Campenaerts quiere “ser un pionero” y fija la cámara hiperbárica a 10 mil metros de altura

Por Luis Eduardo E… el Vie, 03/07/2020 - 10:06am
Edicion
479

Luis Eduardo Echeverri Franky

Ingeniero Civil, miembro de una generación que ama el deporte


El alto rendimiento siempre está en el límite de la salud, y también de lo convencional. El último ejemplo es el de Victor Campenaerts (que de convencional tiene poco) y su preparación “ficticia” en altura. El belga lleva semanas usando la cámara hiperbárica, y sigue excediendo los límites tradicionales de preparación

El entrenamiento ideal en altura está especificado en torno a los 2500 msnm, aunque claro, gente como Egan Bernal o Richard Carapaz proviene o entrena a otras cotas y eso les ha rendido obvios beneficios. Sin profundizar demasiado, el concepto básico es que a mayor altitud menos oxígeno, con la consecuente producción extra de glóbulos rojos.

Es un método largamente extendido entre los deportistas de resistencia. Mientras que las concentraciones en altura son normales, el uso de cámaras hiperbáricas está prohibido en países como Noruega o Italia. Es una suerte de “dopaje legal” en el resto de las naciones.

Y de esos beneficios está aprovechando Victor Campenaerts, actual dueño del Récord de la Hora y uno de los mejores croners del pelotón. Recientemente, contó que había fijado en 4600 msnm la altura para dormir, pero ahora llevó un poco más allá sus experimentos.

wetrjytm

El belga está pasando una hora por día a 10 mil metros, es decir, por encima del Everest. “Lo hago cada tarde y me quedo acostado. Se hizo investigación al respecto y lo estamos probando”, contó a Het Laatste Nieuws. “No creo que muchos atletas hagan esto”, añadió.

“Quiero ser un pionero y ahora tengo tiempo”, siguió el excéntrico ciclista, reconocido -además de sus logros deportivos- por haber propuesto una cita en plena crono de un Giro o de haberle pagado a un cicloturista por no tirar basura en la vía pública.

“Es aburrido. Me acuesto y juego con el celular, pero al escribir lo hago mal. No es muy placentero y casi que hago una cuenta regresiva para el final”, reconoció. “Espero que esto sea un punto extra, hasta ahora los resultados lucen bien porque rompí todos mis récords en los entrenamientos”, señaló.

Campenaerts, ahora en NTT Pro Cycling, buscará sacar provecho de sus sacrificios y experimentos en un reducido pero selecto calendario que servirá de puesta a punto para el Mundial y el Giro de Italia. El Récord de la hora deberá esperar. Sí, aunque es el dueño actual de la marca, quiere hacer un nuevo intento en el mismo velódromo que Bradley Wiggins para demostrar que puede hacerlo -paradójicamente- sin altura, como la que lo benefició en México.

 

Caliescribe edición especial