La “marginal gain” del team ‘ineos’ para el tour 2019

Por Luis Eduardo E… el Jue, 04/07/2019 - 8:49am
Edicion
427

Luis Eduardo Echeverri Franky

Ingeniero Civil, miembro de una generación que ama el deporte


El nombre de la estructura Sky cambió a Team INEOS, pero la filosofía es la misma; continúa implementando pequeñas mejoras que, acumuladas, intentan marcar la diferencia sobre el resto del pelotón. La escuadra británica utilizará unas cadenas especiales en el próximo Tour de Francia, que les permitirían ahorrar energía en cada pedalada.

La formación dirigida por Dave Brailsford llevará cadenas Shimano Dura-Ace R9100 de Muc-Off, con las que intentará obtener una séptima victoria en la ‘Grande Bouclé’ de la mano del galés Geraint Thomas o el colombiano Egan Bernal, los dos jefes de fila.

La cadena de nanotubos de Muc-Off (NTC) fue desarrollada por primera vez por la marca británica para el intento del Récord de la Hora de Bradley Wiggins en 2015. El proceso inicial, en aquel momento, le costó £6,000 en desarrollo. La firma Muc-Off comentó que el campeón del Tour 2012 ganó 337 metros en aquel reto en el velódromo, contra una cadena estándar con lubricante en seco.

El método para tratar las cadenas Shimano Dura-Ace R9100 consta de nueve pasos, para lograr una transmisión lo más suave posible. Para el próximo Tour de France, el Team INEOS envió varias cadenas para ser tratadas especialmente en la sede de Muc-Off en Dorset, Reino Unido. A pesar de que las ganancias exactas en rendimiento se mantienen confidenciales por parte de Muc-Off, el tratamiento NTC está disponible comercialmente con ahorros superiores a los 10 vatios en comparación con el lubricante de cadena OVNI de CeramicSpeed después de cuatro horas de carrera, lo que dura una etapa típica del Tour.

De esta manera, Brailsford sigue implementando ganancias marginales a sus dirigidos, realizando mejoras mínimas en cada acción que llevan a cabo, pero haciendo que esa sumatoria haga la diferencia sobre el resto al final.

esrhdfg

A favor y en contra de Bernal: ¿cuáles son sus chances en el Tour 2019?

Sin ninguna duda, el hombre del momento es Egan Bernal. La proximidad del Tour de France no hace más que recordar el espectacular estreno allí del escarabajo en 2018. Eso y, por supuesto, su imponente actualidad. Bernal no ha detenido su progresión y acudirá al evento magno con el prestigioso Tour de Suiza en el bolsillo. El mismo, ganado sin contratiempos ni apuros, lo ha dejado colocado casi al mismo nivel que Geraint Thomas, teóricamente, el líder de INEOS para el Tour 2019.

En lo deportivo, analizando sus prestaciones y el recorrido de la ronda francesa, no tiene nada que temer. Eximio cuesta arriba, sólido en las cronossin croners de importancia que le hagan sombra (salvo su compañero Thomas), Egan puede soñar. Sin embargo, el ciclismo no es sólo dar pedales. Y en lo que al Tour refiere, esa máxima se agiganta debido a múltiples factores adicionales que no hacen más que incrementar la dificultad de llevarse el amarillo a casa. También hay atenuantes, y apoyado en ellos, el de Zipaquirá quizás incline la balanza para su lado.

Lo que tiene Egan A favor :

La edad:  Puede jugarle a favor, puesto que le queda (como mínimo) una década de intentos por delante. Además, aún en su precoz madurez, la inexperiencia le servirá para estar algo «inconsciente» de la magnitud del reto que afrontará este julio, donde será objeto de deseo puesto que es el futuro del ciclismo y podría hacerse presente.

Tácticas y estrategias:  Pudo ver de cerca cómo gestionaron Thomas y Froome el Tour pasado y corre con el caballo del comisario, seguro tras el cerco de vatios de su poderoso tren de gregarios-líderes. No obstante ello, si puede y quiere atacar, no duda. A diferencia de muchos otros atletas experimentados, sabe que para ganar hay que marcar diferencias y no espera.

Equipo y unidad:  Como si Bernal no tuviera suficiente talento y capacidad en sus piernas, viajará en carroza protegido por un escudo de vatios altísimo, que le permitirá saltar a escena sólo cuando sea imprescindible. Antes, sus domésticos secarán los intentos de los Bardet, Quintana, Landa y compañía, como enseñaron en Dauphiné.

Talento:  Obviamente, la base de todo. El colombiano es dueño de un talento único, a entender de este servidor, capaz de alcanzar cotas de figura histórica. Su estreno en el pasado Tour fue sensacional, subiendo junto a las estrellas o bajando a buscar al rezagado Froome, etc. Extremadamente agresivo, y con un organismo para respaldar ese carácter, en Suiza regaló algún destello de cómo puede desenvolverse, lanzándose en busca de su objetivo en lugar de quedarse a la espera de que otros movieran.

Lo que tiene Egan En contra :

Presión: . Si el sudamericano queda como punta de lanza de INEOS, tendrá ocupaciones adicionales de las que hacerse cargo. Ni hablar si viste de amarillo, algo que siempre requiere de tiempo adicional que se resta al descanso. Los grandes campeones han sabido lidiar con ello, y ahora le tocará al virtuoso escalador aprender el oficio. Nada de lo afrontado hasta ahora se compara con el mundillo mediático del Tour.

Rivales experimentados:  La experiencia de los rivales, todos con varias ediciones de la Grande Boucle en su haber, e incluso con visitas al podio: Quintana, Urán, Bardet, Pinot o Valverde. La nerviosa semana inicial no es broma y todos la saben manejar, en tanto que Egan cedió en 2018. Algo que nunca debe ser subestimado, y mucho menos por alguien que ha sufrido varias caídas importantes en sus primeros pasos en el World Tour, aún siendo dueño de una técnica exquisita producto de sus orígenes en el Mountain Bike.

¿Miedo?:  La falta de temor que le tienen los contrincantes, algo que sí profesaban a Froome por cuatro Tours de dominio con mano de hierro. Hasta que el colombiano no haga lo propio, los demás verán su figura con respeto, pero siempre con la opción de poder quebrarlo.

Calendario:  así como Dauphiné es casi ideal para afinarse de cara a julio, Suiza es muy duro y termina muy cerca del Tour. La historia marca que el descanso entre ambas citas es insuficiente, lastrando en el Tour a quienes allí ultiman su preparación. Claro está, Bernal es un distinto y está llamado a hacer historia. ¿Por qué no empezar modificando un poco el guión tradicional del ciclismo? Veremos…

Thomas:  Si se llega a instancias definitorias y el galés sigue prendido en la puja por el amarillo, INEOS no dudará en volcarse con él, británico, con muchas campañas de aportes al conjunto y defensor de la prestigiosa camiseta amarilla.

Conclusiones

La ausencia de los vueltómanos contrarrelojistas, especialmente de quien ha reinado en el Tour el último lustro, ofrece una ocasión única a todos y Bernal no es la excepción. Partiendo de la premisa de que nada es imposible, de que cuenta con todos los atributos físicos y el mejor equipo, sus chances crecen exponencialmente. Sin embargo, el Tour, su mística y escollos intangibles no son algo a menospreciar. No es casualidad que, en la historia, sólo dos hombres más jóvenes que él -Laurent Fignon, en 1983 (22 años 11 meses y 12 días), y Felice Gimondi, en 1965 (22 años, 9 meses y 15 días)- hayan logrado la gesta de alzarse con el amarillo.

La experiencia es un plus, la madurez física otro y Egan aún debe descubrir cómo disputar tres semanas sin poder tomarse un día, ceder tiempo o dejarse caer en el grupo, cosas que le fueron permitidas en 2018, su primera y única grande.

Búsqueda personalizada

aerdhbadf

publicidad_banner

Cali Verde y Educada