Cali necesita liderazgo joven, visionario, ejemplarizante...

Por Guillermo E. U… el Sáb, 01/06/2019 - 8:09pm
Edicion
423


Por Guillermo E. Ulloa Tenorio

Economista de la Universidad Jesuita College of the Holy Cross en Estados Unidos, diplomado en alta dirección empresarial INALDE y Universidad de la Sabana. Gerente General INVICALI, INDUSTRIA DE LICORES DEL VALLE, Secretario General de la Alcaldía. Ha ocupado posiciones de alta gerencia en el sector privado financiero y comercial.


dgbefbf
Eran las poblaciones del otro bando del Rio Cauca, aquellas atravesadas por el Camino Real colonial del virreinato español, las importantes

Ubicada en las estribaciones del pie de monte cordillerano occidental fue fundada en 1536 convirtiéndola en una de las poblaciones mas antiguas del continente americano. Su fundador Sebastián Moyano y Cabrera, tal y como aconseja su icónica imagen, señaló su futuro hacia el océano Pacifico.

Eran las poblaciones del otro bando del Rio Cauca, aquellas atravesadas por el Camino Real colonial del virreinato español, las importantes. Sus fértiles tierras de extensas llanuras ganaderas y monumentales haciendas de nobles titulados, desde Cartago, pasando por Buga, Palmira, Corinto hasta llegar a Popayán, la otro capital del Cauca Grande, el sustento del incipiente desarrollo regional. Su privilegiada y excepcional condición climática de altas temperaturas en el día y bajas temperaturas en la madrugada permitían la transformación de azucares de la caña en excepcional guarapo de dulce melaza produciendo panela, todo el año, en los abundantes trapiches del valle geográfico del rio Cauca.

La visión del livonio James Martin Eder, quien adoptó el nombre castizo de Santiago,  en la segunda mitad del siglo diecinueve fue transformar el viejo trapiche panelero de la legendaria hacienda de don Jorge Isaacs en producción de azúcar. El meollo de la transformación industrial radicaba en hacer llegar a Palmira los pesados e inmensos equipos. Batalló con los cincuenta kilómetros de inhóspita selva desde el puerto de Buenaventura transportando su sueño empresarial convertido en realidad.

sdvsdafbfb
Cali, con población de 20,000 personas, era la capital del nuevo departamento

Esta quijotesca y ejemplarizante hazaña impulsó la finalización de la vía férrea del puerto marítimo comunicando el aislado, atrasado y estancado valle geográfico. La revolución industrial finalmente había llegado. Se fundaron una veintena de ingenios azucareros facilitando la importación y transporte de equipos industriales con facilidad de exportar el producto del campo azucarero y cafetero de la región.

Cali, con población de 20,000 personas, era la capital del nuevo departamento. La primer mitad del siglo XX vio florecer el adormilado villorrio en potencia comercial, industrial, de servicios y académica. Su dirigencia constituida por idealistas lideres cívicos de aquel periodo evolutivo concibieron oportunidades. Fundaron la Universidad del Valle, cautivaron empresas multinacionales, farmacéuticas, papeleras y agroindustriales, forjando un civismo sin igual creando coyunturas de riqueza incalculable.

En la década de los sesenta, el sueño del dirigente deportivo, Alberto Galindo Herrera, de ser sede de las Juegos Panamericanos de 1971 se hizo realidad. Ese liderazgo cívico unió nuevamente la dirigencia empresarial, gremial y política. Aunaron esfuerzos para la transformación de la ciudad.  Dirigentes jóvenes de esa epoca como Nicolás Ramos y Jorge Herrera Barona y los gobernantes Marino Rengifo Salcedo, Rodrigo Lloreda, Luis Emilio Sardi y Carlos Holguín, convirtieron el sueño en hito histórico que partió la historia reciente de la ciudad.

s<dvds
Nuestros candidatos deben generar condiciones para creación de empleo bien remunerado y formal

Es hora, y unidos por Cali, como lo hicieron nuestros antecesores, de liderar cambios estructurales. 

No podemos ser inferiores a nuestra historia. Cali necesita liderazgo joven, visionario, ejemplarizante, alejado de viejas costumbres politiqueras para retomar el rumbo pujante y dinámico forjado por tradición.

Nuestros candidatos deben generar condiciones para creación de empleo bien remunerado y formal,  que permita irrigar recursos fiscales del erario con prístina conducta a todos los sectores poblacionales.

“Por la paz, por la fe y la virtud, firme paso al compás redoblante, adelante, feliz juventud”

Caliescribe edición especial