Jaque del cambio climático a la raza humana

Por Jean Nicolás Mejía H el Sáb, 03/07/2021 - 6:55pm
Edicion
532

*Jean Nicolás Mejía H 

El cambio climático está impulsando una peligrosísima confluencia de calor extremo y sequía prolongada. Esas fueron las palabras del presidente Biden, al referirse a los infernales días que han vivido los habitantes de la costa oeste de Estados Unidos  y Canadá, debido a la fuerte ola de calor.

Según los expertos en la materia, las altísimas temperaturas - que han rozado los 50 grados centígrados en los últimos días-, son causadas por “una cúpula” de aire caliente de alta presión estática que se extiende desde California hasta los territorios árticos. Según la portavoz de la organización medioambiental Climate Power, Antonieta Cádiz, la cúpula de calor es  una montaña de aire caliente asociada al atasco de la presión atmosférica en una zona o región determinada, algo así como la tapa de una olla que atrapa el calor. 

Jaque del cambio climático a la raza humana

Pero este fenómeno tiene dos consecuencias nefastas, y una causa aparente. Por un lado, se han reportado a la fecha más de 130 muertes en Canadá y más de 60 muertes en Estados Unidos, por lo que el efecto climático empieza a ser preocupante para la supervivencia humana, pues al parecer el cuerpo no está ni preparado ni tiene las condiciones necesarias para sobrevivir a estas temperaturas. 

Por otro lado, como bien ha mencionado el presidente Biden, la cúpula de calor también ocasiona periodos de sequía prolongados, que sumado a los factores meteorológicos y geográficos convencionales de la costa oeste, puede ser un cóctel fatal, especialmente porque esta es una región que en condiciones climáticas normales ya ha sufrido incendios devastadores.

Sin embargo, la región continental norteamericana azotada por este fenómeno no es la única del mundo que sufre de altas temperaturas. En algunas regiones de Europa cercanas al mediterráneo, las temperaturas han subido exponencialmente en el último mes, alcanzando cifras propias de meses como agosto -que es cuando el verano golpea más fuerte-. 

El anuncio temprano de estas temperaturas (por encima de los 30 grados apenas en los primeros días de junio, incluso antes del solsticio de verano que es cuando oficialmente empieza la temporada) solo augura lo que algunos meteorólogos ya han anunciado: este verano europeo puede registrar el récord histórico jamás alcanzado, algo que curiosamente, ha venido pasando consecutivamente en los últimos años. 

No es coincidencia que año tras año se vienen registrando cambios abruptos en las temperaturas a nivel global.  Cada vez hay más divergencia entre las fechas y las estaciones, y entre las temperaturas alcanzadas y la capacidad humana para soportarlas. No hace más de 6 meses se registraban las temperaturas más bajas -históricamente- en ciudades como Chicago, en Estados Unidos. 

Jaque del cambio climático a la raza humana

El problema empieza desde la forma en que se abordan este tipo de crisis. Con más de un centenar de muertos en Canadá por las olas de calor, las recomendaciones del gobierno han sido en esencia, protegerse de los golpes de calor y alentar a los ciudadanos a capacitarse en para enfrentar una situación de riesgo derivada de una alta temperatura. 

En principio se aplauden este tipo de iniciativas, pero evidentemente  no son suficientes y el enfoque no es el correcto. Se le ha hecho bastante tarde a los países -y en general al sistema internacional- para tratar verdaderamente la crisis del cambio climático. Es urgente e imperativo que se empiecen a implementar medidas reales para la conservación de los ecosistemas - empezando por el ecosistema marino, que es el más esencial para la vida en la tierra y el que más está siendo afectado por el humano-.

Jaque del cambio climático a la raza humana

Lamentablemente a fecha de hoy el sistema internacional ha demostrado no tener ni la capacidad de gestionar una crisis global derivada de una pandemia que le ha tomado por sorpresa, mucho menos tendrá la capacidad para gestionar la crisis del cambio climático que ya azota hace algunos años, y que lentamente va poniendo en jaque la supervivencia de la vida humana en la tierra.

 

Caliescribe edición especial