La fe en la palabra de Jesús y la pesca milagrosa

Por Héctor de los Ríos el Sáb, 05/02/2022 - 5:45am
Edicion
561
P. Héctor De los Ríos L.
 

VIDA NUEVA

El tema central de la liturgia de este domingo es la vocación para una misión dentro del Reino de Dios. Tener vocación significa ser llamado por Dios para una tarea. Todos somos llamados. Nadie ha venido por voluntad propia ni a la vida ni a la fe. Cuando pensamos que sólo unos tienen vocación y son llamados a un estado especial dentro de la vida cristiana, sacerdocio o vida religiosa, desconocemos la obra de Dios en nosotros. La vocación a la fe es la muestra primordial del amor de Dios en nuestra vida. A todos nosotros nos une y nos identifica la llamada que Dios nos ha hecho a la fe en Jesucristo.

Las lecturas que hoy hacemos nos relatan tres de las llamadas que Dios ha hecho a tres hombres para realizar la misión de anunciar la obra redentora que el Señor va a realizar. Los tres se manifiestan indignos para llevar a término esa labor. Sin embargo, Dios los acompaña y los prepara para que la misión encomendada pueda llevarse adelante.

Así, a Isaías le purifica sus labios para que transmita lúcidamente su mensaje profético; a Pablo le convierte radicalmente su vida haciéndolo, de perseguidor, apóstol; a Pedro le cambia la profesión confiándole ser «pescador de hombres». Nosotros somos llamados a dar testimonio de nuestra fe.

LECTURAS:

  • Isaías 6,1-2a.3-8: «Aquí estoy, envíame»
  • Salmo 138(137): «Delante de los ángeles, tañeré par Ti»
  • 1Corintios 15, 1-11: «Por la gracia de Dios soy lo que soy»
  • San Lucas 5, 1-11: «Dejándolo todo, lo siguieron»

El Misterio de la vocación

La vocación cristiana -sea al ministerio ordenado, a la vida religiosa, a la vida y al ministerio matrimonial, al compromiso del testimonio cristiano en medio del mundo- es siempre un misterio. Dios lleva la iniciativa. En el caso de Isaías, un joven de unos veinticinco años, de una familia noble de Jerusalén, es Dios quien lo llama, y él responde «aquí estoy, envíame». En el caso de los primeros apóstoles, sencillos pescadores de Galilea, es Cristo quien los interpela y, después de la pesca milagrosa, les encarga: «serán pescadores de hombres». Ser «pescadores de hombres» no tiene ningún sentido peyorativo, como si buscara un proselitismo a ultranza. Significa que Cristo quiere que sus seguidores, además de creer en él, se dediquen a evangelizar, a dar testimonio, a persuadir a cuantas más personas mejor de la buena noticia del amor y la salvación de Dios. Por eso eligió a los doce. Por eso envió luego a los setenta. Por eso les encargó al final que fueran por todo el mundo evangelizando, bautizando y enseñando a vivir según su estilo.

También hoy, el Dios todo santo y todopoderoso es a la vez el Dios cercano, que quiere  comunicar su vida a todos y para ello se sirve de colaboradores y sigue llamando a hombres y mujeres que contesten «aquí estoy, envíame» y se dispongan a trabajar como «pescadores de hombres», o sea, como testigos de Cristo en medio de la sociedad, tratando de ganar a otros a la fe.

Tal vez, esta llamada no revestirá la solemnidad que tuvo la de Isaías, en el marco de la liturgia del Templo y con una visión del Trono de Dios, sino que será sencilla, como la de los primeros apóstoles: una llamada desde su mismo trabajo diario a otro más amplio al que los invita Jesús. Pero siempre es una llamada, siempre supone una misión no fácil y siempre pide una respuesta generosa.

Llamados a la Misión:

Jesús usa las mismas realidades humanas de que nosotros nos servimos: las barcas, las redes, el lago, el trabajo. Pero las impregna de un contenido nuevo: la experiencia de   Dios que él nos ofrece. A través de la marcha por el mundo, enfrentando las responsabilidades del paso por la tierra, vamos descubriendo el sentido de nuestra vida. Como Pedro y sus compañeros, somos nosotros hoy los que hacemos esta misma experiencia. Todos somos llamados para una misión que empieza por nosotros mismos: encontrar el mundo que Cristo nos ofrece y al cual nos llama. Hacer confianza al Señor y entregarnos a él en forma definitiva. Que a partir del momento de nuestra conversión adulta a la fe vivamos en el mundo en plena responsabilidad cristiana. Tenemos todos la misión de llevar en la vida nuestro ser y obrar como cristianos que nos hace pensar, querer, actuar como el Señor. Esa es la llamada y esa es la misión. Si la seguimos nunca nos defraudará. Amén.

La experiencia de Pedro

Es evidente el paralelismo entre la narración de Lucas y la narración post-pascual de la pesca en Jn. 21. Este paralelismo, incluso textual (las redes se rompen... muchos peces, y de todas clases; acentúa el carácter central del diálogo entre Pedro y Jesús, con una fuerte connotación pascual y eclesial. - El Pedro que es llamado aquí por Jesús no es simplemente el pescador que está junto al mar de Galilea -como en Mateo y Marcos-, sino el «Simón-Pedro» de la confesión  , el Pedro de las negaciones y de la conversión, el Simón a quien se apareció el Resucitado, el encargado de «confirmar a los hermanos»... (es decir, la imagen de Pedro que se resalta en Lucas). Es un Pedro que hace pensar en la escena de la conversión de Cornelio,  consciente de sus limitaciones, pero decidido a hacer lo que el Señor indique. Pedro es la imagen del «seguidor» de Jesús, acompañado por los demás pescadores.

Junto a estas referencias a la imagen de Pedro, hay también el tema de la relación entre la experiencia de la santidad de Dios y la conciencia de la propia indignidad. Sólo las personas que se aproximan realmente al «Santo» -como hizo Isaías, como el salmista: «delante de los ángeles», y como Pedro al contemplar la fuerza de la Palabra de Cristo-experimentan las propias limitaciones.

El sentido del pecado solamente se tiene realmente -en la fe- cuando se posee el sentido de Dios. Este pensamiento es importante en el contexto actual de una «banalización» de la vida de las personas y en el peligro de una visión indefinida de Dios. La escucha de la FE que nos conduce a la obediencia: - Es el segundo tramo del glorioso camino que el Señor Jesús nos ofrece a través de este pasaje de Lucas. La muchedumbre se apiña en torno a Jesús, llevada del deseo íntimo de «escuchar la Palabra de Dios»; es la respuesta a la invitación perenne del Padre, que invade toda la Escritura: «¡Escucha Israel!» y «¡Si mi pueblo me escuchase!» (Sal. 80, 14).

Es como si la muchedumbre dijese: «¡Sí, escucharé qué cosa dice Dios, el Señor!». Pero la escucha que se nos pide y sugiere es completa no superficial; es viva y vivificante, no muerta; es escucha de la fe, no de la incredulidad y de la dureza de corazón. Es la escucha que dice: Sí, Señor, «ya que lo dices, echaré las redes».  -

La llamada que el Señor nos está dirigiendo en este momento es ante todo la llamada a la FE, a fiarnos de Él y de toda Palabra que sale de su boca, seguros y ciertos que todo esto que Él dice se realiza. Como Dios dijo a Abrahán: «¿Hay alguna cosa imposible para el Señor?»  o en Jeremías: «¿Existe algo imposible para mí?»;  O como se le dijo a María: «Nada hay imposible para Dios» y entonces Ella dijo: «Hágase en mí como has dicho».

Aquí es a donde debíamos llegar; como María, como Pedro. No podemos ser solamente oyentes, porque nos engañaremos a nosotros mismos, como dice Santiago, quedaremos engañados por la poca memoria y nos perderemos. La Palabra debe realizarse, cumplirse, ponerse en práctica. Es una gran ruina para el que escucha, si no pone en práctica la Palabra; se necesita excavar profundamente y poner el fundamento sobre la roca, que es la FE operativa.

La pesca como misión de la Iglesia:

La adhesión a la fe lleva a la misión, esto es, a entrar en la comunidad instituida por Jesús para la difusión del Reino. Parece que Lucas quiere ya, en este pasaje, presentar la Iglesia que vive la experiencia post-pascual del encuentro con Jesús resucitado; conocido es, de hecho, las muchas llamadas al pasaje de Jn. 21, 1-8. Jesús escoge una barca y escoge a Pedro y, desde la barca, llama a hombres y mujeres, hijos e hijas, a continuar su misión.

Los pescadores del Señor, en efecto, echan las redes en el mar del mundo para ofrecer a los hombres la Vida, para sacarlos de los abismos y hacerlos volver a la verdadera vida. Pedro y los otros, nosotros y nuestros compañeros de navegación en este mundo, podemos continuar, si queremos, en cualquier estado en que nos encontremos, aquella misma hermosa misión suya de enviados del Padre «a salvar lo que estaba perdido».

Relación con la Eucaristía

Cuando celebramos la Eucaristía proclamamos siempre la santidad de Dios -«Santo, Santo, Santo...»- y acogemos la palabra apostólica que actúa con la fuerza de la Palabra de Dios. ¡Estamos en la barca de Simón! Cada celebración eucarística se hace en comunión con el Papa, «Pescador de hombres», que, como Pedro, ha sido llamado por Cristo para confirmar nuestra fe.

Búsqueda personalizada

Caliescribe edición especial