La necesidad era apremiante en el remate de esta fase todos contra todos y lo prohibido era perder contra Santa Fe. Todos lo sabían, todos deben asumir la responsabilidad.

El triunfo de los ‘cardenales’ por 1-0, jugando con diez y teniendo durante todo el encuentro las mejores posibilidades, fue justo y no admite discusiones.

Hoy la tabla de posiciones es elocuente: América de Cali se estancó en 24 puntos y ya no logrará alcanzar, aún ganando en la última fecha, a Once Caldas, que es octavo con 28 unidades. Es el final. A nadie importa ya si la diferencia de +6 era buen síntoma o no, si hubo polémicas arbitrales por fallos que condenaron, si las lesiones, si la cancha, si el clima… la ilusión de un título simplemente se desvaneció.

La búsqueda de los culpables es ahora una cacería de brujas. unos señalan a César Farías, otros a la presidenta Marcela Gómez, otros más a la actitud de un equipo que no puso en peligro la victoria del león en Bogotá.

Lo cierto es que el proceso del DT venezolano no pasó la primera prueba y ahora, tal como ha sucedido antes, no se descarta un nuevo cambio de entrenador. De hecho, por esa vía llegó Farías al rojo, una medida de emergencia tras el despido inesperado de Lucas González.



​Son seis victorias, seis empates y seis derrotas, un rendimiento de 44,4 % y un sinsabor más en un semestre en el que nada, salvo el irrestricto apoyo del público, pareció funcionar.

América, por su parte, quedó oficialmente eliminado con 24 puntos. Por más que ganen su último partido, no será suficiente para alcanzar la línea de 28 en la que se encuentra Once Caldas, último equipo parcialmente clasificado a los cuadrangulares.

Redacción

Redacción