El sprint asiático en auge

Por Redaccion el Vie, 05/08/2022 - 3:13pm
Edicion
586

En un deporte obsesionado con las medallas, con un punto de corte despiadado entre los que tienen y los que no tienen, a menudo vale la pena mirar más allá de los tres primeros para encontrar un futuro campeón. Eso es especialmente cierto en las filas adolescentes, donde muchas estrellas eventuales terminan las finales importantes con las manos vacías. 

Los especialistas en desarrollo de talentos siempre le dirán que el camino hacia el éxito senior no requiere ser un ganador a nivel de menores de edad, sino que es de vital importancia, a los 18 o 19 años, al menos estar expuesto a una oposición de clase mundial: saber dónde ponerse de pie, y averiguar lo que se necesita. 

Para 1500 jóvenes en el  Campeonato Mundial Sub-20 de Atletismo Cali 22 , eso es exactamente lo que está ocurriendo cada día en el Estadio Pascual Guerrero, con educación vital entregada en todo momento. 

WERTWR

Eso también es cierto para los fanáticos del deporte que, más allá del entretenimiento de la acción en sí misma, obtienen una ventana al futuro del deporte. En algunos eventos, el statu quo continúa, con Jamaica todavía dominando el mundo en los 100 metros femeninos y Kenia y Etiopía aplastando los eventos de larga distancia. 

Pero aquellos que vieron la final de los 100 metros masculinos en Cali habrán notado que las cosas están cambiando allí, con dos de las tres medallas ganadas por africanos: Letsile Tebogo de Botswana se llevó el oro, mientras que Benjamin Richardson de Sudáfrica ganó el bronce. Pero más allá de los medallistas, de acuerdo con el tema anterior, algo más se destacó: los velocistas asiáticos ocuparon los siguientes tres lugares, con Puripol Boonson de Tailandia cuarto con 10.12, Muhd ​​Azeem Fahmi de Malasia quinto con 10.14 y el japonés Hiroki Yanagita sexto con 10.24. 

La marea de carreras está aumentando en toda Asia, y rápido. 

“Tenemos muchos muchachos nuevos por venir”, dijo Surapong Ariyamongkol, Secretario General de la Federación Tailandesa de Atletismo. “Tenemos esperanza para el futuro”.

La mayor esperanza de todas es Boonson quien, con solo 16 años, ha sido una revelación este año, rompiendo el récord asiático de 200 m sub-20 al marcar 20,19 (1,7 m/s) en junio. En Cali se enfrentó a deportistas con mayor madurez física y experiencia, pero corrió con una brillantez superior a su edad, marcando la mejor marca mundial sub-18 de 10,09 (0,7 m/s) en las semifinales de los 100 m, restando 0,11 a la marca anterior. 

Si Boonson necesitaba un estímulo en los momentos posteriores a la final, podría consolarse al saber sobre los campeones senior que también terminaron cuartos en la final mundial sub-20, desde Yohan Blake en 2008 hasta Wayde van Niekerk en 2010.

Boonson  descubrió el atletismo en la escuela primaria, donde fue entrenado por Tanakit Sriwattana. “El maestro dijo que tal vez los otros deportes no son tan buenos para ti, así que probé el atletismo”, dijo. En la escuela secundaria, su talento fue nutrido por Wattana Suwannaraksa, mientras que más recientemente ha entrenado más en el centro nacional en Patumtani, con Supawanar Ariyamongkol y Worasit Vechapruck compartiendo las funciones de entrenador.

En Cali, Boonson esperaba ganar una medalla, pero en la final fue superado por el bronce por una milésima de segundo, marcando 10.12. “Mi debilidad es el arranque en bloque”, dijo. “No me sentí tan bien (con eso), pero después de eso me sentí bien”.

Boonson enfrentó tiempos más difíciles en los días siguientes, perdiéndose por poco la final de los 200 metros luego de terminar cuarto en su semifinal en 20.61, mientras que en el relevo de 4x100 metros se detuvo durante su pierna ancla con lo que parecía ser un problema en el tendón de la corva. No obstante, su edad y habilidad significan que tendrá amplias oportunidades para volver, y Boonson aún es elegible para estos campeonatos cuando se lleven a cabo en Lima, Perú, en 2024. Sabe que sus logros pueden allanar el camino para que lo sigan muchos más velocistas tailandeses. . 

“Espero inspirar porque nadie conoce el talento de ellos”, dijo. “Si simplemente lo hacen, los resultados vendrán”. ¿Su objetivo en el futuro? “Al igual que todos, me gustaría ser un atleta de clase mundial”.

Surapong, que compitió en los Juegos Olímpicos de Múnich de 1972 junto con su hermano gemelo, sabe que Boonson tiene un talento excepcional, pero no se deja llevar por su potencial. “Creo que es la persona que puede despertar a la gente en Tailandia (al atletismo)”, dijo. “Pero (lo está tomando) paso a paso”.

ESRDTF

Surapong conoce la historia del atletismo tailandés mejor que nadie. Primero se unió a la selección nacional en 1965 y pasó 47 años como entrenador nacional antes de pasar a un puesto administrativo. Le gustaría ver más apoyo para el desarrollo de talentos en Tailandia, ya que sabe que hay estrellas potenciales por todo el país, que tiene una población de casi 70 millones. 

“Tenemos más de 700 entrenadores y trabajan juntos, todos en línea”, dijo.

Unos 1000 kilómetros al sur, ocurre algo similar en Malasia. En la final de los 100 metros del martes por la noche, Fahmi terminó quinto en 10.14. El joven de 18 años había registrado anteriormente un récord de Malasia Sub-20 de 10,09 (0,8 m/s) para ganar su serie y 10,19 para terminar segundo en su semifinal.

“Este fue el mayor logro de mi vida”, dijo Fahmi. “Nunca esperé que pudiera caer por debajo de 10.2 tres veces”.

Fahmi nació en Perak y comenzó a practicar atletismo a la edad de 10 años, siguiendo el ejemplo de sus hermanos mayores, y mientras representaban a su estado a nivel nacional, él era el que tenía el talento suficiente para representar a su país. 

Su ídolo es el canadiense Andre de Grasse, y Fahmi es entrenado por Muhammad Amir Izwan Tan Abdullah. Al venir a Cali, quería dejar una huella por razones que iban más allá de él mismo. “Quiero demostrarles a todos que todos los velocistas asiáticos pueden hacerlo bien”, dijo. “Había tres en la final; Eso fue una locura."

En los 200 m, Fahmi marcó un récord nacional Sub-20 de 20,83 (1,0 m/s) en las eliminatorias y fue eliminado después de terminar cuarto en su semifinal con 20,97, y ahora regresará a casa para prepararse para los Juegos Sukma del próximo mes en Kuala Lumpur.

El camino por delante es brillante y, ahora que ha descendido por debajo de 10,1, su mirada se ha vuelto hacia la siguiente barrera. “Espero caer por debajo de los 10 segundos”, dijo. 

Para Yanagita de Japón, también fue una semana de gran avance en Cali. El joven de 19 años marcó un PB de 10,15 (0,7 m/s) para llegar a la final de los 100 metros, donde fue sexto con 10,24. 

sedrfg

“Por supuesto que estoy muy decepcionado”, dijo. “Pero fue una gran carrera y una gran experiencia para mí”.

Yanagita actualmente es estudiante en la Universidad de Toyo, donde es entrenado por Hiroyasu Tsuchie. Un estudiante de literatura internacional, pasa su tiempo libre jugando Mario Kart, aunque sus habilidades de carrera se ejemplifican mejor en un par de clavos. Viajó a Eugene el mes pasado para el Campeonato Mundial de Atletismo, pero Japón tuvo una experiencia decepcionante en el relevo de 4x100m, siendo descalificado en las eliminatorias. El jueves en Cali, ayudó al equipo japonés de 4x100m a llegar a la final mundial sub-20 del viernes, y luego su atención se centrará en los eventos europeos en agosto antes de regresar a Japón para el Campeonato Universitario Nacional a principios de septiembre. 

Esta semana en Cali le ha mostrado la marea creciente en las carreras asiáticas, y sabe que lo llevará a mayores alturas en los años venideros. 

“Es genial que haya tantos grandes atletas allí y que esté tan cerca de ellos, puedo aprender de ellos y es más una motivación para mí”, dijo. “Necesitaba ver la realidad y todo lo que puedo hacer es entrenar después de esto”.

Él, como los demás, se fue con la creencia de que algún día puede estar entre los mejores del mundo. Ahora que lo probaron en Cali, quieren más. 

*Información de World Athletics 

Búsqueda personalizada

Caliescribe edición especial