Tren de Cercanías: En su momento evaluar factibilidad

Por Luz Betty Jime… el Sáb, 02/10/2021 - 12:55pm
Edicion
545

Luz Betty Jiménez De Borrero / Pablo A. Borrero V.


 

Existe en las autoridades departamentales y municipales una gran euforia en torno a la posibilidad de convertir en realidad la construcción del tren de cercanías, que según se dice no solo interconectará a varios municipios del departamento del Valle del Cauca, sino que mejorará la movilidad en la ciudad de Cali, en donde predominan el caos y la anarquía en el tránsito vehicular de la ciudad.

Un poco de la historia de la llegada a Cali del tren de aquel entonces el primero de enero de 1915, nos revela las inmensas dificultades y obstáculos que debieron superarse para lograr tener un medio de transporte como el ferrocarril, que les permitió a los caleños comunicarse con sus coterráneos vallecaucanos de Yumbo, Jamundí, Palmira, Buga, Tuluá, Buenaventura, Cartago y otros destinos regionales.

Su auge en los años 30 del siglo pasado estuvo vinculado con el crecimiento de la industria y de las migraciones que llegaron del Pacífico chocoano, caucano, nariñense y posteriormente con ocasión de los desplazamientos generados por la violencia política de los años 50.

Su declive y obsolescencia se encuentran ligados estrechamente con la construcción de grandes carreteras y el ingreso de las nuevas modalidades del transporte carreteable con la circulación de automóviles, buses y tractocamiones, al tiempo que el manejo del sistema férreo sucumbía en manos del centralismo burocrático bogotano mediatizado por la presión de los nuevos propietarios del transporte por carretera con sus flotas de buses, bolivariana, Expreso Magdalena, Palmira, Trejos, etc., que finalmente dieron al traste con el Ferrocarril del Pacífico y de otras regiones del país que posteriormente FERROVIAS trató de recuperar sin que hubiera la suficiente voluntad política para conseguir tal fin. Hoy se pretende recuperar este medio de transporte con base en varios proyectos férreos, a partir de las decisiones adoptadas por parte del Consejo Nacional de Política Económica y Social CONPES que avaló los lineamientos básicos para la asignación de los recursos que deben asumir el Estado y los particulares bajo la modalidad de las alianzas público privadas APP para el desarrollo de dichos proyectos de reactivación del sistema férreo a nivel nacional y regional y no obstante los riesgos que tendrán que asumir las partes contratantes en dependencia de su capacidad económica y operativa para manejarlos o mitigarlos según el caso.

wer
No sobra advertir que el costo del sostenimiento y mantenimiento del tren de cercanías debe ser subsidiado

Partiendo de esta base en el CONPES se han identificado 60 riesgos relacionados entre otros, con la parte ambiental pendientes de las licencias correspondientes, la adquisición de predios en manos de particulares, los estudios y decisiones técnicas acordes con la topografía para efecto de la construcción de las vías férreas y demás características que tendrán los vagones de carga o de pasajeros entre otros aspectos; todo lo cual estará sujeto a las variaciones de los precios, cantidades y plazos respectivos que tendrán que asumirse con la construcción de este medio de transporte férreo.

No sobra advertir que el costo del sostenimiento y mantenimiento del tren de cercanías debe ser subsidiado, pues es imposible financiar su operación con el valor de los pasajes que pagan los usuarios, lo cual debe ser cubierto por los entes gestores.

Los anteriores aspectos deberán tenerse en cuenta en el caso de la construcción del tren de cercanías que ya tiene los estudios de prefactibilidad y se espera que para el próximo año estén terminados los de factibilidad, los cuales tendrán que ser evaluados y sopesados de manera integral, atendiendo no solo la parte técnica sino las necesidades económicas, financieras y operativas del sistema, a fin de no caer en los mismos errores que se cometieron con la planeación y construcción del sistema de transporte masivo MIO, hoy en franca decadencia y sujeto a la peor crisis económica, financiera y operativa de la cual difícilmente podrá recuperarse y que de reproducirse en el caso del tren de cercanías causaría un daño insuperable no solo a las finanzas del departamento y de los municipios que concurren con su financiación, sino al desarrollo integral de una región en donde las decisiones de interés general se toman al margen de los ciudadanos a quienes finalmente se les traslada todo el peso del desgreño administrativo y de los costos de una serie de obras urbanísticas, de transporte, comunicaciones y de alta tecnología, que tan solo benefician a determinados sectores sociales ligados con el poder económico y político de la ciudad y del Valle del Cauca y de sus agentes y corifeos al frente del poder del Estado.

ADENDA: La ampliación del objeto social de EMCALI, la EMRU, la IMPRENTA DEPARTAMENTAL y otras, está relacionada con la situación de crisis económica, financiera y operativa que ha llevado a dichas empresas al estancamiento y al fracaso, en momentos en que la ciudad y su zona metropolitana demanda de la planeación y ejecución de una serie de obras en materia de infraestructura, ampliación de los servicios públicos, construcción de viviendas nuevas y de otros negocios, acordes con los planes de desarrollo y de ordenamiento del territorio, que las mencionadas empresas no están en capacidad de asumir, dada su precaria estructura funcional con lo cual se piensa que ampliando su objeto social podrán competir en el mercado sin mayores dificultades.

Por otra parte, con la ampliación del objeto social se crean las condiciones para extender la contratación oficial a la clientela electoral y a los amigos de la administración que se encuentran al acecho de que se consiga dicho objetivo con el concurso de la coalición política del Concejo Municipal y de la Asamblea Departamental que apoyan las iniciativas de este tipo presentadas por el alcalde y la gobernadora de turno.

En tales circunstancias, con la ampliación del objeto social se ahondará mucho más la crisis por la que atraviesan tales empresas, poniendo además en riesgo el patrimonio público de las mismas y las finanzas propias del municipio y del departamento cuyos recursos son muy limitados y en general están comprometidos con la financiación de obras de interés general con el sector financiero".


Veeduría Ciudadana por La Democracia y La Convivencia Social

El Control Ciudadano Sobre la Gestión Pública es Condición Indispensable para el Ejercicio de la Democracia y la Convivencia Social

Caliescribe edición especial