Nuestro patrimonio histórico arquitectónico

Por Nicolas Ramos Gómez el Sáb, 02/10/2021 - 2:19pm
Edicion
545

erh
Santiago de Cali, próxima a cumplir 500 años, era una apacible población en el valle alto del Río Cauca

Nicolás Ramos G

Ingeniero Civil , ex gerente de Emcali y ex Presidente de la SMP


La historia es el alma de los pueblos, los apellidos, la tradición de la familia y el patrimonio histórico y arquitectónico el corazón de las ciudades. Estos recuerdan su pasado y constituyen su identidad.

Santiago de Cali, próxima a cumplir 500 años, era una apacible población en el valle alto del Río Cauca, sitio de tránsito de quienes viajaban al centro del país y a Buenaventura con la explotación del oro en su costa, minas de propiedad de gentes de Popayán, ciudad capital del Gran Cauca. La ciudad por los años de 1700 cambió cultural y religiosamente con la fundación del Colegio de Misiones de San Joaquín, el primer centro de educación superior para formar a los frailes franciscanos

qewrd
Ese claustro es el único que subsiste en la ciudad con el templo de San Francisco, su Iglesia anexa de San Francisco “la vieja”

Ese claustro es el único que subsiste en la ciudad con el templo de San Francisco, su Iglesia anexa de San Francisco “la vieja” (Hoy La Inmaculada) y su Torre Mudéjar, el monumento más importante del mudejarismo arquitectónico neogranadino, el cual cuenta con otras expresiones en la espadaña de la Capilla de San Antonio (Monumento Nacional) y otras tristemente desaparecidas, por el afán mercantilista, como el Claustro del Convento agustiniano y su Capilla de Nuestra Señora de la Gracia, que ocupó el Colegio de Santa Librada y remplazado por el horroroso parqueadero atiborrado de ventorrillos.

El 3 de Julio de 1810 el Concejo convirtió a Santiago de Cali en pionera de la Independencia y se crearon las Ciudades Confederadas o Amigas del Valle, con la Presidencia de Joaquín de Caycedo y Cuero y la Vicepresidencia de Fray José Joaquín Escobar, el “verbo de la Independencia”. De allí la gran importancia de la Hacienda Cañasgordas, residencia del Dr. Caycedo y Cuero y de donde partieron las tropas del Batallón Patriotas de Cali a la primera batalla de esa lucha, la del Bajo Palacé el 28 de marzo de 1811. Ese invaluable patrimonio de la historia de la ciudad y el país no se puede minimizar con urbanizaciones que además destruyen corrientes de agua y humedales, esencial patrimonio ambiental, y cuyos gestores desaparecen una vez vendidos los proyectos o quienes aspiran a rodearlo de ventas, como cualquier centro comercial, en donde todo será importante menos su patrimonio histórico y valor arquitectónico. En el Colegio de la Sagrada Familia, por ejemplo, los constructores demandaron al Municipio por no dejarlos violar lo aprobado ni ofender su memoria histórica.

ewgre
De ese invaluable patrimonio de la ciudad es la Casa Arzobispal, donde se alojó el Libertador Simón Bolívar en 1822 en su último paso por la ciudad

De ese invaluable patrimonio de la ciudad es la Casa Arzobispal, donde se alojó el Libertador Simón Bolívar en 1822 en su último paso por la ciudad y es la única de dos plantas del Siglo XVIII, construida por los próceres Miguel, Francisco y Margarita Cabal Barona para su madre Margarita. Igualmente, la Casa Museo de la Ciudad Hernán Martínez Satizabal, de 1856 y original en un 95%; la Casa de la Sociedad de Mejoras Públicas y la Iglesia y Claustro de la Merced, el primero construido en la ciudad. Monumento Nacional es el Edificio Otero y de invaluable valor artístico el Teatro Municipal y su hermosa colección de pinturas del maestro Efraín Martínez. Así mismo el Teatro Jorge Isaacs, su vecino el Puente Ortiz y el Templo de San Pedro, con la modificación de su fachada ocurrida en 1935 a raíz de los daños sufridos por un temblor.

errrr
Si no cuidamos nuestro patrimonio, valioso, pero poco numeroso, poco tendremos que mostrar

Si no cuidamos nuestro patrimonio, valioso, pero poco numeroso, poco tendremos que mostrar a los esperados turistas y menos a nuestros nietos y bisnietos, afectando así nuestra identidad y nuestro sentido de pertenencia. Hoy podemos decir que la historia, con sus monumentos, es el ADN de países, regiones y ciudades, de allí su importancia.

Búsqueda personalizada

Caliescribe edición especial