La oculta y oscura crisis migratoria en América

Por Jean Nicolás Mejía H el Sáb, 02/10/2021 - 10:04pm
Edicion
545

Jean Nicolás Mejía H

Profesional Ciencias políticas - Pontificia Universidad Javeriana Bogotá. 28 años,  Máster en cooperación internacional y organizaciones internacionales de la Universitat de Barcelona


ERDTF
El problema de la migración de gente proveniente de las rutas ilegales desde México, que se nutren de los países del caribe

La semana pasada la comunidad internacional se indignó por unas fotos que circularon en las redes en donde aparecían oficiales de Estados Unidos montando a caballo, correteando a un grupo de migrantes haitianos. El gobierno de Estados Unidos condenó los hechos y se iniciaron investigaciones.

El problema de la migración de gente proveniente de las rutas ilegales desde México, que se nutren de los países del caribe, centro y sur americanos en la frontera con Estados Unidos es conocido y ampliamente discutido; pero del que no se habla, es el del problema migratorios de haitianos en esta frontera, y en general en varios países importantes de la región. En Colombia se observan, pasando el Darién (Choco) en condiciones deplorables.

Es un fenómeno que ya suma algo más de una década y que en principio se asentó en Chile y Brasil, pero que luego de que no encontrasen una verdadera inserción social en estos países, por falta de oportunidades, aprovecharon la reciente apertura de las fronteras post covid y se esparció por toda la región hacia el verdadero objetivo, que era el país norteamericano.

Esto demuestra una evidente crisis de oportunidades para los haitianos en la región. En contraste, otros grupos migratorios nacional que por las situaciones internas en su países se han visto obligado a migrar, han tenido una relativa mejor inserción a nivel social, como es el caso de los venezolanos y la regularización que preparar el gobierno colombiano para legalizar a estas personas, para que entren en las dinámicas del sistema.

No es el caso de otros grupos de migrantes, que desde hace varias décadas han salido a territorio estadounidense a consolidarse, teniendo tanto éxito que llegaron a construir comunidades social y políticamente influyentes, como los cubanos en Florida. Para la antropóloga de la Universidad de British Columbia, Caitlyn Yates, el punto de inflexión fue con el terremoto en 2010, pero es un fenómeno que se ha venido presentando desde el siglo XIX por las malas condiciones y falta de oportunidades de los habitantes de la isla.

Haití es un país que a pesar de estar al lado de República Dominicana, ha tenido diversos problemas políticos y sociales, los peores índices de la región desde siempre. El reciente asesinato del presidente fue un hecho que tomó relevancia en el escenario internacional por sus características.

WQEFW
Pero no solo los desastres naturales generan puntos de inflexión críticos que desencadenan migraciones.

Pero no solo los desastres naturales generan puntos de inflexión críticos que desencadenan migraciones. Es la combinación de los diversos anteriormente explicados: una sociedad desigual, sin  cultura política y un país con un nivel de desarrollo muy por debajo de la media mundial. Y el hecho de que en más de 10 años la comunidad migrante haitiana no haya podido asentarse en algún territorio, siendo estos objeto de tratos inhumanos, discriminación (desde las más altas esferas políticas de la región), empezando por el gobierno de Estados Unidos, solo demuestra que Latinoamérica es una región de falta de oportunidades y en donde el idealismo de migrar a otro país para buscar nuevos horizontes es una ilusión.

Lo anterior es solo la consecuencia de la realidad nacional de la región: las condiciones de algunos países son lamentables. Venezuela por ejemplo hoy es modelo de desigualdad y migración, la pobreza ha alcanzado récords históricos: el 94,5% de su población es pobre. El 94,2% de la población vive con algún grado de inseguridad alimentaria, que es cuando una persona tiene algún déficit nutricional por el poco o nulo acceso a alimentos.

En un país en donde el salario de un funcionario público mensual es de aproximadamente 12 dólares, resulta consecuente que los fenómenos de migración sean cada vez más intensos. La región se encuentra en un gran desequilibrio social, político y económico que está destruyendo las oportunidades de sus habitantes, y solo la cooperación multilateral y las alianzas estratégicas parecen ser una alternativa viable.

Caliescribe edición especial