Reconocimiento Triunfal

Por Guillermo E. U… el Sáb, 04/04/2020 - 4:30am
Edicion
467


Por Guillermo E. Ulloa Tenorio

Economista de la Universidad Jesuita College of the Holy Cross en Estados Unidos, diplomado en alta dirección empresarial INALDE y Universidad de la Sabana. Gerente General INVICALI, INDUSTRIA DE LICORES DEL VALLE, Secretario General de la Alcaldía. Ha ocupado posiciones de alta gerencia en el sector privado financiero y comercial.


sfbns
La ciudad de Nueva York, tantas veces amenazada, azotada y destruida en espeluznantes y terroríficos escenarios fílmicos de Hollywood

El mundo completa tres meses desde el inicio de la pandemia Covid-19, desenmascarando nuestra vulnerabilidad. Los gobiernos actuaron con la lentitud propia de la paquidermia estatal y la epidemia hizo estragos.

La ciudad de Nueva York, tantas veces amenazada, azotada y destruida en espeluznantes y terroríficos escenarios fílmicos de Hollywood, es el centro urbano mundial mas afectado. Italia, España y China descuidaron las primeras alertas. El virus aceleró su desarrollo cubriendo sus poblaciones con manto mortal. Colapsó la infraestructura de salud, tristemente presenciando catastróficas imágenes del estrago asesino de la enfermedad.

El Salvador, Corea del Sur y Colombia, son ejemplos globales de manejos prudentes, cautelosos y estrictos. El Presidente Duque ha mostrado talante, serenidad, autoridad y liderazgo. No obstante, algunos incidentes desatinados de la alcaldesa capitalina y la equivocación delincuente del alcalde de Popayán, los gobernadores, alcaldes, sus equipos y autoridades locales han liderado exitosamente las directrices nacionales.

La infraestructura del sector Salud y el invaluable compromiso de todos sus actores salé vigoroso, respetado y admirado. Con la actitud propositiva desplegada, ahuyentaron los consabidos cantos de sirena acostumbrados a desprestigiar la labor humanitaria y altruista vocación de servicio.

hgvh
La fraternidad desplegada por la población apartó el pánico del imaginario colectivo

La solidaridad de la ciudadanía, sectores empresariales, gremiales, eclesiásticos, sociales y académicos es muestra de indeleble orgullo patrio. Desinteresadamente, sin distingos de estratificación socio económica, desde poderosos hasta los mas sencillos han entregado conforme su capacidad y medida, con humildad cristiana, a solventar la critica situación de la población mas vulnerable, que tomo a todos de sorpresa.

La población en general, excepto algunos aislados casos, ha sido aconductada acatando las medidas preventivas. Quedarse en casa es la mas sabia decisión. Con ello no se expone a si mismo, ni a su núcleo familiar, circulo social, vecinos y extraños.

El sector rural, agrícola, pecuario y agroindustrial surte eficientemente las cadenas logísticas de productos básicos. Laboratorios farmacéuticos, droguerías y canales de distribución han respondido eficazmente ante temores infundados de escasez e insuficiencia.

La fraternidad desplegada por la población apartó el pánico del imaginario colectivo abrazando la oportunidad de compartir en familia, reflexionar íntimamente y dedicando tiempo a contemplar la divinidad que el agite rutinario había nublado.  

Colombia triunfa ante la adversidad, unida y solidaria. Es un reconocimiento triunfal a los millones de colombianos que hacen grande este país.

Caliescribe edición especial