico recogen información sobre el éxito de los avances de estas vacunas pero con cierto escepticismo, por la velocidad que ha impuesto la urgencia en la aprobación para uso humano por parte de las autoridades de salud.

Justamente desde el magazine Science se plantea, por un grupo de médicos expertos en bioética, que las pruebas clínicas y recopilación de información deben continuar aun después que la autoridad en salud apruebe por segura y eficaz una o varias de las candidatas a vacuna. Todo con el fin de darle trámite efectivo a las afectaciones colaterales que de seguro aparecerán.

El planteamiento tiene este trasfondo, según la OMS para obtener una inmunidad de rebaño se requiere que al menos un 70% de las personas a nivel mundial hayan sido contagiadas o en su defecto vacunadas y así reducir la capacidad de contagio y subsiguientes consecuencias.

Esta cifra planteada sobre al menos 7 mil millones de humanos que habitamos el planeta arroja 4 mil novecientos millones de personas. Al aparecer efectos colaterales sobre pequeños grupos poblacionales, dada la magnitud de personas vacunadas, una minoría afectada seria de varios millones, a las cuales hay que plantearles soluciones.

Otro dilema que nace de estas cifras es ¿Existirá la capacidad de producir esta cantidad de vacunas en el tiempo válido para lograr la inmunidad de rebaño?

También resulta descartable la esperada inmunidad de rebaño de manera natural por la desbordada mortalidad que se produciría evaluando desde estas enormes cifras.

GRHNT
Otro dilema que nace de estas cifras es ¿Existirá la capacidad de producir esta cantidad de vacunas en el tiempo válido para lograr la inmunidad de rebaño?

Ahora en una entrevista escenificada esta semana el presidente de Phizer, Albert Bourlo, comentó que no podía asegurar que la vacuna impediría la transmisión del coronavirus, y que era algo que debía examinarse. Hecho por el cual se afectaría seriamente la necesidad de alcanzar en corto tiempo la inmunidad de rebaño.

Miremos otros escenarios, sino nos vacunamos la economía seguirá recibiendo los coletazos de las medidas restrictivas, dígase distanciamiento social, trabajo desde casa o nuevas cuarentenas severas y obligadas ante el colapso del sistema de atención de salud.

The Lancet ha hecho su cubrimiento examinando detenidamente las publicaciones de estudios y resultados que los fabricantes de vacunas han puesto a disposición pública en sus tres fases probatorias.

De estas evaluaciones se puede concluir que las vacunas de Oxford-AstraZeneca y la de Phizer-Biontech han cumplido con las etapas estipuladas aunque en tiempos muy cortos por la premura que imparte la urgencia de controlar la pandemia.

Spunik 5 de registro ruso tiene informes incompletos de la fase 2, por lo que se espera que su desarrollador, el centro Gamaleya entregue la respectiva información para su evaluación por pares de otras latitudes.

Quedan aún por analizar la vacuna de Moderna y la vacuna Sinovac de China.

La de Moderna ha puesto ya a disposición de los expertos toda su información de pruebas, los chinos que tienen otras 4 vacunas en experimentación, dicen que pronto pondrán a disposición su información.

Para los políticos de todas las latitudes ahora viene la toma de decisiones de cuál de las vacunas es la que conviene adquirir, ciertamente decisión compleja por la limitación de tiempo de los ensayos, además de la presión existente sobre la salud pública y la economía.

EL Reino Unido, en una decisión criticada por Anthony Fauci máxima autoridad en USA en la lucha contra el covid y por la agencia Europea de Medicamentos, autorizó el uso de inmediato del medicamento desarrollado por Phizer.

Tanto la FDA de USA, como la agencia Europea determinaron hacer un análisis más exhaustivo de la vacuna antes de autorizar su distribución y uso, estimándose que a finales de este mes ya esté aprobada para su empleo.

En Colombia se dice que por ahí que a partir de abril comenzaran los procesos de vacunación para los grupos con mayor riesgo.

Finalmente a pesar de los recelos y miedos que cada uno expresemos frente a la vacunación debemos aceptar que la única forma de controlar la desbordada inflación de contagiados y su directa afectación al consumo, el empleo y la economía en general.

Además el corona virus demostró que somos muy débiles, egoístas e inmaduros a la hora de enfrentar amenazas en colectivo, por lo que solo queda asumir el riesgo y tomar la decisión que cada uno crea conveniente de vacunarse o no teniendo en cuenta como se afectará nuestro trabajo y entorno familiar.

Al menos por ahora nosotros en Colombia iremos observando cómo marchan los efectos de la vacunación en otras latitudes, lo cual a mi juicio no está mal pues tendremos mayor certeza a la hora de escoger de escoger.

Caliescribe edición especial